Más de 70 muertos y 350 heridos por el ataque suicida en Pakistán

Las fuerzas de seguridad detuvieron a 50 personas sospechosas

Al menos 72 personas, incluyendo varios niños, murieron en un atentado suicida perpetrado el domingo por la noche por un grupo talibán en un parque de la ciudad de Lahore, en el este de Pakistán, donde cristianos celebraban la Pascua.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes han detenido a 50 personas sospechosas de estar implicadas en el atentado que también causó 359 heridos de los cuales 20 se encuentran en estado crítico, informaron hoy fuentes oficiales. De los fallecidos, 18 son mujeres y 17 niños.

El director general de la Oficina de Información del Ejército (ISPR), general Asim Bajwa, afirmó en esa misma red social que los militares han llevado a cabo varias operaciones contra grupos insurgentes desde anoche.

"Las agencias de inteligencia con el Ejército y el cuerpo de Rangers han llevado a cabo cinco operaciones en Lahore, Faisalabad y Multan desde anoche. Las operaciones continúan con nuevas pistas", dijo Bajwa.

"Hemos perpetrado el ataque de Lahore y los cristianos eran nuestro objetivo", dijo por teléfono a la AFP Ehsanullah Ehsan, un portavoz de la facción Jamaat-ul-Ahrar, y aseguró que el grupo llevará a cabo más ataques en escuelas y universidades.

El kamikaze "se hizo estallar cerca del área de juegos para niños, donde jugaban en los columpios", indicó a la AFP un alto responsable administrativo de Lahore, Mohammad Usman, quien añadió que más de 200 personas resultaron heridas. Ashraf señaló que había muchas víctimas musulmanas.

La explosión se produjo en el parque Gulshan-e-Iqbal, cerca del centro de la ciudad. "Fue una explosión muy fuerte, se utilizaron explosivos muy potentes", señaló Ashraf, quien agregó que se hallaron bolas metálicas.

En medio del caos, socorristas y voluntarios intentaban auxiliar a los heridos, en medio de charcos de sangre.

"No encuentro a mi hermana. Mi hijo volvió a casa, pero no logro encontrar a mi hermana ni a mi sobrina", explicaba desesperada una mujer, Amina Bibi.

Un médico, el doctor Ashraf, describió escenas de horror en el hospital Jinnah donde trabaja. En Twitter circulaban llamados a donar sangre. "Estamos atendiendo a los heridos en el suelo y los pasillos, y siguen llegando", señaló.

El primer ministro Nawaz Sharif condenó el atentado. Tres días de duelo fueron decretados en la provincia de Pundjab, cuya capital es Lahore.

La joven paquistaní premio Nobel de la Paz Malala Yousafzaï dijo estar "abatida por esta matanza sin sentido".

Estados Unidos también condenó este ataque "cobarde" y Francia reiteró su ambición de "seguir combatiendo el terrorismo en todo el mundo".

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon reclamó que "los autores de este espantoso acto de terrorismo sean llevados rápidamente ante la justicia".

"Esta horrible masacre de decenas de inocentes proyecta una sombra de tristeza y angustia sobre la fiesta de Pascua", dijo por su parte el Vaticano.


Fuente: En base a agencias

Populares de la sección