MSP espera informe de experta que evalúe políticas por dengue

A partir de sus recomendaciones resolverán si se implementan cambios
Esta semana una representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la costarricense Anabelle Alfaro, especializada en dengue desde hace 15 años visitó a Uruguay para evaluar los procedimientos que están realizando desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) ante el riesgo de una epidemia de dengue.

Las autoridades sanitarias esperan un informe que enviará la experta la semana que viene para evaluar si continúan con las políticas que se están aplicando o se realiza alguna modificación a partir de las recomendaciones, aseguraron a El Observador desde el MSP.

A pesar de que la experta dijo que "se está trabajando bien", uno de los principales cambios impulsados por Alfaro fue la recomendación de basarse en un diagnóstico clínico a partir de síntomas y no de una prueba que lo confirme.

"No hay una prueba rápida que diga: 'Usted tiene dengue, váyase tranquilo a casa'. Aún estando la prueba negativa puede ser dengue", aseguró.

Semanas atrás, el MSP había asegurado al semanario Búsqueda que para agilizar los procedimientos de confirmación de casos, se implementarían los test rápidos para discriminar los casos positivos de los negativos en todos los centros de salud.

Otras de las medidas recomendadas por la experta en dengue, –que sorprendió a varios médicos que presenciaron una de sus conferencias-, radica en que el diagnóstico de dengue debería ser clínico y no a través de una prueba de laboratorio, como ocurre en Uruguay desde que apareció el primer caso autóctono de dengue, el 13 de febrero.

Fiebre alta, dolor abdominal intenso y constante, acompañado de vómitos, irritabilidad o somnolencia y sangrado de mucosas son los signos de riesgo de la enfermedad, que deben alertar a los médicos. El dengue no produce mucosidad ni tos. De todas maneras, al ser poco específicos los síntomas porque son compartidos con varias enfermedades, y al tener en cuenta que hasta el momento solo se confirmaron 23 casos autóctonos en todo el país, los médicos manifestaron su interés en la confirmación del laboratorio.

"Hay una gran cola de pacientes esperando por el laboratorio y ese es el problema. Es caro, tedioso y es inútil para la gente", dijo Alfaro.

El laboratorio del MSP se encuentra saturado ya que tiene 597 muestras de pacientes sospechosos en
seguimiento y recibe al menos 50 nuevas cada día.

Todavía el escenario de dengue no está definido, porque es un virus nuevo que ingresa al país y su comportamiento depende de la cantidad de población del mosquito. En ese sentido, el invierno es una aliado ya que disminuye la presencia del Aedes aegypti, vector del dengue. Al no estar recomendadas las fumigaciones masivas, porque eso genera resistencia por parte del vector, la medida principal es la "descacharrización", es decir, vaciar todos los recipientes con paredes rígidas que acumulen agua limpia. De esa manera se evita que los mosquitos establezcan sus criaderos.

Por esa razón, que se transforme en epidémico o no "va a depender mucho de la población". "Si no insisten en eliminar los criaderos que tienen en las casas van a seguir teniendo", dijo Alfaro.
Las autoridades del MSP junto con la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) continuaron con las fumigaciones en Maroñas, el segundo barrio de Montevideo en el que se tomó esta medida luego de que se registraran varios casos concentrados en la zona.

La medida masiva no es recomendada por la IMM, pero en este caso aseguran que se trata de fumigaciones "localizadas" y "espaciales" que buscan disminuir la presencia del vector en las zonas donde se sabe que hay varios casos de dengue autóctono, para evitar que se siga expandiendo. De todas maneras, los expertos aseguran que el dengue llegó para quedarse.

"El dengue siempre es bastante benigno la primera vez, el problema es que se continúe presentando todos los años. Una segunda exposición podría poner en riesgo al paciente de hacer un dengue grave", aseguró la experta.

Populares de la sección