Mercedes de Masterchef: una "villana" que priorizó a su familia

Mercedes Carballo, la "mala" de Masterchef, habló con El Observador sobre su decisión de abandonar el reality y la mala interpretación de su humor

Mercedes Carballo era uno de los nombres que más encendía las redes a la hora del reality de Canal 10 Masterchef. En el último programa la participante sorprendió a la audiencia y al jurado anunciando que abandonaba la competencia.

Durante su participación en Masterchef, algunas de sus intervenciones, ya sea por el tono soberbio o irónico, desataron la ira de los tuiteros. Sin embargo, algunos también destacaron su actitud competitiva como buena para el juego.

Embed

Embed

Embed

"Soy muy chistosa, muy jodona", dijo la carpintera y decoradora a El Observador, quien afirmó que muchas bromas fueron mal entendidas. "Hablo actuando, soy muy irónica. Soy muy bizarra, en realidad".

Carballo indicó que no entiende que el público se tomara en serio las cosas que ella decía. "Lo que pasa es que la cámara no me cohíbe. Y no paro de hacer chistes", explicó y dijo que los demás concursantes generalmente se intimidan en el estudio.

Afirmó que a veces decía cosas delirantes como juego y las remataba con una risa para dar cuenta de que era chiste, pero que en la edición final a veces la risa no salía y su intención resultaba mal entendida.

Mercedes y la gente

Embed

Sobre su relación con los televidentes, Mercedes asegura que nunca nadie le dijo nada negativo en la calle. "Siempre se me acercó la gente con buena onda, que se divierte", dijo.

"Es un programa de televisión, es un show. Y yo me lo tomé así", agregó.

Sobre sus detractores, la concursante dice que en 15 días se van a olvidar de ella y que si no la tienen para depositar su odio, rápidamente encontrarán a otra persona. "No me hago cargo porque no soy yo el problema", dijo la carpintera. "Yo los quiero, porque no puedo creer que se hagan cargo de mí. Es genial, es increíble", agregó.

"Yo si odio a alguien, no le dedico tanto tiempo".

La decisión

Embed

"Siempre fui a divertirme como si fuera la última semana (...) Nunca pretendí demasiado. Yo no tenía problema en irme primero", dijo la cocinera amateur.

Carballo dijo que su familia y su trabajo están organizados para que ella pueda criar a sus dos hijos. "Armé mi vida para criar a mi familia. Estamos los cuatro juntos todo el día", explicó.

Junto a su esposo administran y atienden desde su hogar una empresa familiar de carpintería, decoración y colocación de pisos flotantes.

Faltar de su hogar para las grabaciones del programa se le hizo cuesta arriba. "Se me estaba haciendo una bola de nieve", dijo.

"Cuando tus hijos no están acostumbrados a estar todo el día sin vos, la decisión no es para nada difícil", expresó con firmeza y concluyó que su vida sigue igual a la de cualquier otro concursante que se fue de la competencia.

"Yo no puedo pretender que Masterchef me pueda cambiar la vida", dijo, y por eso decidió volver a su vida familiar anterior al hit televisivo.