Medio siglo con el corazón intacto

Fucrea festejó 50 años con un congreso que abordó los orígenes, desarrollos y logros de un sistema con aportes no solo en lo productivo
María Eugenia Oholeguy, presidenta de la Federación Uruguaya de Grupos CREA (Fucrea), concluyó su exposición en el acto de apertura del Congreso CREA – 50 años aportando al agro nacional reflexionando que "no sabemos cómo va a ser el futuro, pero sí sabemos cómo se construye y es así, en CREA, es estando juntos, es entre nosotros, en un nosotros grande, amplio, abierto al otro, uno para todos, todos para uno".

Oholeguy, en el salón principal de la Sociedad Criolla Elías Regules, detalló cómo evolucionó la entidad, lo logrado, las claves de sus éxitos y los desafíos trazados.

Hablando con don Pepe (José García Rosas, ver en la página 5), me decía, "este es un movimiento que tiene mucho corazón, mucha pasión, mucho entusiasmo y trabajo de mucha gente", aludiendo a los aportes de los productores y sus familias, de los técnicos, de los funcionarios y de los distintos equipos directivos.

También agradeció los aportes de otras instituciones: la Facultad de Agronomía, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, "que sumaron y aportaron a la construcción de lo que es hoy el Movimiento CREA". Añadió que siempre se apostó a sinergias que permitan resultados de utilidad para todos.

Mencionó después una de las frases que encabezan varios de los mails que reciben los integrantes de los CREA, "Fucrea es entre todos, y así ha sido en la historia de Fucrea; esto se construyó con el entusiasmo y el esfuerzo de muchos, pero el futuro depende de todos nosotros".

Tras hablar de los profundos cambios en estos 50 años –citó por ejemplo el pasaje de llevar anotaciones en una libreta a tenerlo todo en un dispositivo electrónico–, "sentimos que el Movimiento CREA con su filosofía y metodología ha permanecido, sigue muy vigente, si bien nos hemos ido adaptando a los cambios, pero en realidad la esencia del movimiento sigue intacta".

Para explicar esa esencia, citó una definición de Pablo Hary (fundador del Movimiento CREA en Argentina): el método CREA no es una receta, es una filosofía y se basa en valores que son los pilares fundamentales en la vida de los grupos: la solidaridad, la generosidad, el compromiso, el respeto y la integridad. "El trabajo en grupo es el corazón de lo que hacemos, es un ámbito de trabajo y de superación permanente que va más allá de lo que pasa en la chacra, de lo que pasa con el ganado, de lo que pasa con el cultivo", indicó.

La tarea del creísta, decía Mingo López, "es trabajar para el compañero y aportar y aportar", y nosotros le agregamos: "es trabajar para el compañero, para uno mismo, es aportar, pero también recibir, es dar para recibir, es uno para otros y todos para uno, es compartir experiencias, es cooperar, es dedicar un día a pensar para mi compañero de grupo, pero también en ese día me llevo algo para mí".

Más allá de todos los cambios tecnológicos, la esencia se mantiene, el objetivo del trabajo en el grupo es el mismo: "ser mejores personas, mejores productores, mejores empresarios, mejores ciudadanos en definitiva", dijo.

El Método CREA puede ayudar a avanzar de 80 a 140 kilos de carne por hectárea.

También manifestó coincidir con el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, en que existe una ruta tecnológica para pasar de producir 80 kg/ha de carne a 140 kg/ha, "pero no siempre se logra y en la charla con el ministro decíamos qué hay que hacer y la respuesta es clara: estar en CREA".

"Nos preocupa y nos ocupa la sustentabilidad y sostenibilidad de las empresas desde el punto de vista económico, ambiental y social, estamos trabajando y elaborando herramientas que nos permitan medir el impacto ambiental de los diferentes sistemas de producción", informó.

Oholeguy recordó que en los 50 años "hemos transitado por sequías, inundaciones, crisis, épocas de vacas flacas y de vacas gordas, momentos de malas y buenas cosechas, pero el método CREA, las herramientas de gestión y el conocimiento generado en red nos posicionan mejor, para tomar mejores decisiones".

La capacitación a productores y técnicos "es parte de la misión" y otro de los valores es el compromiso "con el medio y el país", para "sumar al desarrollo del sector y del país", señalando como ejemplos las acciones "Jornadas de Porteras Abieras" y "Jornadas de Productor a Productor", más las jornadas técnicas, económicas y de apoyo metodológico.

El reto es seguir creciendo, "porque estamos convencidos del valor de lo que hacemos, queremos contagiar y sumar, tenemos la certeza de que el trabajo en grupo y en red constituye una herramienta muy efectiva para el desarrollo de las empresas del sector y el desarrollo del país". Otro desafío es incluir a las nuevas generaciones, "eso nos debe ocupar muy especialmente".

Finalmente, hizo un llamado a trabajar para que el método CREA se difunda en otros ámbitos, por ejemplo el regional –el movimiento está en Argentina, Bolivia y Uruguay–, buscando un enriquecimiento de todos.

Más que 600 productores son 600 familias


"Hoy el Movimiento CREA somos 600 familias, no somos 600 productores, en muchísimos de los grupos participa la familia. Somos 600 familias que nos reunimos todos los meses a lo largo y ancho del país", con más de 50 técnicos que "son muy imporantes, también se reúnen todos los meses, es de donde las cosas se logran que pasen", dijo María Eugenia Oholeguy.

"Ya somos 50 grupos que conformamos una red que interactúa y potencia el aporte individual y grupal. Ser parte de una red nos permite no solo nutrirnos de la experiencia de nuestro grupo, sino de la experiencia de muchos, de distintas zonas, de distintos rubros, de distintos sistemas", agregó.

"Intercambiamos experiencias, cooperamos para que cada miembro sea mejor productor, mejor empresario y tenga buenos resultados, trabajamos buscando mejorar la competitividad de las empresas, medimos resultados, la gestión de la información es una herramienta fundamental y es una gran fortaleza de nuestro movimiento, innovamos, adoptamos, validamos tecnología, el trabajo en grupo facilita y promueve la adopción de tecnología", reflexionó.

En otro momento, sobre el concepto de que CREA no es para cualquier productor, explicó: "y puede ser, pero tenemos la convicción de que podríamos ser muchos más, es responsabilidad de todos nosotros crecer en grupos, que nadie se sienta excluido por escala o por condición, CREA es para todos, de hecho en este último año se han formado nuevos grupos y esperemos culminar el año de los 50 años con algunos grupos más".

50 años más


Oholeguy dijo que "para 50 años más nos planteamos como desafío estar en la vanguardia, reforzando la esencia del movimiento, que es lo que nos hace permanecer. Significa fortalecer el trabajo de cada grupo como eje central, aportando herramientas que contribuyan al mejor desempeño de cada uno; continuar trabajando en capacitación; y potenciar el trabajo en red, eso tiene mucha riqueza, se genera y se intercambia mucho conocimiento".



Populares de la sección