Milagros y sufrimiento entre el polvo y los escombros de Ecuador

Las víctimas mortales ascienden a 350 y los daños son millonarios
Ecuador busca entre los escombros y encuentra dolor. Con lágrimas en los ojos, socorristas y supervivientes intentan encontrar milagros que trasformen, por lo menos por un momento, el sufrimiento de todo un país en esperanza.

Sin embargo, las víctimas fatales ya superan los 350 y las autoridades estiman que el número puede crecer. Las réplicas también agregan más miedo a una sociedad que colabora como puede y que muchas veces no encuentra consuelo en los trabajos de rescate, aunque de tanto en tanto los"milagros" aparecen.

Por ejemplo, una niña que llevaba 20 horas atascada bajo los restos de un edificio fue recuperada con vida en Pedernales, epicentro del terremoto que el sábado pasado movió los cimientos de todo el país.

A su vez, durante la madrugada de hoy bomberos llegados de Quito celebraron en su cuenta de twitter el rescate de tres personas de entre los escombros en el barrio Tarqui, en Manta, otro de los sitios más golpeados por la catástrofe, a unos 180 km de Pedernales.

El sismo, que ocurrió sobre las 19 horas del sábado, fue el más fuerte desde el año 1979 y pudo sentirse también en Colombia y Perú. Tuvo una magnitud de 7,8 grados y una duración de aproximadamente un minuto, afectando sobre todo a seis provincias de la costa ecuatoriana, entre las que se encuentra Pedernales, una de las ciudades más complicadas.

Con playas sobre el Pacífico y gran actividad turística, las calles de esta ciudad bien podrían pertenecer a una zona de guerra: casas reducidas a escombros, hoteles destruidos y postes de luz sobre el cemento.

La situación crítica que se vive en el país ha despertado la cooperación internacional y varios países sudamericanos y europeos han enviado contingentes de socorristas para intentar contribuir con la difícil tarea de salvar la mayor cantidad de vidas posibles. Además, se ha enviado agua potable, alimentos y ropa en barcos y aviones especiales.

Reconstrucción

A pesar de que las pérdidas humanas son lo más importante, el daño a la infraestructura de las ciudades es devastador.

Miles de personas se han quedado sin hogar y las calles de los lugares más golpeados están prácticamente intransitables por la cantidad de escombros. Dada las pérdidas millonarias, el Banco Mundial ha asegurado que ayudará a Ecuador a través de un fondo bilateral aprobado hace un mes llamado fondo de Mitigación de Riesgos y Recuperación ante Emergencias. Esta línea de financiamiento habilita cerca de US$ 150 millones a disposición del país para su reconstrucción.
Además, el gobierno ecuatoriano ha declarado que entre la ayuda prestada por el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y otros gobiernos se conseguirá una suma cercana a los US$ 600 millones.

En ese sentido, Noruega envió US$ 1,6 millones, y varias ONG españolas han comenzado campañas de recolección de fondos en su país.

Más de 230 réplicas

Pese a que el terremoto de 7,8 grados se registró el sábado, las autoridades ecuatorianas temen por las replicas, que ya suman 230 con magnitudes que van desde 3,5 a 6,1 grados, según informes del Instituto Geofísico (IG).

"El número de réplicas tiende a disminuir aunque todavía no se puede descartar que se presenten sismos con magnitudes mayores a 5,0", explicaron desde el Instituto.

Fuente: Agencias

Populares de la sección