Más tareas, menos productividad: los peligros del multitasking

Estudios recientes demostraron que la multitarea incrementa los niveles de estrés



¿Existe realmente el multistasking? ¿Es posible llevarlo a cabo, y al mismo tiempo realizar todas las tareas con el mismo nivel de eficiencia?

La escena es recurrente: uno se despierta y chequea mails mientras desayuna y twittea. En la oficina, termina un reporte mientras se mantiene una call conference, con más de 20 pestañas abiertas en el navegador. Al terminar el día muchas de las tareas iniciadas se encuentran inconclusas, y se deben sumar a las del día siguiente. Muchas personas se consideran especialistas en el arte de la multitarea, pero al contrario de lo que se suele creer, el multitasking puede resultar contraproducente. Está científicamente demostrado que cuando se realizan varias tareas al mismo tiempo, corre riesgo la productividad y la eficiencia.

"En el caso de las personas que trabajan por su cuenta hay una especial tendencia al multitasking. Es importante organizarse con los tiempos y planificar el trabajo para ser realmente productivo y que el cliente esté conforme con los resultados", comenta Antonia Bensusan, Responsable de Marketing de la plataforma de empleo independiente freelancer.com.

Según los resultados de un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology, los estudiantes eran hasta un 40 por ciento más lentos para resolver problemas matemáticos complicados, cuando tenían que cambiar a otras tareas. El mismo estudio encontró que la multitarea tiene un efecto negativo sobre el cuerpo, induciéndolo a liberar las hormonas del estrés y la adrenalina.

Uno de los motivos del crecimiento de las plataformas de trabajo independiente es que, ante necesidades acotadas a un determinado proyecto, las empresas privilegian la contratación de un freelance para cubrir dichas necesidades puntuales, en lugar de sobrecargar de temas a recursos propios, o incorporar personal nuevo que luego quedará ocioso", explica Bensusan.

De esta forma, la ayuda de un especialista para temas específicos, puede evitar la sobrecarga de tareas y contribuir a un incremento en la productividad y la eficiencia global, sumando valor agregado al negocio.

Comenzar a delegar aquellas obligaciones a profesionales capacitados es un buen inicio y traerá recompensas en el mediano plazo.