Megal incorpora sistema que acelera envasado de garrafas

La empresa compró en Francia una nueva línea de llenado que le permitirá pasar de envasar 500 a 1.200 garrafas por hora

La empresa de distribución de gas Megal incorporará en los próximos días a su planta una línea francesa de llenado de garrafas, que permitirá envasar 1.200 garrafas por hora, en lugar de las 500 que puede envasar con su maquinaria actual.

La balanza pasa de ser mecánica a electrónica, por lo que la precisión del llenado es alta, según indicó la directora de Megal, Rossana Bucheli.

Las demoras en la entrega de garrafas de supergas, que también afectaron a Megal, podría solucionarse con este sistema según Bucheli, que además de mejorar la eficiencia, contribuye al trabajo del empleado de planta. "En caso de picos de demanda, mejoraremos la entrega, la eficiencia de carga, y se podrán rotar las garrafas más rápido; además es un equipo más moderno, que permite mejorar el nivel del operario, su calificación y entrenamiento", dijo la directora.

Esta nueva línea o carrusel implicó para la empresa una inversión de US$ 900.000. Es la segunda planta de envasado que incorpora este sistema a su planta. Las plantas de ANCAP -que operan Acodike y Riogas-, tienen un sistema similar al adquirido por Megal.

Más garrafas livianas

En las próximas semanas, llegará de Noruega otra partida de 15.000 garrafas de fibra de vidrio o livianas Megalight. La empresa comenzó a distribuirlas en febrero de este año y debido a la rápida aceptación del público -sobre todo en Montevideo-, la empresa buscará difundir los beneficios de este tipo de garrafas.

"Se manejan 16 kilos menos. (Las garrafas) incorporan un chip que permite saber en dónde se envasó la garrafa, cuándo y a dónde fue enviada", explicó Rossana Bucheli.

El precio de venta de esta garrafa es de $ 3.660 que se puede financiar hasta en 12 cuotas. Si se entrega la de metal, se obtiene la nueva por $2.460. El costo de la recarga es el mismo que el de la garrafa de metal.

Demoras en la entrega

El descenso de las temperaturas desde el mes de junio conformó un obstáculo para las empresas envasadoras y distribuidoras de supergás -Ducsa, Megal, Riogas y Acodike- que no siempre pudieron responder los pedidos en tiempo y forma.

Para atacar este problema, el directorio de la Ursea emitió el 20 de junio una resolución en la que obliga a las empresas a elaborar "un plan eficaz de contingencia de la labor de envasado y distribución para los periodos de incremento en la demanda o ante la ocurrencia de una circunstancia que afecte el regular abastecimiento".

Esta situación, sumada a los conflictos sindicales de los trabajadores de las empresas abastecedoras del gas, las demoras en las entregas llegaban incluso a las 48 horas luego de recibir el pedido.