MSP levanta emergencia sanitaria por leishmaniasis en Salto

En un año se diagnosticaron 173 perros y la enfermedad va en aumento
Autoridades sanitarias de Salto y Bella Unión sacrificaron 144 perros en un año por ser portadores de leishmaniasis. Esa cifra representa 84% de los animales que dieron positivo y que además mostraron síntomas, por lo que en el Ministerio de Salud Pública (MSP) consideran que la implementación de la emergencia sanitaria en Salto fue "un éxito".

"Cuando uno dice que hay una emergencia y la mantiene durante cuatro años deja de ser una emergencia", dijo a la prensa el director de Salud del MSP, Jorge Quian. Por este motivo, y a casi un año del decreto, las autoridades decidieron darlo de baja, pero continuarán trabajando de la misma manera que hasta ahora. "Vamos a mantener todas las medidas tratando de concientizar a la población de que nuestro objetivo es que no haya casos de leishmaniasis en seres humanos", afirmó el jerarca.

La leishmaniasis es una enfermedad altamente mortal –mueren el 90% de las personas que no son medicadas a tiempo-, que afecta tanto a perros como a humanos. Los animales no pueden ser tratados porque se usa el mismo fármaco en animales y en personas, por lo que la mosquita – el vector- podría volverse resistente.
Los primeros casos de leishmaniasis en Uruguay aparecieron en 2015. En un año se diagnosticaron 173 perros y las autoridades estiman que el número seguirá creciendo.
Si el perro tiene la zoonosis y además presenta síntomas, debe ser sacrificado. El MSP no puede obligar la eutanasia, pero recurre a la Justicia si el dueño se opone. De hecho, las autoridades ya presentaron una denuncia penal a raíz de una mujer que se niega a sacrificar sus cuatro perros infectados.

Por otro lado, si el animal no es sintomático, se aplican siete medidas: el perro no puede salir del domicilio, un veterinario debe controlarlo todos los meses, tiene que llevar un collar con insecticida, se le coloca un chip para rastrearlo, se lo castra y además se debe cuidar la higiene ambiental. Si el dueño no cumple con las indicaciones, se resuelve por la vía judicial y se lo sacrifica.

Aunque se analizaron 3.149 caninos en Salto , no hay control sobre los perros callejeros porque ni siquiera se les hace un diagnóstico. El director de Salud reconoció que estos animales "son un problema" ya que podrían ayudar a la propagación de la enfermedad.

De hecho, Quian subrayó que están haciendo vigilancia activa en Paysandú y Rivera, aunque por el momento no se encontró el vector. "Sabemos que se va a extender porque después que está la mosquita y que está el parásito, se extiende", sostuvo.

Populares de la sección