Montevideanos atendidos por el jefe

Martínez responde los reclamos de los ciudadanos desde su cuenta de Twitter y a los directores les deja "cartitas" con los pedidos que recibe por las redes
Gobernás desde Twitter?", le preguntó al intendente de Montevideo, Daniel Martínez, un usuario de esa red social en setiembre de 2016, luego de que el mandatario contestara a un reclamo por la limpieza de un contenedor. La respuesta del socialista llegó a los pocos minutos: "Los domingos me hago un espacio y respondo los mensajes de la gente en mis redes sociales".
Y, como lo hace en todos los posteos desde entonces, el tuit termina con un "arriba" seguido de un emoticón de una mano con el pulgar elevado. Esa es una expresión que no falta cada vez que Martínez habla.

La interacción del intendente con los ciudadanos a través de las redes sociales empezó en diciembre de 2015. Seis meses después de asumir su cargo en Montevideo, sus asesores en comunicación empezaron a notar que los vecinos hacían reclamos a través de Twitter. Si bien en ese entonces no era frecuente que contestara, Martínez empezó a dejar "papelitos o cartitas" en los escritorios de sus asesores para que los reclamos fueran atendidos. Metodología que, de tanto en tanto, aún aplica.

Desde entonces, son miles los reclamos que llegan por ese medio y que se intentan canalizar dentro de la estructura de la comuna para que sean solucionados.

Embed

Embed

Los reclamos son variados. Hay pedidos de visita a barrios, de arreglos de calles, de baños para las playas, avisos de casas abandonadas y, por supuesto, quejas por la limpieza de la ciudad.

En la mayoría de las fotos enlas que se arroba a Martínez hay podas, basura, o residuos de gran porte, siempre desparramados en las afueras de los conocidos recipientes verdes.

Según los datos a los que accedió El Observador, 3.500 intervenciones, solo por limpieza, se coordinaron a través de quejas recibidas por las redes sociales del intendente y de la comuna desde 2016.

Sorprendido para bien aunque aún incrédulo, otro usuario de Twitter se preguntó en febrero: "¿será él?". Sí, aunque un equipo asesor puede hacerle algunas sugerencias de posteos, el que responde es Martínez, aseguraron en la intendencia.

Además de los reclamos que llegan por Twitter, el intendente recibe entre 500 y 700 mensajes privados por semana a través de Facebook, que se dedica a contestar los fines de semana. Eso ya lo
hacía desde 2010, momento en que asumió como senador.

La política es contestar siempre, aunque la respuesta sea negativa, y no entrar en discusiones políticas. Si bien existe un filtro de los mensajes con insultos, ningún usuario se bloquea.

A partir de las denuncias que llegan a través de las redes, la intendencia generó grupos de coordinación con diferentes departamentos para pasarlos a la vía formal de reclamo y coordinar que sean atendidos.

Embed

Si bien el intendente no responde a todas las denuncias que le llegan, en la comuna asegura que no queda ningún reclamo sin ser canalizado, aseguró un asesor del intendente.

"Lo pasé a Limpieza, hoy se resuelve. Saludos", fue otra respuesta del jefe comunal. El tiempo de respuesta de la comuna depende del reclamo. En algunos casos la respuesta es inmediata y pasadas las horas los mismos que reclamaron ponen fotos del contenedor limpio y agradecen a Martínez.

Otros reclamos terminan en publicaciones de la intendencia, en investigaciones administrativas o en obras. Ante la acusación de un usuario de que la comuna tiraba los lodos "contaminantes" extraídos del lago del Parque Rodó, en Punta Carretas, la comuna informó en su web cómo era el tratamiento que se daba a esos residuos. "Tendremos que hacer un grupo de Whatsapp", le dijo en tanto Martínez a ese usuario, que le envía un reclamo tras otro.

En otra ocasión, tras recibir un video de un conductor de la intendencia que estaba mal estacionado e insultó a quien lo filmaba, el intendente aseguró en su cuenta que la comuna estaba en conocimiento del video: "Ya iniciamos los procesos administrativos correspondientes", escribió Martínez.

Pero la IMM también toma ideas de los mensajes recibidos. Una mujer reclamó la construcción de tanques para recoger el agua de lluvia y evitar inundaciones. Según aseguró uno de los asesores de comunicación de Martínez, una obra de ese estilo en la calle Cufré y otras dos más ya están en proceso.

"A veces hay cosas que salen del foco de la intendencia y la gente te lo hace saber", afirmó el asesor del intendente.

Embed

En otras oportunidades, el Twitter ha servido como vía para concretar recorridas a algún barrio. "Daniel acá en Maroñas no te veo ni te vi nunca. Quizás a barrios pobres no vengas. Hay que embarrarse más los zapatitos. Abrazo fraterno", le escribió José Antonio Segui en Twitter. La respuesta del intendente llegó 17 minutos más tarde: "Armemos una reunión contigo y los vecinos de tu barrio", le sugirió.

Pero Martínez también se enoja y en varias oportunidades invitó –en tono indignado– a que los ciudadanos recorran la ciudad con él. "Con la mejor onda, te invito a salir en la bici conmigo y recorrer los 40 kilómetros semanales que meto por toda la ciudad", le escribió al usuario @frodobolso que lo increpaba por la "mugre" de la ciudad.

Y no conforme volvió a replicar: "Recorro Montevideo todas las semanas, no tengo el traste pegado a la silla. En auto, en bici o la camino y tengo claro su estado. Arriba".

Populares de la sección

Acerca del autor