México conquista a Hollywood

Si Alejandro González Iñárritu vuelve a ganar como Mejor director será la tercera victoria mexicana en esa categoría
Siempre puede haber sorpresas, pero las predicciones establecidas para los Oscar de hoy están alineadas. Aunque la competencia por la Mejor película se redujo a tres candidatas –Revenant: el renacido, En primera plana y La gran apue$ta– hay un postulante al que será difícil ver perder esta noche: Alejandro González Iñárritu.

En la categoría a Mejor director, el cineasta mexicano parece haberse posicionado como el favorito entre el grupo de nominados, integrado por Adam Mckay (La gran apue$ta), George Miller (Mad Max: furia en el camino), Lenny Abrahamson (La habitación) y Tom McCarthy (En primera plana). De hacerse con la estatuilla, no caben dudas que Iñárritu volverá a subir sobre el final de la noche junto a los productores y elenco de El renacido para recibir el Oscar a Mejor película. Rara vez se premia a una película y no a su director a excepción de Argo, que ganó el premio a Mejor película de 2012 sin tener a su director Ben Affleck siquiera nominado.

Iñárritú cuenta con dos mojones importantes durante la temporada de premios en la que diferentes organizaciones celebran lo mejor de cada rubro profesional dentro de la industria del cine. El renacido obtuvo el premio BAFTA como Mejor película e Iñarritú el premio DGA entregado por el sindicato de directores de cine en Estados Unidos. Solo esas dos estatuillas parecen indicar que, por primera vez en 60 años, el director mexicano y su película obtendrán los premios por segundo año consecutivo, tras su victoria en 2015 por Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia.

Además sería el tercer año en el que un mexicano gane el Oscar a Mejor director, dado que en 2014 Alfonso Cuarón fue premiado por su trabajo en Gravedad.

La aparente ventaja de Iñarritú entre sus colegas parece haberse formado no tanto por el resultado final de El renacido, que más allá de la actuación de Leonardo Di Caprio ha sido recibida con valoraciones mixtas entre los votantes del Oscar. Es la historia detrás de la creación del filme, la de un rodaje en locaciones naturales y bajo condiciones infernales tanto para el equipo técnico como para los actores que parece haber maravillado a Hollywood.

A su vez, el impecable trabajo de fotografía de Emmanuel Lubezki (quien podría obtener su tercer premio) solo suma posibilidades para el director, cuyo filme es el más nominado en esta edición de los premios.

¿Pero quién podría arruinarle la noche al mexicano? Por un lado, alguien que también atravesó por un rodaje arduo (aunque no tan promocionado) y una obra igual de magnifica a nivel audiovisual. Con Mad max: furia en el camino, George Miller tuvo una de las mejores historias de regreso al ruedo como cineasta en los últimos años y premiar su trayectoria podría ser una oportunidad que el jurado del Oscar quiera aprovechar. Con su largometraje frenético en contra de Wall Street, McKay también parece tener oportunidades aunque probablemente las mismas que Tom McCarthy y su oda al periodismo de investigación.

La categoría de Mejor director es una de las más polémicas dentro de los premios Oscar. Algunos de los nombres más venerados dentro de la historia del cine como Alfred Hitchcok o Stanley Kubrick jamás han ganado una de estas estatuillas, por mencionar apenas dos.

Es difícil decidir si el premio celebra al mejor narrador o al mejor director de actores -esto parece cambiar según el año de la premiación-, pero si hay algo en común entre todos los cineastas nominados de este año es que cada uno ha aportado una visión única a la filmografía mundial. Por ello ya deberían ser aplaudidos.

Los Nominados


Alejandro G. Iñárritu-
Revenant: El renacido
Ganó el Oscar como Mejor director en 2015 por su película Birdman. Este año, podría repetir el premio por segundo año consecutivo con Revenant: el renacido, cuyo difícil rodaje ha sido celebrado como un reflejo del trabajo duro que el director mexicano está dispuesto a lograr para alcanzar el mejor largometraje posible.

George Miller-
Mad Max: Furia en el camino
De director de culto a uno de los cineastas más venerados durante el año pasado. Miller adaptó su franquicia apocalíptica y obsesionada por los fierros para una nueva generación y el resultado fue una de las películas de acción más entretenidas y mejor filmadas de la década, elogiada por el público y la crítica por igual.

Tom McCarthy-
En primera plana
Tras una de las peores películas jamás reseñadas de Adam Sandler, McCarthy sorprendió a la industria con una película de tono independiente sobre un grupo de periodistas investigando casos de abuso sexual por parte de sacerdores de la Iglesia Católica en Boston. Con un reparto estupendo, su filme es un thriller de suspenso de oficinas narrado de forma cautivante.

Adam Mckay-
La gran apue$ta
Al igual que McCarthy, McKay saltó de la comedia hacia el drama aunque sin perder el tono humorístico. Con un elenco repleto de estrellas y un guión tan entramado como divertido, el director reconstruyó el inicio de la crisis financiera del mercado inmobiliario de 2008 con una película original y visualmente frenética.

Lenny Abrahamson- La Habitación
Es una de las inclusiones más sorprendentes en la categoría, aunque no por eso deja de ser merecedor del premio. El filme de Abrahamson es un esperanzador drama de impecable ejecución que utiliza todos los recursos cinematográficos a disposición para presentar una de las mejores historias del año pasado.







Populares de la sección

Acerca del autor