Mosul: una batalla clave en la guerra contra el Estado Islámico

Las fuerzas de la alianza anti yihadista comenzaron a atacar el principal feudo de los extremistas en Irak.
El gobierno de Irak inició este lunes una ofensiva para recuperar Mosul, la segunda ciudad de ese país, de población mayoritariamente sunita, que cayó en poder del Estado Islámico el 9 junio de 2014. Mosul, en el norte iraquí, fue tradicionalmente la capital económica de una zona rica en petróleo y es el mayor feudo del grupo terrorista en Irak, por lo que la batalla es considerada un enfrentamiento clave en la guerra contra los extremistas.

Último bastión del partido Baas del fallecido dictador Sadam Husein, después feudo de Al Qaeda, la ciudad de un millón y medio de habitantes cayó en manos de los yihadistas del Estado Islámico el 10 de junio de 2014 sin oponer mucha resistencia.

En junio de 2014, los combatientes del EI se apoderaron de enormes territorios al norte y el oeste de Bagdad, para convertir a Mosul en su base de operaciones. De hecho fue en esa ciudad donde los yihadistas proclamaron el 29 de junio de 2014 su califato, a caballo entre Siria e Irak.

Con el apoyo de Irán y una coalición internacional encabezada por Estados Unidos, las fuerzas iraquíes recuperaron desde entonces una buena parte del territorio ocupado por el EI y Mosul es el mayor bastión que sigue en poder del grupo extremista en Irak.

Aunque es clave, la reconquista de Mosul no será sin embargo el final de la guerra contra el EI, que posee aún importantes territorios en Irak y Siria, y es capaz de recurrir aún más a los ataques suicidas a medida que pierde terreno.

"Este es un momento decisivo en la campaña para infligirle una derrota duradera al EI", señaló por su parte en un comunicado el secretario de Defensa de Estados Unidos Ashton Carter. "Confiamos en que nuestros aliados iraquíes se impondrán a nuestro enemigo común y liberarán Mosul y el resto de Irak del odio y la brutalidad del EI", agregó.

Los yihadistas en Mosul, entre 3.500 y 4.000, están fuertemente armados y tuvieron tiempo suficiente para preparar la defensa de la ciudad.

Los golpes al Estado Islámico

El territorio controlado por EI sigue menguando. Su "califato", que se extendía unos 90.800 km2 a principios de 2015, se limita hoy a 68.300 km2 en Irak y en Siria, según la firma estadounidense IHS.

En Irak los yihadistas perdieron en los últimos meses el poder en Faluya, Ramadí, ambas al oeste de la capital iraquí, Bagdad, y Tikrit, ya camino al norte petrolero. Más allá de su caída, los yihadistas todavía mantienen influencia en el oeste de Irak y allí tienen como su centro de operaciones a Mosul.

Pese a sus derrotas desde 2015, el grupo yihadista controla cerca del 35% del territorio en Siria, sobre todo en el este y noreste del país.

Los yihadistas tienen el control de Deir Ezzor, fronterizo con Irak, la mayor parte de la provincia de Raqa, en el norte, y mantienen presencia en las regiones de Alepo y otras.

El domingo rebeldes sirios apoyados por Turquía infligieron una dura derrota al grupo Estado Islámico (EI) al arrebatarle una ciudad cerca de la frontera turca, Dabiq, simbólica para los yihadistas.

Esta derrota tiene un especial alcance simbólico para los yihadistas pues, según una profecía del islam, el ejército de los musulmanes sería diezmado pero acabaría triunfando en la ciudad siria de Daqib.

El Estado Islámico mantiene en Siria el control de ciudades como Raqa, ubicada en el norte de Siria. El régimen sirio expulsó a fines de marzo al EI de la ciudad de Palmira, en el centro del país, pero todavía no pudo sacar a este grupo radical sunita de Tabqa, también en el norte.

En el noroeste de ese país, la ciudad de Manbij, uno de los principales feudos yihadistas, fue reconquistada el 6 de agosto por una alianza kurdo árabe. Sin embargo todavía queda en poder del Estado Islámico la ciudad de Jarablos, ubicada próxima a la frontera con Turquía y a 40 kilómetros de Manbij.

Además los yihadistas también tienen combatientes en Alepo, aunque en esa devastada ciudad del norte de Siria el principal choque es entre el gobierno y otros rebeldes.


Fuente: AFP

Populares de la sección