Militares negocian que reforma de caja aplique solo a nuevos ingresos

El Ministerio de Defensa adoptó un documento realizado por las FFAA

Las Fuerzas Armadas presentaron su propuesta para la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas, conocido como Caja Militar, en un ámbito de trabajo que se desarrolla desde hace semanas en la órbita de la Presidencia.

Ante la inminencia de la reforma que promueve el gobierno y el debate público que generó el tema debido a la quita de beneficios que plantea el Ejecutivo, el Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada Nacional redactaron un documento común que enseñaron al ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro.

Según pudo saber El Observador, el secretario de Defensa leyó la iniciativa y decidió hacer suya la propuesta, la que llevó a la mesa de negociación que también integran el Ministerio de Economía y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

La comisión de trabajo está compuesta por técnicos de cada una de las dependencias y tiene por objeto alcanzar una base común para un acuerdo que conforme a todas las partes. Si bien se reconocen algunos avances, fuentes de Defensa dijeron a El Observador que aún existe una brecha importante entre las posiciones de cada uno.

Hay dos puntos fundamentales, que forman parte del documento preparado por los militares, en donde la discusión está estancada.

El primero es el espacio de aplicación. Los militares reclaman que la reforma no debe ser aplicada a quienes están en servicio activo, sino a todos aquellos que ingresen a las fuerzas a partir de la aprobación de la nueva reglamentación.

En segundo lugar, los militares piden que no se recorten los beneficios a todos aquellos que pasan a retiro por haber alcanzado el máximo de edad posible para desempeñar su función. De esta manera, se busca reconocer a quienes alcanzan el retiro obligatorio y cumplen con su servicio hasta el último día.

Recortes e impuesto

Ante la imposibilidad de acercar las partes en temas sensibles, lo más probable es que en algún momento la negociación técnica se agote y que el gobierno asuma una decisión política, estimaron las fuentes.

El gobierno planteó la reforma de la Caja Militar con el propósito de empezar a cortar una sangría de US$ 450 millones anuales. La reforma que se planea aplicar apunta, entre otras cosas, a desestimular el retiro de los militares que alentados por un régimen jubilatorio que los rige desde 1974, les permite, según el rango, irse de los cuarteles con 20 años de servicio y con menos de 50 años.

Además, para que el objetivo del gobierno empiece a alcanzarse a la brevedad, en una ley aparte se le pondrá un impuesto a las jubilaciones castrenses más altas. El impuesto, que reducirá en 10% la transferencia que realiza Rentas Generales a la caja militar, será progresivo para las jubilaciones militares más altas y se regirá por el mismo mínimo no imponible vigente para el Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social.

En el gobierno advierten que ese régimen es un incentivo para abandonar tempranamente la actividad militar. Sobre todo si se tiene en cuenta que, una vez retirados, los efectivos pueden seguir trabajando en el ámbito privado. Se estiman en unos 23 mil los militares que sirven en las Fuerzas Armadas y 49 mil perciben jubilación.


Populares de la sección

Acerca del autor