Moweek tendrá su versión sobre decoración

La creadora del popular encuentro de moda, Carina Martínez, lanzará un nuevo evento
Estudió Ingeniería de Sistemas y al tercer año de la carrera se dio cuenta de que eso no era lo que quería para su vida. Paralelamente trabajaba freelance en la agencia Ogilvy y la publicidad la fascinó. Así fue como Carina Martinez dejó la ingeniería y se abocó a explotar su lado comercial. En 2010, creó MoWeek, un encuentro para mostrar la moda uruguaya, al que asisten unas 10.000 personas. Comenzó con seis showrooms; la última edición del fin de semana pasado contó con 69. La edición de octubre de 2015 facturo $ 12 millones solo a través de medios de pago de Itaú, que brinda descuentos con sus tarjetas. La actual brand manager de Hyundai le "heredó" la dirección de MoWeek a su hija Sofía Inciarte, y está actualmente abocada a un nuevo emprendimiento.

¿Cómo surgió MoWeek?

Me gusta viajar y ver qué cosas de afuera se puede replicar acá o que cosa se puede crear acá. MoWeek surgió de ver una demanda insatisfecha para todos los diseñadores que egresaban y que no tenían un mercado en el que trabajar. Me tocó por trabajo ir al predio de la semana de la Moda en Buenos Aires –BAF Week– y así se encendió la lamparita de MoWeek.
Vine con toda la energía, con todas las ideas, pero me topé con un muro de concreto que levantaron las grandes marcas locales que me cerraron las puertas.
Ahí me junte con gente del entorno. Las chicas de Blogcouture y productores de moda que surgían; ellos me dieron la fuerza para empezar, a pulmón.

¿Qué la llevó a tomar el riesgo?
Para mí hay tres cosas que mueven a alguien a emprender: ganar plata, que te llene el alma o trascender en lo personal; MoWeek es la segunda. Antes los diseñadores atendían en su apartamento y ahora tienen dos o tres locales. Eso llena el alma.

Muchos diseñadores hablan de que es necesario que vuelva a existir una industria textil a nivel local, ¿coincide?
Sería espectacular. Los uruguayos somos mucho de querer un Estado paternalista y de pedir que todo lo resuelva el gobierno. Yo no creo en eso pero me parece que tiene que haber un estímulo estatal. No necesariamente tiene que ser un apoyo económico pero sí establecer las bases para que la industria pueda volver a funcionar en el largo plazo.

¿Cómo fue el proceso para lograr que el evento fuera rentable?

Cuando comenzó había tres patas en lo comercial: la generación de ingresos por boletería, la venta de espacios para stands y los espónsors.
Finalmente la venta de entradas no funcionó porque a la gente no le gusta pagar para acceder a un evento; entonces nos quedamos con los otros dos medios. Igualmente quedan muchas más cosas por hacer. Nos gustaría por ejemplo lograr una plataforma de e-commerce para potenciar aún más a los diseñadores.

¿De qué se trata su nuevo emprendimiento CasaDeco?
Será un evento de decoración y diseño de interiores. Con dos socias –Ximena Arcos Pérez y Renata Battione– percibimos lo mismo que sucedió con los diseñadores de moda previo a MoWeek: les falta un lugar donde exhibirse.
CasaDeco va a desarrollarse en Kibón el 6,7 y 8 de octubre. Allí se van a convocar marcas consolidadas de decoración y mobiliario pero también diseñadores emergentes. Va a haber diferentes ambientes, algunos de una sola marca y otros multi marca.
Tendremos aproximadamente 40 espacios entre locales, sponsors y decoración.
También obtuve la representación de Lechuza, una marca de macetas inteligentes, que se riegan solas y esto lo vamos a lanzar en el evento CasaDeco junto con mi hijo Juan Inciarte.

Populares de la sección

Acerca del autor