MSP y ginecólogos ven irreal alcanzar la meta de 34% de cesáreas

El índice de procedimientos quirúrgicos durante el parto no deja de crecer; en 2015 fue del 51%
¿Con qué comparar el dolor del parto? Es muy probable que las mujeres que pasaron por esa experiencia no sepan con qué medirlo, por lo que se limitan a decir: "Es el peor dolor de la vida, pero luego se olvida". Ante este miedo –el de lo incomparable-, son cada vez más las embarazadas uruguayas que piden cesáreas, sin tener en cuenta que es una intervención quirúrgica con los riesgos que ello implica.

La tasa de cesáreas viene creciendo de manera sostenida en Uruguay desde que se midió por primera vez en 1996. En ese entonces, el 22% de los partos se resolvían a través de este procedimiento, mientras que en 2015 -según los últimos datos que se conocieron- fueron el 51,4% de los casos. "A la cesárea se le perdió un poco el respeto. Es una intervención quirúrgica, y por suerte en la mayor parte de las veces no se complica, pero la gente la ve como algo más seguro que el parto", dijo a El Observador el grado cinco en Ginecotocología Washington Lauría.

Uno de los objetivos sanitarios del Ministerio de Salud Pública (MSP) para este quinquenio es reducir el índice de cesáreas en un 10% con respecto a la tasa de 2014 (44,3%), es decir llevarlo al 34% pero la realidad es que no dejan de aumentar.
"Seguramente estos problemas (el alto índice de cesáreas) no se van a resolver en estos cinco años", admitió a El Observador la subdirectora general de la Salud del MSP, Raquel Rosa.
La jerarca expresó que el alto índice de cesáreas es "un problema prioritario" de la cartera y que aspiran a "reservar" este procedimiento para cuando tenga una indicación específica. El ginecólogo Francisco Cóppola, expresidente de la Sociedad de Ginecotología, fue más crítico con el objetivo del MSP.
"No es real querer disminuir la cantidad de cesáreas cuando ni siquiera podemos mantenerla", dijo el ginecólogo Francisco Cóppola.
Asimismo, el porcentaje de cesáreas en Uruguay –incluso el que quiere alcanzar el MSP- está muy alejado de lo que indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estipula que hasta el 15% de los partos deberían ser a través de este procedimiento. "Vemos en los países de las Américas que muchas de las cesáreas son incluso demandadas por las propias embarazadas, pensando que es un procedimiento simple, no doloroso y mucho más rápido", señaló a El Observador el representante de la OMS en Uruguay, Giovanni Escalante.

Aunque la situación uruguaya es una "preocupación" para la OMS, el índice de cesáreas varía entre las instituciones. Dentro del mutualismo, Cosem fue el prestador que quedó más comprometido, con una tasa de 68,4%, según los datos de 2015. Sin embargo, el ranking nacional lo lidera el Seguro Americano, con 79 cesáreas cada 100 nacimientos. "Hay que mirar cuáles son las prácticas en cada una de las instituciones (...), tiene que haber una identificación de cuáles son los criterios por los que se están realizando las cesáreas", afirmó Escalante.

Además, en las instituciones privadas las cesáreas tienen costo si la mujer se la quiere realizar con su ginecólogo y no con el médico de guardia. En promedio, se debe pagar $ 14 mil por la anestesia y entre $ 30 mil y $ 40 mil por el acto médico.

Qué hizo ASSE

El prestador que presentó el menor índice de procedimientos quirúrgicos en el parto fue ASSE, con una tasa de 30,2%. Además, mejoró sustancialmente con respecto al control de las embarazadas, ya que en 2014 solo el 60% de ellas habían sido correctamente monitoreadas y las últimas cifras muestran que el número ascendió al 98%. "Hemos estudiado desde 2013 para acá y nuestros porcentajes de cesáreas se mantienen", señaló a El Observador la responsable del área programática en salud sexual de la institución, Mónica Gorgoroso.

La especialista destacó que el control de las embarazadas "es fundamental" para poder detectar por anticipado todas las complicaciones que pueda tener el parto. "Este vínculo que se establece con el equipo de salud para prepararse para el momento del nacimiento es sin duda una de las mayores fortalezas que tenemos", sostuvo.


Por otra parte, hay que tener en cuenta también las exigencias de las embarazadas en los diferentes prestadores. Mientras que en el sistema privado las mujeres piden la cesárea, en el sistema público eso no ocurre. "No es un problema en nuestras maternidades (...) que la usuarias demanden una cesárea si no hay indicación para ello", dijo Gorgoroso.

En cambio, Lauría señaló que "las mujeres no quieren correr el más mínimo riesgo" y piden la cesárea. "Como médico intentás convencerlas, pero también es un derecho sexual y reproductivo de la mujer", agregó.

Según Gorgoroso, "el diferencial" de ASSE, es que los médicos les explican los beneficios y los riesgos potenciales de cada uno de los procedimientos. "Si la mujer está convenientemente informada (...) es difícil realmente que elija una cesárea cuando no tiene indicación", afirmó.

De hecho, si bien esta intervención quirúrgica suele eliminar el trabajo de parto, la recuperación de una cesárea es más larga y dolorosa. "El parto natural es lo fisiológico, es para lo que las mujeres están preparadas", agregó Lauría.

Hay que estar convencidos

"Los equipos (médicos) tenemos que estar absolutamente convencidos de que la cesárea es una intervención que tiene sus indicaciones, pero que lo mejor para todas las mujeres y los niños es un parto", señaló Gorgoroso.

De hecho, Rosa explicó que trabajan con el personal de salud para "generar una masa crítica de conocimiento" y que sean ellos los que informen a las embarazadas: "Pensamos que la información va a redundar en mejor salud para la madre y para el niño", dijo.


Sin embargo, en un informe realizado por Cóppola en 2015, se establece que "la tasa de cesáreas en las ginecólogas o esposas de ginecólogos está muy por encima de la tasa nacional". El 64,5% de las mujeres encuestadas por el especialista respondió haber tenido una o más cesáreas en los últimos diez años. "Se podría sugerir que tenemos un convencimiento intrínseco (más que lo declarativo) sobre que la cesárea es más segura que el parto", expresa el texto.

Además, el representante de la OMS señaló que tiene que haber un cambio en la "percepción del grueso de la población": "Uno escucha entre la gente que es mucho más fácil, más simple, menos doloroso, no quieren pasar por el trabajo de parto porque hay un componente de dolor". En este sentido, Lauría hizo hincapié en que mientras las mujeres sigan solicitando las cesáreas va a ser difícil que "se puedan alcanzar" las metas del MSP: "A nadie lo operás de algo que no quiere", subrayó.

Populares de la sección

Acerca del autor