Mató "motivado por el odio" a la colectividad judía

Asesino adujo que empezó a ser "perseguido" en 2006 tras un inconveniente con embajador israelí
La resolución de procesamiento de Carlos Omar Peralta López, el hombre de 35 años que el martes asesinó a puñaladas en Paysandú al comerciante judío David Fremd, deja en claro y abunda en los detalles por los cuales el juez Fabricio Cidade concluyó, sin lugar a dudas, que se trató de un ataque motivado por razones religiosas.

Si bien en la investigación no surgieron indicios que indiquen que el homicida forma parte de una organización ni tenga contacto con agrupaciones islámicas radicales, el juez Cidade dispuso que la Dirección Nacional de Inteligencia continúe la investigación y que se eleve una copia del expediente a uno de los juzgados especializados en crimen organizado de Montevideo.

El magistrado, que imputó al asesino por los delitos de homicidio especialmente agravado, actos de odio y lesiones (por herir al hijo del fallecido), concluyó que el hombre "cometió un homicidio que es el acto de mayor violencia humana por excelencia, motivado por el odio que sentía hacia la comunidad étnica y religiosa que representaba su víctima". En su fallo, el juez Cidade también señala que "los actos de violencia y odio resultan configurados al momento que ejerce dichos actos sobre su víctima debido a su condición de judío".


Peralta López, que hace varios años se había convertido a la religión islámica y por tal razón había adoptado el nombre de Abdullah Omar, declaró en el juzgado que se sintió "perseguido" por la comunidad judía y ubicó como "disparador" de esa supuesta situación "un incidente de palabras" que mantuvo en el año 2006 cuando era estudiante de magisterio con el entonces embajador de Israel en Uruguay a quien, durante una visita a Paysandú, "le habría recriminado la muerte de niños palestinos".
Según el testimonio del asesino que recoge el fallo judicial, entonces comenzó una "persecución" en su contra de parte de docentes judíos. El homicida agregó que fue perseguido por autoridades educativas "también pertenecientes a la colectividad judía" y eso volvió "insostenible" su carrera, "al punto de ser separado de su cargo y tener que abandonar la ciudad de Paysandú" y eso hizo que llegara "al límite de su equilibrio emocional".

Si bien el imputado describe el episodio de la supuesta persecución, "no reconoce su participación en los hechos, señalando no recordar absolutamente nada desde que salió de su casa luego de encomendar el destino de su vida a Alá hasta que se encontró corriendo por las calles de la ciudad y fuera detenido por dos ciudadanos", sostiene el juez.

"Se trata de una persona que profesa una religión históricamente beligerante con la judía (...)" Fabricio Ciudade, fallo del juez que procesó al asesino de David Fremd

Para el magistrado, el homicida actuó con premeditación, ya que primero pasó por el local "La Popular" en busca de Fremd, luego volvió y al ver que el comerciante llegaba al lugar y así lo atacó porque el comerciante –que además tenía activa presencia en la comunidad judía de Paysandú– "representaba o personificaba aquella comunidad que tanto odio le provocaba por la supuesta persecución vivida durante años".

Según el fallo del juez Cidade, "se trata de una persona que profesa una religión históricamente beligerante con la judía; por causa de ella mantuvo un incidente con un representante del Estado de Israel que marcaría su vida, que habría dado lugar a una supuesta persecución en su ámbito de estudios y en el ejercicio de la docencia como maestro, todo lo cual derivaría en un fracaso profesional y laboral".
"El agresor fue elaborando un proceso psíquico complejo que desencadenó en la resolución de dar muerte a una persona determinada por su condición de judío, desarrollando una serie de actos tales como encomendar su accionar a Alá mediante el rezo para determinar su accionar; elegir el arma que consideró apropiada, concurrir al lugar donde la víctima asistía todos los días, la que una vez ubicada recibió, sin mediar palabra, diversas puñaladas que habría de herirlo mortalmente", agrega el fallo que fue divulgado ayer por la Suprema Corte de Justicia.

Peralta López, si bien fue considerado imputable, por orden del juez será internado en el hospital Vilardebó para que se le realice un diagnóstico pormenorizado de su salud mental.
En la casa del procesado, además de elementos vinculados con la religión islámica como el Corán y atuendos religiosos, la Policía ubicó "cuchillos de tipo militar que se encontraban clavados en un poste dentro de la casa y ropa camuflada tipo militar", detalla el fallo del juez Cidade.

Confraternidad judeo-cristiana repudió crimen

La Confraternidad Judeo-Cristina del Uruguay manifestó "dolor y repudio y condenó el homicidio del comerciante David Fremd en Paysandú. "Reafirmamos nuestro compromiso con el diálogo interreligioso como invalorable instrumento para la convivencia fraterna y pacífica", expresa en un comunicado.

Populares de la sección