Masterchef: idéntico, pero uruguayo

Estrenó su versión local y se convirtió en uno de los eventos televisivos del año
Durante años, el público televisivo uruguayo vio Masterchef como algo lejano, uno más de la serie de reality shows internacionales que, a lo sumo, se hacían en Argentina. Si bien la televisión local ha experimentado con éxito con formatos internacionales como Salven el millón, Escape perfecto o este año con Master Class, el lunes se vio una producción de una escala pocas veces experimentada antes en la pantalla local, con el estreno de la versión uruguaya del programa de cocina Masterchef en la pantalla de Saeta.

La espectacularidad y la masividad del programa conducido por Diego González fueron dos de los puntos más llamativos de una emisión que respetó al pie de la letra el formato y los momentos que ya son conocidos a través de las versiones extranjeras. De hecho, una rápida comparación con la misma instancia en otras adaptaciones regionales de este programa británico muestran planos e instancias idénticas.

El comienzo del ciclo mostró el inicio de la selección de los concursantes que buscan el título de mejor cocinero amateur del país, mostrando el segundo filtro de casting, en el que 200 participantes (de los casi 3.000 inscritos originalmente) se dieron cita en la plaza Independencia de Montevideo para presentar su mejor plato ante un grupo de 20 jurados procedentes del instituto de cocina Crandon, quienes ejercieron como primer filtro antes de que el jurado del programa, integrado por Sergio Puglia, Laurent Lainé y Lucía Soria, entregaran las 50 cucharas que dan paso a la siguiente etapa.

En este segmento hubo algunos detalles que pueden percibirse como errores técnicos, como la aparición en el plano de algunos micrófonos de aire o el cableado de los equipos, pero no fue distractivo y el repaso por otras ediciones regionales, como la argentina o la colombiana, comprueba que lo mismo sucedía en esos casos.


Lo que siguió fueron entrevistas mano a mano entre el trío y los participantes, en un pasaje en el que el jurado mostró su severidad y firmeza, pero también lo que pretende el programa: resaltar los productos y la cocina local, así como la creatividad de sus cocineros. Si bien no se llegó en los 90 minutos que dura la emisión a la selección de los 12 finalistas, marcó una primera experiencia positiva.

Los escenarios, la decoración y el estilo general del programa son similares a lo que ya se ha visto. También lo fueron los pasajes emotivos, como los festejos entre los seleccionados y sus familias, o la decepción de varios participantes al ser rechazados por el jurado, siempre enfatizado por música.
El primer episodio, en el que aún no se vieron partes de la escenografía como el supermercado o las largas mesas de cocina, sirvió para presentar a algunos de los personajes que se verán luego, además de para introducir a un jurado en el que Soria y Lainé, a pesar de no contar con la trayectoria televisiva y la experiencia mediática de Sergio Puglia, lograron mantenerse a la par y no mostrarse de ninguna forma como caricaturas forzadas, una de las principales dudas en este tipo de formatos donde se suele esperar que cada uno cumpla con un rol predeterminado. En esta versión, al menos de momento, no sucede.

Masterchef se emite los lunes a la hora 21 y tiene una duración de 90 minutos

Si algo se le puede achacar a la versión criolla de Masterchef es que su propia escala y nivel de producción hacen complejo el financiamiento y eso lleva a que las publicidades se conviertan en una presencia constante y molesta.

Es cierto que a lo largo de la hora y media de emisión no hubo pausas publicitarias, habituales en la pantalla local, pero los cortes para breves spots publicitarios y los banners en la zona baja de la pantalla fueron constantes, y sobre todo en el comienzo y el final del programa evitaron que el ritmo se mantuviera constante.

Lo que no se puede negar es que el programa se convirtió en un fenómeno instantáneo de audiencia, de los que no abundan en la pantalla uruguaya. Aunque el estreno de canal 10 tendrá por delante la tarea de mantener la atención del público de aquí en más, su primera emisión alcanzó los 12,9 puntos de rating, lo que lo convirtió en el programa más visto de lo que va del año, según la consultora de rating Kantar Ibope.

Con esa cifra, no solo superó la suma de los otros canales abiertos combinados (que no llegaron a medir 10 puntos en total), sino que mejoró los ratings más elevados de otros éxitos del canal, como la telenovela brasileña Moisés y los diez mandamientos o ¿Quién se robó mi vida?

A gran escala

Las cifras de producción de Masterchef están fuera de lo habitual para la televisión local. El equipo técnico del programa está integrado por 80 personas. Se graba en Estudio 9, donde era el Palacio Sud América, y su escenario principal está compuesto por 650 metros cuadrados dispuestos en dos niveles, en los que se incluyen un supermercado, un restaurante, un bazar, y los puestos de cocina para cada uno de los participantes.

Populares de la sección

Acerca del autor