MSP evaluará con expertos si cambia reglamentación de ley de aborto

En un taller académico se debatirá la necesidad de fundamentar el rechazo a la objeción de conciencia

El Ministerio de Salud Pública (MSP) “no descarta” modificar el decreto reglamentario de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en lo que respecta a la objeción de conciencia, reveló a El Observador el subsecretario de Salud, Leonel Briozzo.

Los ginecólogos que no están dispuestos a recetar medicación abortiva son, según datos oficiales, el 30 % del total de especialistas. Si bien la cifra es más baja de lo que varios habían considerado, Briozzo sostuvo que al momento reina “una gran confusión respecto a lo que significa la objeción de conciencia, los alcances, las limitaciones, y cuándo el profesional tiene derecho a adscribirse a ella”. Para él es entendible que así sea, ya que “ha habido poca información y poco debate ético-jurídico” al respecto.

Por eso invitó al Colegio Médico, a la Facultad de Medicina y a la Facultad de Derecho de la Universidad de la República a una “jornada de trabajo”. Será “un taller de alto nivel” del que participarán “los más idóneos” de cada institución convocada. Primero habrá una reunión preparatoria el 19 de febrero, y luego se realizará el taller el 15 de marzo.

“La idea es ponernos de acuerdo en el concepto general que implica la objeción de conciencia. Después el ministerio reglamentará de qué manera se lleva adelante eso”, señaló Briozzo.

El jerarca advirtió que lo que surja de ese debate será determinante. “Es un taller en el que el MSP busca insumos para luego definir de qué manera se va a trabajar este tema en el futuro, es decir, cómo va a ser el procedimiento de la objeción de conciencia”. Los cambios pueden ir desde modificar la reglamentación hasta agregar un nuevo marco normativo para los objetores.

Fundamentar o no

Para Briozzo uno de los ejes del debate gira en torno a si la objeción debe fundamentarse o no. Este tema ocupó buena parte de la discusión pública durante los primeros 15 días de enero, luego de que el subsecretario afirmara que la decisión debía tener “cierto nivel de justificación”. Tanto en el cuerpo médico como en la oposición se multiplicaron las críticas que lo acusaban de “persecución” y “vulneración del derecho a la objeción de conciencia”.

Ni la ley ni el decreto reglamentario especifican que la objeción deba hacerse solo por motivos filosóficos o religiosos. Sin embargo, en bioética la objeción de conciencia es un concepto que va más allá del aborto y que suele interpretarse como una forma de resguardar las convicciones más profundas. En eso se basan los que sostienen desde el MSP que la objeción de conciencia no debería amparar a los que rechazan a la norma, como el catedrático Justo Alonso, quien es ateo y argumentó públicamente estar en contra de la ley pero no de la despenalización del aborto.

Al MSP también le preocupan las situaciones registradas en algunos departamentos en los que todos o casi todos los ginecólogos impusieron objeción de conciencia. Las autoridades entienden que allí hay objeciones que no son “reales”, sino “por conveniencia”.

En el debate que se dará en el MSP, Briozzo se apoyará en un comunicado público del Colegio Médico sobre el tema. Consideró todo el contenido “muy ecuánime y equilibrado”,  pero sobre todo rescatará el siguiente fragmento: “Entendemos que en la conciencia la última autoridad moral es uno mismo, un reducto racional que es necesario defender con responsabilidad y dando razones a uno mismo y a los otros en coherencia con las propias convicciones”.

Según Briozzo, “allí dice algo muy importante, y es que la justificación debe poder darse ante terceros, es decir: se tiene que poder explicar el por qué”.

El presidente del Colegio Médico, Jorge Torres, admitió a El Observador que el organismo no debatió en profundidad ese aspecto y que esa oración “puede dar lugar a distintas interpretaciones”.

Sin embargo, Torres señaló a título personal: “Creo que alcanza con que la persona diga que objeta el hecho. Las razones siempre son éticas, religiosas o filosóficas. Pero no creo que tenga que hacer una fundamentación muy particular sobre eso. Podría entrarse en un interrogatorio sobre aspectos que pueden ser muy íntimos en la decisión de alguien. Creo que no agregaría”. Insistió que el espíritu del comunicado fue “equilibrar” el derecho a la objeción de conciencia de los ginecólogos y el derecho a la atención de las usuarias.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios