Mides propone no quitar asignaciones familiares por deserción escolar

El Mides propondrá al Gabinete Social eliminar la disposición a través de la cual los niños que abandonan el sistema educativo pierden la Asignación Familiar
Una adolescente de 17 años abandonó el liceo porque su madre consiguió un empleo y ella quedó encargada del cuidado de sus dos pequeños hermanos.

Tiempo después, ese hogar dejó de cobrar la asignación familiar que le correspondía debido a que la normativa vigente establece la obligatoriedad de suspender la transferencia de dinero en los casos en que los niños y los adolescentes hayan dejado de concurrir a los centros educativos.

Ese aspecto de la reglamentación estará en el centro del debate sobre políticas sociales en los próximos meses debido a que el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) propondrá eliminar ese condicionamiento que, en el correr de 2016, determinó que se le quitara la asignación a 11.334 padres.

La subsecretaria del Mides, Ana Olivera, dijo que, lejos de ser casos aislados, las situaciones como de la adolescente del comienzo, son frecuentes. Aseguró que el Mides conoce esos casos gracias a la política de cercanía territorial que lleva adelante en todo el país.

Ese ministerio, que lidera Marina Arismendi, tiempo atrás salió al cruce de la suspensión de las asignaciones familiares dispuesta por el Poder Ejecutivo. El argumento para el rechazo de esa decisión es que se trata de un castigo que no ayuda al niño a volver a la escuela. Ahora, el Mides volverá a la carga con ese tema.

Próximamente, será convocado el Gabinete Social con el objetivo de realizar una evaluación general de la política de transferencia monetarias. Allí, cuando todas las partes involucradas estén sentadas alrededor de una mesa, esa cartera argumentará que es hora de abandonar esa disposición.

"Lo bueno es que concurran y que cobren la asignación. Este es un debate que no está saldado y que seguramente seguiremos dando.

En el Mides pensamos que la asignación familiar es un derecho de los niños y los adolescentes, y que muchas veces retirando ese ingreso no necesariamente se favorece su inclusión en el sistema educativo y sí se está penalizando doblemente a la familia", dijo Olivera a El Observador.

"Nosotros no compartimos el hecho de que sea condicional la asignación familiar", agregó.

Ese será solo uno de los temas que el gobierno debatirá en los próximos meses en relación con las políticas sociales. De hecho, el Poder Ejecutivo revisará todo el sistema de transferencias de dinero que otorga en la actualidad.

Uno de los temas que merecerá una especial atención será el anuncio del presidente Tabaré Vázquez de un nuevo programa para atacar al núcleo más duro de la indigencia.

Se llamará Plan de Apoyo a Situaciones Extremas de Indigencia y Pobreza. El mandatario adelantó que pondrá en marcha ese plan durante una entrevista en el programa En la Mira de VTV.

Por su parte, la subsecretaria del Mides hizo un adelanto acerca de los temas que estarán en debate.
"Tenemos que mirar si las transferencias monetarias que estamos realizando son las que tenemos que realizar, y pensarlas en ese futuro plan de situaciones extremas.

En ese marco miraremos las asignaciones familiares", dijo la jerarca.

A pesar de la polémica, y debido a que la suspensión de las asignaciones está consagrada por ley, quienes dejen de enviar a sus hijos a la escuela perderán el derecho a cobrar. De todos modos, en lo que va de 2017, a nadie le fue suspendido ese derecho por su deserción del sistema educativo.

El presidente del Banco de Previsión Social (BPS), Heber Galli, informó a El Observador que el sistema educativo hace llegar al organismo los datos con las inscripciones y éste pone la lupa sobre quienes no están anotados.

"Se notifican los que están en situación de no matriculación y, si antes de que termine el mes de junio no regularizan la situación, al mes siguiente se suspende la asignación", explicó Galli.

El año pasado, a la hora de hacer los controles, había 15.994 casos expuestos a perder el derecho a cobrar la asignación.

Luego de una primera advertencia, que otorga un plazo de un mes para regularizar la situación, los que fueron efectivamente suspendidos fueron 11.334.

Estos controles comenzaron a realizarse en el año 2013.

A la pesca de los desertores

Ante los casos de niños y adolescentes que quedan por fuera del sistema educativo, el gobierno tiene en marcha una estrategia de salir a buscarlos y persuadirlos a anotarse.

Ana Olivera recuerda que durante un Consejo de Ministros que se realizó en la localidad Batlle y Ordóñez, en el departamento de Lavalleja, el presidente del Codicen, Wilson Netto, le comentó a la subsecretaria del Mides que había un único caso del pueblo que no se había anotado.

Y fueron tras él. Ese mismo proceso de seguimiento se realizó en todo el país.

"En 2015 salimos a buscarlos y se logró incluir a la mayor parte. Eso da resultados, no tengas dudas", relató Olivera. "Este año fue mucho mejor. Se hizo una preinscripción y antes de que comenzaran los cursos se fue a buscar a los que no estaban inscriptos", comentó la subsecretaria del Mides.

El principal foco está puesto en el pasaje de educación primaria a educación media debido a que es uno de los puntos críticos en el que muchos adolescentes quedan por el camino.

En la actualidad hay 582 casos de aquellos que egresaron de Primaria en 2016 y aún no están inscriptos en el liceo. Las autoridades van tras ellos.

Populares de la sección

Acerca del autor