Motivos para incluir omega tres en la dieta

El omega tres es un nutriente que se encuentra casi ausente en la dieta moderna. Expertos indican que es clave su consumo para el funcionamiento del cerebro y el corazón
Los omega tres son ácidos grasos esenciales. Esto significa que el organismo no puede producirlos por sí solo y, por lo tanto, deben obtenerse por medio de los alimentos de la dieta.

Además de algunas funciones básicas como la formación de las membranas celulares y de hormonas y el buen funcionamiento del sistema nervioso, este nutriente tiene otros tres importantes beneficios para la salud:

  • El alto consumo de pescado de la población japonesa es la razón por la cual el índice de enfermedades circulatorias en ese país es realmente bajo. Lo mismo sucede con los esquimales de Groenlandia, ya que su dieta está basada en el consumo de pescado azul y carne de foca. Está comprobado que la ingesta de omega tres nivela los triglicéridos, baja el colesterol, previene la agregación plaquetaria y reduce levemente los niveles de presión arterial. Es, por lo tanto, un buen cardioprotector, ya que aumenta las transmisiones eléctricas del músculo cardíaco, regulando el ritmo y previniendo, por ejemplo, arritmias.
  • Consumir omega tres, contribuye, además, a la buena salud mental, ya que ayuda a combatir la depresión y sirve como tratamiento complementario para enfermedades como la esquizofrenia.
  • Consumir alimentos ricos en el nutriente en cuestión es también un factor protector contra ciertos tipos de cánceres, como el cáncer de colon, el cáncer de próstata y el de mama. Se ha visto, además, que puede ayudar a combatir tumores y metástasis.
  • Se ha comprobado que este ácido graso tiene propiedades antiinflamatorias, que pueden ser útiles en el tratamiento de enfermedades articulares, particularmente la artritis reumatoide. También es una ayuda efectiva en la enfermedad de Crohn y en los dolores menstruales.
  • Durante el embarazo, la ingesta de alimentos ricos en omega tres es muy importante para el correcto desarrollo cerebral del feto, elevando la capacidad de aprendizaje y mejorando la visión.


Los ácidos grasos omega tres pueden obtenerse de los siguientes alimentos:

  • Pescado azul
  • Aceites vegetales como canola, soja, chía, etc.
  • Frutos secos y semillas como almendras, nueces, chía y lino.
  • Complementos en cápsulas para aquellas personas que no llevan una alimentación equilibrada y completa.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy
Fuente: Liga de alimentación