Masiva protesta gremial contra los ajustes económicos de Macri

Cinco centrales obreras se unieron en un acto por reclamos a las medidas del gobierno
El gobierno de Mauricio Macri, quien asumió como presidente hace tan solo cuatro meses, se enfrentó con la primer gran manifestación en su contra: las centrales obreras integradas por los sindicatos más poderosos de Argentina organizaron un multitudinario acto en Buenos Aires en rechazo a las políticas implementadas por Casa Rosada para frenar los desequilibrios de su economía. La convocatoria funcionó también como acto por el día de los trabajadores y los sindicatos estuvieron apoyados por el Partido Justicialista y otros sectores de la izquierda.

Entre los principales reclamos de los líderes sindicalistas se destacaron la eliminación del impuesto a las Ganancias, la implementación de la ley anti despidos y medidas que buscan aliviar las tarifas de los servicios básicos, algunos de los cuales sufrieron aumentos de hasta un 500% durante el mes pasado. Algo que se debe resaltar es que las cinco centrales obreras estuvieron separadas durante los doce años del gobierno de los Kirchner, por lo que este acto marca un precedente para el futuro del período macrista.

"Estuvimos desencontrados pero dada la situación que vivimos, estamos juntos", dijo Antonio Caló, secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) al resaltar que los sindicatos están aliados tras "cuatro meses en que se descuidaron los puestos de trabajo, se apuntaron ajustes y aumentó la pobreza".

Debido al caudal de gente que concurrió a las calles, el tránsito de la capital del país se vio interrumpido durante varias horas a la altura del monumento al Trabajo, donde se llevó a cabo el acto.
"Esta es una convocatoria histórica, que han hecho cinco centrales en las que está dividido el movimiento obrero", expresó el secretario general de la CGT-Azopardo, Hugo Moyano, en el discurso central de la protesta sobre las 15 horas. "Tanto la aceleración de la inflación como la pasada devaluación demuestra que se ha decidido trasladar esos costos sobre las espalda del pueblo trabajador", reclamó también Juan Carlos Schmid, otro de los dirigentes sindicales que hicieron uso de la palabra durante la tarde.

Primera derrota del gobierno

La movilización cierra así una semana donde el gobierno de Macri vivió su primera derrota en el parlamento argentino, luego de que el Senado aprobara el miércoles una ley anti despidos, que el presidente prometió vetar si termina por ser votada en la cámara de Diputados. El mandatario decidió realizar esta maniobra luego de declarar que la ley "destruye el trabajo".

Los sindicatos advirtieron que si Macri veta la ley anti despidos se organizará un paro general a nivel nacional. "Esperamos que Macri tenga la misma celeridad que tuvo con el campo", declaró irónicamente el dirigente de Camioneros Pablo Moyano, en referencia a la eliminación de impuestos a la exportación para la mayor parte de los productores agrícolas que Macri anunció cuatro días después de asumir.

Las tres alas de la mayoritaria CGT y las dos vertientes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) dejaron atrás las diferencias que los dividieron durante la gestión de Néstor y Cristina Kirchner para hacer frente a lo que consideran una embestida contra los trabajadores.

En ese sentido, Antonio Caló, secretario general de la CGT Alsina, declaró que las tres CGT resolvieron fusionarse en una sola. "Vamos por la unidad y vamos a ser una sola CGT. La fecha es el 6 de junio, donde vamos a hacer un Comité Central Confederal y el 22 de agosto, día del renunciamiento histórico de Evita, vamos a hacer el Congreso Nacional de la CGT para unificar a la central obrera", expresó.

Macri consciente del problema del desempleo

El presidente argentino, Mauricio Macri, de viaje por la provincia de Tucumán para anunciar un plan para crear 200 mil puestos de trabajo, dejó saber que está atento a los reclamos sindicales. "Todo el mundo tiene el derecho a expresarse, pero estamos trabajando en todas las cuestiones que plantean", dijo el presidente.

"Sabemos que hay que bajar la inflación, hay que generar más empleo y que haya más inversiones, y para eso estamos trabajando todos los días", apuntó.

De aprobarse la ley antidespidos por seis meses, Macri podrá usar el derecho a veto, una decisión con alto costo político en un contexto de ajuste económico y con unos 100 mil despidos desde que asumió en diciembre, según establecen los sindicatos.

El gobierno ha reconocido que en los primeros tres meses del año despidió a casi 11 mil empleados. A su vez, sólo en febrero el empleo en la construcción bajó 6,5% comparado con el año anterior, un sector particularmente afectado por el freno a la obra pública.

Las cámaras industriales admitieron además que miles de puestos de trabajo están en riesgo por el alza de costos y la caída de consumo, cuyo impulso había sido uno de los ejes del gobierno anterior.

Los reclamos

Impuestos. Se reclamó la eliminación del impuesto a las Ganancias.

Despidos. Presionaron para evitar el veto de una nueva ley anti despidos.

Tarifas. Alivio de las tarifas de los servicios básicos.

Paros. Advirtieron que se realizarán paros nacionales si no se cumplen los reclamos.

Fuente: Agencias

Populares de la sección