Mercosur y Europa intercambian ofertas rumbo a un TLC

Se conocerán en Bruselas los niveles de desgravación arancelaria que proponen cada bloque comercial
Por segunda vez, el Mercosur y la Unión Europea intercambiarán hoy ofertas sobre los niveles de desgravación que están dispuestos a aceptar ambos bloques en el marco de la creación de una zona de libre comercio.

El acuerdo ocurre en un momento donde los países se agrupan para mejorar sus intercambios. Estados Unidos miró al Pacífico y a Europa. China también cerró acuerdos con Australia y el Mercosur busca, luego de 20 años de diálogo, acordar con Europa una asociación que abra los mercados.

El primer intercambio de ofertas entre Mercosur y la Unión Europea, que fracasó en buena medida por falta de voluntad política, fue en el año 2004. En aquel entonces, Brasil frenó la marcha del proceso negociador, dijeron a El Observador fuentes diplomáticas europeas.

El diálogo se retomó en el año 2010 cuando se expresó que había voluntad para avanzar. Fue entonces Argentina, con el gobierno kirchnerista, que presentó reparos y ahora con Mauricio Macri, se logró redondear la oferta que se presentará.

No obstante, la administración Macri se presenta públicamente como más aperturista de lo que realmente es en las negociaciones, dijeron a El Observador fuentes del gobierno uruguayo.
Lo cierto es que los socios del Mercosur (cuatro países) van hoy a Bruselas a intercambiar ofertas con la Unión Europea (28 países) que también tiene resistencias internas para acordar.

A partir de la instancia de hoy se conocerán las desgravaciones arancelarias que propone cada bloque, el esquema de años para eliminar definitivamente las barreras y los sectores que los países buscan hoy proteger.
Uruguay coordinará las negociaciones, dijo a El Observador el canciller Rodolfo Nin Novoa, a pesar que desde julio próximo Venezuela asumirá la presidencia semestral del Mercosur. Venezuela no está en la negociación con Europa. .
Una vez recibida la propuesta de la Unión Europea, los países la revisarán y los cancilleres del Mercosur estarán listos para contraofertar en unos 20 días.
El canciller Nin Novoa comentó que el intercambio de ofertas será "un mojón" en los 20 años de negociaciones entre el Mercosur y Europa. Advirtió que el camino no será fácil y que hay países europeos, como Francia, Polonia e Irlanda "que tienen temor de la competencia sudamericana que es más eficiente y obtiene mejores resultados en la ecuación costo beneficio".

El ministro consideró que Uruguay no tiene mayores riesgos y será en diálogo con el sector privado que se determinarán los plazos y sectores sensibles a cuidar.

El tema estuvo presente ayer en el día de Europa que se celebró en Montevideo.

El representante de la Unión Europea, Juan Fernández Trigo, dijo en su discurso que el camino recorrido hasta aquí "no ha sido fácil" y "no estará todo hecho la semana que viene". "En realidad ahora comienza la verdadera negociación. Tendremos que hacer uso entre todos de nuestras mayores dosis de paciencia y templanza para que este proceso no vuelva a descarrilar.
Para ello sería bueno que evitemos las polémicas y las acusaciones estériles haciendo responsables a unos u otros de nuestras respectivas posiciones. Precisamente porque somos dos bloques que negocian entre sí, debemos respetar los procedimientos y tratar de convencernos mutuamente de la necesidad de alcanzar un acuerdo ambicioso en la mesa de negociación", afirmó el diplomático europeo.

En la celebración estaba el canciller Nin Novoa, que se acercó a Fernández Trigo para brindar con champaña.

Las exportaciones de la Unión Europea a los países del Mercosur pagan derechos aduaneros por US$ 4.500 millones por año, indicó ayer Cecilia Malmstrom, comisaria europea de comercio. "Los beneficios potenciales vinculados al acuerdo de libre comercio (con el Mercosur) son evidentes", dijo en la sesión plenaria de la Eurocámara reunida ayer en Estrasburgo (este de Francia).

Mujica descree

El senador José Mujica no tiene esperanzas en el acuerdo entre Mercosur y Europa, debido a la actitud proteccionista de Francia.

"Los agricultores franceses ya le pusieron la pata a (François) Hollande", afirmó.

En su opinión, la negociación debería concentrarse en los países "naturales compradores" y no en los "competidores", afirmó.

Populares de la sección