"Más opciones de venta en el mercado de lana son para darle más valor a los productores"

Entrevista al gerente general de Central Lanera Uruguaya (CLU)
Cómo se evalúa la zafra lanera recientemente liquidada por Central Lanera Uruguay (CLU) a los productores?
Recordemos que las zafras de lanas son todas diferentes y que a la lana se la menciona como un producto único, cuando en realidad existe una diversidad enorme de tipos de lanas con múltiples usos y destinos finales, o sea mercados. Precisamente, en esta zafra que está terminando hubo un diferencial determinado por la tendencia de los precios y la demanda muy distinta de acuerdo a la finura. Por un lado, las lanas finas, superfinas y ultrafinas tuvieron una tendencia al alza durante toda la zafra, con una suba moderada hasta diciembre y a partir de enero tuvieron un aumento muy pronunciado. Por otro lado, las lanas medias y cruzas entre 25 y 30 micras tuvieron una tendencia general en zafra a la baja, donde las de más de 30 micras sufrieron la baja mayor. Ocurrió, entonces, que se ampliaron las diferencias de precios entre las lanas más finas y más gruesas. Esa fue una característica de la zafra. También se mantiene la diferencia desde hace tres zafras, por la cual en dólares australianos se alcanzaron los máximos históricos, pero en Uruguay que se maneja con el dólar americano si bien hubo una suba no fue tan acentuada. También fue débil la demanda china por lanas, que son las finuras en el entorno de las 28 micras, por lo cual estuvo prácticamente ausente en el mercado. En ese marco, Europa determinó un diferencial de precios por las lanas acondicionadas grifa verde, las que lograron diferencias importantes en relación a las no acondicionadas.

¿Este año la CLU marcó un cambio muy notorio en su sistema de comercialización?
En 2015 la empresa, que ahora está cumpliendo 50 años, procesó una discusión interna con sus productores socios y referentes, donde se establecieron los lineamientos hacia el futuro. Dentro de esas líneas se planteó la necesidad de abrir los sistemas comerciales de CLU a otras formas, que se agregarán al tradicional precio promedio y pago por finura y calidad. El precio promedio obviamente que se sigue priorizando y a largo plazo será el mejor sistema, porque nos pone a cubierto del mercado. Los sistemas alternativos son la venta en el lomo de la oveja, luego la posibilidad de venta a futuro con precio a fijar entre agosto y diciembre o pasar finalmente al precio promedio y la tercera opción es la compra puntual de lana como opera la mayoría del mercado. Esto determina que cuando el productor vaya a decidir la venta de su lana, piense en CLU porque tiene la mayor cantidad de opciones que cubren todas las alternativas del mercado. Además, sobresale que tanto en el precio promedio como en el sistema de fijar precio hay una serie de servicios y beneficios adicionales que ofrece la cooperativa y que también son opcionales.

¿Este cambio surge por la necesidad de CLU de captar una mayor cantidad de lanas?
Este cambio nace por varios motivos. Nace por supuesto por la necesidad de captar más lana y sobre todo por el interés de llegar a una mayor cantidad de productores, en la medida que baja el stock, que algunos de nuestros propios productores dejan el negocio y otros disminuyen la cantidad de ovinos que tienen, y es necesario ir reponiendo el volumen que disponía la CLU. En un mercado que se achica el tener más opciones claramente es una estrategia positiva y en ese sentido es una respuesta a la tendencia del mercado y de la evolución del stock, pero también es una respuesta al pedido de las cooperativas y de los productores que así lo vieron y es también fiel a nuestros valores empresariales, uno de los cuales es la innovación, lo que siempre ha puesto a la vanguardia a la CLU en lo que hace a estar innovando permanentemente y de esa forma estar aportando valor a los productores.

¿Y cómo está el tema de la importación de lanas de la Patagonia, desde Argentina?
Nosotros hemos tenido productores y cooperativas de Argentina que enviaban su lana a la CLU a precio promedio, como cualquier productor de Uruguay. Pero el problema del doble tipo de cambio y las retenciones en ese país provocó de alguna forma que mermaran esos volúmenes, porque para los productores no era conveniente exportar la lana en sucio, por lo cual finalmente nos quedamos con un grupo de productores de lanas orgánicas, que trabajan muy bien y logran un precio interesante. Ahora estamos tratando nuevamente de insertarnos en el mercado argentino, no solo con la alternativa del precio promedio, sino también con la opción de compra puntual en forma directa a productores y cooperativas, con la dificultad que hoy en Argentina está operando una devolución de impuestos del 10% y eso protege a sus industrias locales, lo que hace difícil ser competitivos en ese mercado
.
¿Hay cada vez una mayor exigencia en lanas acondicionadas?
No es que sean mayores las exigencias, lo que es cierto es que a veces vemos un decaimiento en la calidad de los lotes sobre todo con grifa celeste. Por otro lado, no aumenta el volúmen de lanas acondicionadas, más bien parecería que hay un estancamiento. La CLU, como lo ha hecho siempre, está a la vanguardia en establecer una diferencia de precios o premios por el acondicionamiento con grifas celeste o verde y preclasificación en estancia.

¿Se reafirma el sistema de CLU?
El sistema de la CLU, que se ha consolidado, le da al productor una mayor estabilidad, porque la comercialización de tops, como en cualquier negociación de productos con valor agregado, es mucho más estable en los precios y la demanda y eso es más favorable para los intereses del productor.


Populares de la sección

Acerca del autor