Mejor que Gran Hermano

El atrincheramiento del dictador panameño Manuel Noriega fue el primer reality show de la historia
Fue el primer reality show de la historia. También, seguramente, el más surrealista. Duró 34 días. Desde el 20 de diciembre de 1989 hasta el 4 de enero de 1990. Durante ese lapso temporal las cadenas televisivas estadounidenses se dedicaron a trasmitir en vivo y en directo, por gran porción del día, el atrincheramiento del dictador panameño Manuel Noriega en la Nunciatura Apostólica de su país.

Lo recuerdo a la perfección, pues era televidente diario de lo que resultó ser un show anticlimático, en el cual nada sucedía, pues los periodistas debían imaginar -y en base a sus suposiciones, informar- lo que estaba pasando dentro del edificio, donde las cámaras no tenían acceso.

Si bien las tropas estadounidenses habían invadido Panamá (casi 30 mil soldados) para derrocar a Noriega, tenían como orden atraparlo sin que sufriera heridas, esto es, debían acorralarlo hasta cansarlo y conseguir su rendición. Claro está, como en los teatros, lo que todo el mundo quería era saber cómo sería el final de la gran farsa real.

¿Saldría vivo, se suicidaría? No bombardearon el edificio ni lo atacaron a carga de fusil. Trataron de desesperar al dictador irradiando en las afueras del edificio música de rock pesado.

En determinado momento, un periodista informó que Noriega estaba volviéndose loco por no poder dormir y que los "ataques" con las armas sonoras de Pink Floyd, The Clash, AC/DC y Guns N' Roses, entre otros, estaban teniendo mejor efecto que el que podrían tener los aviones de combate que a diario sobrevolaban la zona.

Era cosa de no creer, una especie de MTV bélico con corresponsales de guerra actuando de locutores, informando sobre la programación musical que tanto los oyentes como el dictador estaban escuchando. El 3 de enero de 1990 Noriega se rindió para librarse de la pesadilla sonora en estéreo.

Desde ese día, hasta su muerte, la semana pasada, vivió preso de distintas formas. Un libro escrito por el ex dictador, America's Prisoner, The Memoirs of Manuel Noriega (1997) revela la información a la que los periodistas en 1989 no pudieron acceder: el estado de la mente del acosado durante la escucha de la ruidosa música, la cual tuvo mayor efectividad que varios batallones juntos.


Comentarios

Acerca del autor