Mieres: "Es necesario un cambio. Ya está, el Frente Amplio cumplió un ciclo"

El senador del Partido Independiente busca crear un espacio socialdemócrata y avizora que en un balotaje en 2019 estará con la oposición
Un año después de asumir como senador, Pablo Mieres considera que el Partido Independiente (PI) ha marcado presencia en la política uruguaya. Ahora, cree que su colectividad tiene que ir por más y aliarse con otros sectores "socialdemócratas" para poder pelear el gobierno nacional. Mieres considera que su partido no debe repetir la estrategia de 2014, cuando dio libertad de acción a los votantes en el balotaje y votar con la oposición. El senador fue quien planteó la idea de convocar a una reunión entre los partidos para buscar acuerdos en seguridad. El gobierno recogió el guante y el encuentro será el martes.

¿Qué espera del diálogo convocado por el gobierno por seguridad?

Sigo teniendo expectativas positivas. Evidentemente el clima previo que se ha generado con declaraciones de los partidos tradicionales y de jerarcas de gobierno no son las mejores para preparar un ámbito donde se buscan acuerdos. Pero sigo siendo optimista. Tengo la expectativa de que esas declaraciones no representen límites en el dialogo.


¿Qué cosas concretas podrían surgir?

Tenemos que discutir si realmente no es posible implementar el Código del Proceso Penal en su totalidad, a partir del año que viene. Los recortes tienen que ver con recursos, pero llevamos demasiados años postergando estas cosas.Habíamos anunciado hace años la posibilidad de acordar un código penal adolescente, eso debería estar. Nos parece buena la idea que anunció el Ministerio del Interior de modificar el régimen de libertades anticipadas para reincidentes. Está el Código de Faltas, que se aprobó, pero ¿se aplica o no se aplica?

Y creo que de una vez por todas hay que resolver el tema de la violencia en el deporte. Se habla mucho y nunca se termina de implementar nada. Una señal fuerte es que hay que establecer una norma de que si en un espectáculo hay cantos o gritos que alientan la violencia o implican apología del delito, debe suspenderse. Y no está bien que el Estado renuncie a su responsabilidad de lo que ocurre en un espectáculo. También está la ley de armas, que no está reglamentada y hay que mejorar la coordinación entre los actores del proceso penal.

¿Como evalúa la gestión del ministro Eduardo Bonomi?

Nunca pedimos la renuncia porque nos parece que no es la solución. Y creemos que se han hecho unas cuantas cosas. Es una gestión que no ha tenido éxito, pero en su orientación ha tomado los acuerdos que se firmaron en 2010. Ahora, con la redistribución de la Policía en el territorio somos muy críticos. En la zona metropolitana seguimos teniendo una división en seccionales que responden a un país de otro época.

¿Cree que es grave el problema de seguridad en Uruguay?

Es un problema grave, es real que hay un deterioro, una profesionalización de la delincuencia y, lo más profundo y grave, que hay zonas y familias que están del lado del delito.

¿Por qué ha costado tanto el diálogo entre el gobierno y la oposición en este período?

Tenemos un deterioro del vínculo que ojalá con estas iniciativas de convocatoria se mejore. Sin dudas el caso ANCAP generó distanciamientos, pero por razones ineludibles: era una sorpresa atrás de la otra. Además, la situación económica del país está complicada y eso perjudica. La postergación de la votación de las venias fue un tema específico, yo lo leo como que el partido de gobierno, tras sentirse acorralado logró retomar la ofensiva. Pero el diálogo es escaso.

¿Qué espera de la investigación judicial de ANCAP?

A mí me parece doloroso para el país que tengamos que ir a la Justicia porque entendemos que hay situaciones delictivas. Me parece una pena, hubiera preferido que el resultado de la investigación no indicara estas cosas, porque le hace mal al sistema político en su conjunto. Pero hay una obligación, si uno ve cosas de apariencia delictiva las debe denunciar y efectivamente las hay. Espero que la Justicia interprete estas mismas cosas que señalamos y actúe en consecuencia.

"Nunca pedimos la renuncia de Bonomi porque nos parece que no es la solución. Y se han hecho unas cuantas cosas"

¿Qué evaluación hace de este primer año en el Senado?

Fue un espacio de consolidación fuerte, de presencia y aporte. Hemos estado muy presentes en las dos cámaras, tenemos en agenda unas cosas más. Vamos a presentar un documento a los demás partidos sobre el financiamiento de los partidos, para buscar acuerdos. Y estamos trabajando para crear un espacio más amplio que nosotros mismos. Creo que eso tiene viabilidad.

¿Con quiénes?

Hay conversaciones que todavía no pueden tener estado público. Pero hay avances. El PI cree que es posible confluir con gente que hoy está en el Frente Amplio (FA), que está en Partido Nacional y que está en el Partido Colorado; y crear una opción para 2019 mucho más amplia.

¿Qué nivel de avance hay en esas conversaciones?

Tenemos la convicción de que está mal el hecho de que cada vez que llegan las elecciones, gente que pensamos muy parecido terminemos votando separados. Y eso les da votos a otros que tienen diferencias importantes con el pensamiento de centroizquierda. Hay gente dispuesta a conversar sobre la posibilidad de llegar a una alternativa. Y creo que de aquí a 2019 hay una enorme incertidumbre en el mapa político. Y va a haber cambios, la ciudadanía quiere cambios y las encuestas lo muestran. En este país tan estable desde el punto de vista electoral, es un período de movimientos, en el electorado y en los partidos. Somos conscientes de que el partido puede crecer, pero si queremos construir una alternativa que pelee el gobierno necesitamos socios, y creemos que hay socios que pueden estar disponibles para eso.

¿Se imagina en las próximas elecciones con el PI tomando la misma decisión en un balotaje (de dejar en libertad de acción a sus votantes) que en 2014?

No. Me parece que nosotros tenemos que evaluar con mucho cuidado de aquí a 2018, cuando empieza la campaña. Entre otras cosas porque si nuestra apuesta tiene éxito, no descartamos que una alianza amplia esté peleando una elección.

"De una vez por todas hay que resolver el tema de la violencia en el deporte. Se habla mucho y nunca se termina de implementar nada"

¿Pero eso quiere decir pararse en la oposición, por un cambio?

Sí, yo creo que es necesario un cambio. Creo que el FA, así como está, y lo dicen dirigentes del propio FA como (Miguel) Fernández Galeano, no tiene agenda. Tiene un nivel de confrontación interna inédita. Ya está, cumplió un ciclo que va a tener 15 años. Los propios candidatos a presidente dicen "Miren que no está agotado, se puede hacer más". Pero no dicen qué hay que hacer. Y yo creo que es el momento en el que hay diferencias político ideológicas y programáticas fuertes que indican que es necesario abrir un cauce. Ahora, necesitamos que parte de la gente que está en el FA comparta esta idea.

En una segunda vuelta en 2019, el Partido Independiente va a estar parado del lado de la oposición...

Sí, de la oposición a este FA. Creemos que tiene que haber un cambio. Lo cual no significa que estemos de acuerdo con los blancos, colorados y (Edgardo) Novick. Creemos que, si tenemos éxito, la ciudadanía podrá ver que las alternativas de cambio sean más de una, y no solo las que podríamos llamar, de manera brutal, la derecha de los partidos tradicionales.

Populares de la sección

Acerca del autor