Merkel flexibilizó los tiempos del Reino Unido y el brexit se aplaza

Primera ministra británica inició conversaciones con los líderes europeos
Tras el triunfo del referéndum del pasado 23 de junio, la ruptura del Reino Unido con la Unión Europea (UE) es un hecho inevitable. Sin embargo, una de las cuestiones principales que la primera ministra británica Theresa May deberá resolver será optar por el camino menos traumático para su país y para el bloque europeo. En ese sentido, May comenzó ayer una recorrida por el continente cuyo cometido será, entre otras cosas, establecer las bases de las negociaciones para hacer efectivo el brexit.

La primera parada de la gira fue Berlín, donde la mandataria se reunió por primera vez ayer con su homóloga alemana, Angela Merkel. En rueda de prensa tras la reunión, ambas líderes apostaron por un camino constructivo para efectuar la inevitable ruptura, incluso si el Reino Unido no invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que estipula la cláusula de retirada de la UE, y las negociaciones no arrancan este año.

Merkel repitió ante el público una de sus máximas desde que los ciudadanos británicos optaron por la salida de la UE: que corresponde al Reino Unido "definir su relación futura" con el bloque y que las negociaciones no se abrirán hasta que ese país no formalice la petición al respecto, por lo que flexibilizó los plazos de los británicos.

Al respecto, Merkel aseguró que es crucial para todas las partes que Londres llegue a la instancia de negociación "con sus posiciones bien definidas. Nosotros no hemos pedido al Reino Unido que se vaya de la UE", sino que es una decisión de los británicos, recordó, además de señalar que se debe respetar ese voto aunque no es el que Berlín hubiera deseado.

De todas formas, remarcó que el Reino Unido "seguirá siendo una parte de Europa", y "deberá cumplir con sus obligaciones", aunque no se sentará ya en los consejos de la UE, por lo que deberán buscarse "otros caminos" para mantener la relación entre ambas partes.

May, en su primera visita al extranjero desde que asumió el cargo el miércoles 13, reiteró que "brexit significa brexit", y añadió que necesitará un tiempo para preparar esas negociaciones y tener "claros" sus objetivos, además de asegurar que el artículo 50 no será invocado antes de fin de año. "Es absolutamente comprensible" que el nuevo gobierno precisará tiempo, respondió por su parte Merkel, ya que tendrá que "reflexionar" primero sobre cuáles son sus intereses.

Si bien la separación es algo que terminará efectuándose, la primera ministra británica aseguró que alejarse de los socios europeos no es la intención del Reino Unido y que en cambio desea mantener con ellos relaciones "fuertes y constructivas". Garantizó a Merkel, además, que su país observará mientras sea miembro de la UE todos sus "derechos y obligaciones".

La líder británica, en el cargo desde la semana pasada, asume que sus plazos no gustarán a todo el mundo, pero afirmó que su objetivo es trabajar para respetar la decisión de los británicos y también los intereses de los socios europeos, en beneficio de ambas partes.

Londres mantiene, entonces, el control del calendario para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa. Una vez notificada la voluntad de marcharse, las negociaciones tienen inicialmente un plazo de dos años, lo que implicaría una eventual salida del Reino Unido en 2019.

La flexibilidad mostrada por la canciller alemana va en sintonía con los intereses de la principal potencia económica europea, dado que Alemania destina el 8% de sus exportaciones al Reino Unido, donde están implantadas numerosas empresas nacionales.

Sin embargo, las negociaciones podrían encontrar un punto de conflicto en la libertad de los ciudadanos de la UE para instalarse y trabajar en el Reino Unido.

La primera ministra británica reafirmó su intención de obtener "el buen compromiso sobre el mercado de bienes y servicios", que junto al de capitales y personas constituyen la base del mercado interior europeo. Merkel advirtió, sin embargo, que Londres no puede mantener su acceso a este mercado si restringe la libertad de los ciudadanos de la UE de emigrar a territorio británico.

Tras reunirse con Merkel, el presidente francés, François Hollande, recibirá hoy a May, con quien abordará "la lucha contra el terrorismo, la puesta en marcha del brexit" y asuntos de interés bilateral, indicó la presidencia francesa.

Artículo 50 del Tratado de Lisboa

Un país de la UE que desee retirarse deberá notificar su intención al Consejo Europeo, que proporcionará las directrices para la celebración del acuerdo que establezca las disposiciones necesarias para la retirada. Los tratados dejan de aplicarse al país que realiza la solicitud desde la entrada en vigor del acuerdo o, a más tardar, dos años después de la notificación de la retirada.

Fuente: Agencias

Populares de la sección