Mitad de los alumnos de Ciclo Básico falta casi un mes a clase

Jóvenes de liceos de contexto crítico faltan 10 días más que el resto
Los alumnos de Ciclo Básico de Secundaria pierden en promedio 31,7 días de clase de los 210 que se prevé que tengan al año. Es decir, se ausentan del liceo casi cinco semanas de las 35 que abarcan los programas de educación media básica. El dato se desprende del proyecto de Presupuesto de la ANEP correspondiente a 2015 - 2019. Si bien la cifra corresponde a 2013, el documento señala que en la última década el índice se ha mantenido constante, con mínimas variaciones.

El mismo documento destaca que el alto índice de inasistencias "está estrechamente vinculado" al abandono de los cursos y a las tasas de promoción, dado que la situación supone un "abandono virtual" y expone a los jóvenes a repetir los cursos, ya sea porque no finalizan el año o porque no progresan de la forma esperada.

De hecho, en enero de 2014 El Observador informó, basado en un pedido de acceso a la información, que los estudiantes de Ciclo Básico que repiten el año registran tres veces más inasistencias que los alumnos que promueven. En aquel momento, los datos proporcionados por el Consejo de Educación Secundaria (CES) establecían que mientras la inasistencia media de los alumnos no promovidos ascendía a 44,2% al año, entre los alumnos promovidos se ubicaba en 15,3%, cifra que igualmente generaba preocupación.

Días atrás, las autoridades del CES presentaron los datos del monitor educativo de Secundaria. Según estos, en 2015 la promoción en Ciclo Básico se ubicó en 73,2%. A su vez, se informó que cuatro de cada diez liceales en el primer ciclo de Secundaria tienen extraedad y tienden a desvincularse.

Abandono virtual


La consejera de Secundaria representante de los docentes, Isabel Jaureguy, dijo a El Observador que las cifras preocupan a las autoridades. Adelantó que la contabilización de las inasistencias a través del Plan Ceibal, medida que en Secundaria se comenzó a aplicar este año, favorecerá el seguimiento. Por otro lado, la jerarca aclaró que en el Ciclo Básico basta con que el alumno falte a una asignatura para tener la inasistencia del día.

En tanto, los datos de la Dirección de Investigación y Estadística Educativa (DIEE) de la ANEP, que se manejan en el proyecto de Presupuesto, establecen que el volumen de inasistencias está vinculado al contexto sociocultural del centro. Así es que el promedio de faltas en los liceos del quintil más bajo (20% más pobre de la población) en 2013 fue de 36,3 días, cuando en los centros del quintil superior (20% más pudiente de la población) el promedio se ubicó en 26,8 inasistencias. Es decir, faltaron casi 10 días menos.

El documento agrega que durante 2014 la mitad de los alumnos de Ciclo Básico acumularon 20 o más inasistencias, tanto justificadas como no justificadas. Esto supone que uno de cada dos jóvenes perdió cerca de un mes de clases.

Este dato permite suponer que si todavía estuviera vigente la normativa de la ANEP que disponía que con 20 inasistencias el alumno de Ciclo Básico perdía el año, la mitad de los estudiantes debería repetir. Sin embargo, el reglamento de pasaje de grado fue modificado en 2006 y en 2009.

Actualmente establece que si al finalizar el año el alumno de Ciclo Básico tiene tres o menos asignaturas no aprobadas, la cantidad de inasistencias que registre no importa. En tanto, si tiene más de tres materias sin aprobar, la cantidad de faltas no deben superar los 25 días. Si las supera, repite automáticamente. Si no las supera, su pase de grado depende del criterio de la sala docente.

Crítico



Pero el proyecto de Presupuesto incluye otro dato relevante: en 2013 casi el 18% de los estudiantes de Ciclo Básico registraron 50 inasistencias. El documento señala que se trata de "un nivel de ausentismo que puede considerarse muy crítico ya que denota un grado de intermitencia en la asistencia de los cursos que implica prácticamente una situación de abandono virtual".

De nuevo, la realidad es más crítica en los liceos de bajo nivel socioeconómico. En los centros del quintil 1, el 22,8% faltó 50 días o más y el casi el 60% perdió al menos 20 jornadas escolares.
El proyecto de Presupuesto subraya que las inasistencias son un "resultado en sí mismo", que se debe seguir con atención como "precondición" para alcanzar otros logros, como la adquisición de aprendizajes y la promoción de grado. Por esta razón, subraya, es un factor que se debe tener en cuenta a la hora de pensar transformaciones educativas en el calendario y en el tiempo pedagógico , como los liceos de tiempo completo.

Un problema desde el preescolar


El alto índice de inasistencias también es una preocupación para las autoridades de Primaria. De hecho, han señalado que se trata de uno de los principales desafíos de la educación inicial, dado el impacto en el desarrollo posterior del alumno. En 2012, el porcentaje de inasistencias insuficientes entre los niños de educación inicial se ubicó en 33% y en 2013 en 28,5%. Un niño tiene asistencia insuficiente cuando tiene entre 70 y 140 faltas en 180 días de clase aproximadamente.

Populares de la sección