Matías Arbizu: "Falta independencia política en AEBU"

Agrupación radical ganó presidencia de la banca oficial y adoptará postura más combativa
Por Maximiliano Montautti

La "Coordinación para el cambio" es un grupo integrado por cuatro listas emparentadas con la izquierda radical (319, 575, 810, 999) que la semana pasada obtuvo la mayoría de los votos en el sector de banca oficial de AEBU. Con el triunfo, la presidencia quedó a cargo de Matías Arbizu. Esa coordinación llega con la idea de aplicar una línea de acción diferente a la desarrollada por la conducción anterior de la lista 98, vinculada a sectores moderados del PIT-CNT. En diálogo con El Observador, Arbizu indicó que uno de los principales objetivos es que la banca oficial de AEBU se mueva con independencia política y cuestionó que el sindicato bancario y el PIT-CNT tengan demasiada cercanía con el gobierno del Frente Amplio. En una línea contraria, señaló que la dirigencia del sector público se manejará con una postura más combativa y con "independencia de clase", algo que, entiende, no hicieron sus antecesores.

¿Cuáles fueron los temas principales de la plataforma que llevó a la coordinación a obtener la mayoría de los votos y la presidencia de banca oficial?
Principalmente el tema fue la independencia de clase, política fundamentalmente. Creemos que en AEBU, y no solo en AEBU sino en el movimiento sindical, en general quienes están dirigiendo los sindicatos tienen afiliación con el partido de gobierno que dificulta los reclamos de los trabajadores y sirve de colchón para permitirle al gobierno avanzar en determinados aspectos. En banca oficial tenemos varios puntos; uno es el de las privatizaciones. El Banco República continuamente sigue agregando empresas y ocupando espacios que son puestos de trabajo genuinos, que genera precarización de trabajo e ingresos menores a los trabajadores. Los trabajadores que vienen de empresas privadas, por lo general, no aportan a la Caja Bancaria y eso también genera un problema. Todo eso se da porque la falta de independencia política que hay dentro de la dirigencia del sindicato permite que el gobierno vaya avanzando en estos aspectos. Otro punto es la democracia sindical. Nos ha pasado desde hace mucho tiempo que se dan determinadas resoluciones y la dirigencia del sindicato no respeta lo que dicen las asambleas y se presentan una y otra vez propuestas que van en contra de lo que resuelven las asambleas.

¿Por qué entiende que se dio el cambio y se optó por la propuesta de ustedes?
Fueron varias cosas. Por un lado el hecho que logramos formar la coordinación, dejamos de ir como sectores separados y eso de alguna manera motivó a los compañeros porque vieron la posibilidad real de alcanzar algo. También hubo situaciones que llevaron a los trabajadores a decir "ya está".

¿Hubo un desgaste de la conducción anterior?
Creo que sí. Nosotros recorrimos todo el país y hay conceptos que los trabajadores asumen como reales, como la falta de independencia política. Lo entienden, lo tienen claro y creo que fue uno de los puntos fundamentales para acompañarnos.

¿Cree que hay posibilidad que la coordinación alcance alianzas con los otros sectores que están en banca oficial?
No diría llegar a alianzas porque hay diferencias políticas importantes. Pero empezamos a tener reuniones porque es necesario tender puentes para poder avanzar en discusiones. Ya sea en lo metodológico o en aspectos políticos. Es necesario hacerlo. Pero hay definiciones políticas con las que estamos distantes y ahí será otro el mecanismo que utilizaremos.

¿Prevé una línea de acción más combativa en los bancos públicos?
Sí, claro. No podemos seguir permitiendo que el gobierno siga avanzando en determinados aspectos sin que los trabajadores se posicionen y tomen resoluciones. Evidentemente en algunos aspectos vamos a tener una posición un poco más combativa. En todos los bancos oficiales hay cosas para arreglar, no solamente en el Banco República. Hay un temario importante. La precarización laboral está en todos lados. Trabajadores que están como pasantes con un salario muy inferior a los presupuestados, pero que ocupan y realizan tareas de los presupuestados, por ejemplo.

¿Todos los temas que entiende hay para a resolver en los bancos públicos surgieron por la inacción de la conducción anterior?
En cierta forma sí. La idea nuestra es empezar a atacar estas situaciones y principalmente hacerlo a través de la discusión. Dejar de resolver desde acá adentro (sede de AEBU), en un núcleo cerrado de dirigentes y tratar la discusión donde tiene que ser, con los trabajadores.

Cuál es el primer punto que tiene previsto abordar desde la presidencia?
Lo primero es el tema del cierre de sucursales del Banco República. Es un tema que se discutió hasta fines del año pasado y para nosotros quedó inconcluso. También las privatizaciones. En una reunión reciente con el directorio del Banco República antes de las elecciones se le pidió que presentara toda la lista de empresas y funcionarios de empresas privadas que están trabajando hoy en el banco.

¿Estima que durante los dos años que dura su mandato habrá más movilización en la banca pública?
Vamos a tener un sindicato más activo de lo que teníamos. Los trabajadores resolverán el camino a seguir, la propuesta nuestra siempre fue de discutir con los trabajadores y analizar todo tipo de movilización que esté a nuestro alcance, sin hablar específicamente de paros u otras medidas, porque además de eso hay un montón de cosas más. Campañas de denuncias o propaganda, antes de llegar a esa situación que evidentemente tampoco la descartamos.

Populares de la sección