MSP busca aumentar porcentaje de mujeres que amamantan

El último dato es de 2011 e indica que 37,5% da de mamar a sus hijos
La leche materna es el primer alimento natural que reciben los humanos, previene de contraer infecciones, reduce la mortalidad neonatal, mejora el nivel cognitivo en niños y previene el cáncer de mama en la mujer. Conscientes de todos esos beneficios, y con números poco alentadores, las autoridades sanitarias buscan la forma de alentar la lactancia materna.

En Uruguay no hay cifras actuales sobre la cantidad de mujeres que amamantan a sus hijos, ni durante cuánto tiempo lo hacen. Las últimas son de 2011 y en aquel momento se había constatado que menos de cuatro de cada 10 mujeres daban de mamar a sus hijos en los primeros seis meses, mientras que la cifra se reduce al 27% para quienes extendían esta práctica hasta superar los años de vida.

Desde 1996 el porcentaje de mujeres que amamantan ha ido en aumento. Si se toma en cuenta a las mujeres que amamantaron a sus bebés durante seis meses, ese año fue el 8,4%. En 1999 subió a 19,8%, en 2003 fue el 31,9% y en 2009 la cifra bajó a 28,4%. Sin embargo, dos años después volvió a crecer a 35,7%.

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que el amamantamiento sea como mínimo hasta los seis meses y que se extienda por más tiempo en por lo menos la mitad de las madres. Por esa razón, el MSP busca aumentar el porcentaje.

En un acto por la Semana de la Lactancia Materna –que se extiende hasta el 8 de agosto– la subsecretaria del Ministerio de Salud Pública, Cristina Lustemberg, anunció que se trabaja junto al Poder Legislativo para crear una ley que obligue a que exista una sala de lactancia materna en cada lugar de trabajo donde haya 10 o más mujeres en edad de tener hijos. El objetivo es que las mujeres puedan mantener la práctica de amamantar y no generen menos leche por no hacerlo durante períodos prolongados de tiempo.

“Impulsamos como política pública que se mejoren los parámetros alimentarios de los niños, pero no podemos desarrollar una (política) que no esté acompañada de reglamentaciones”, dijo Lustemberg. Por otro lado, indicó que van a acreditar las “buenas prácticas” de los centros de salud que sean “amigables” con la alimentación saludable y lactancia materna con sus pacientes. “Todavía estamos identificando en algunos prestadores que hay dificultades”, reconoció.

Las autoridades identificaron situaciones en las que hay mayor riesgo de que los menores no sean amamantados. Esto ocurre en mayor medida entre los que nacen con menos de 2.500 gramos, que no son colocados en el pecho materno en la primera hora de vida; en quienes son hijos de madres fumadoras o de madres que trabajan siete horas o más.

Los principales motivos para abandonar la lactancia materna son en mayor medida porque las madres generan cantidad de leche insuficiente o por motivos de trabajo. En los casos en que por diversas razones las madres no pueden amamantar a sus hijos, pueden recurrir a los bancos de leche materna en distintos centros de salud.

La educación es otro factor que influye en el amamantamiento. El porcentaje de bebés amamantados es menor entre las madres que estuvieron menos años en el sistema educativo. Por ejemplo, solo el 7,4% de las madres que estudiaron seis o menos años amamantaron seis meses a sus hijos. Entre las que estudiaron 12 años y más ese porcentaje trepa a 21,7%.

La ley 19.151 de noviembre de 2013 extendió la licencia por paternidad y maternidad para los trabajadores de la actividad privada, que también pretende fomentar el amamantamiento.

Populares de la sección