Mucho más que ropa de hombre

De cómo dos blogueras estadounidenses redefinen la elegancia femenina con trajes y otras prendas
Dos blogueras de modas estaban paradas una junto a la otra en la presentación de la marca Stampd, en el segundo día de la Semana de la Moda en Nueva York: Caballeros. Cada una llevaba puesto un traje recién hecho, con tenis tan blancos que parecía que nunca habían tenido un encuentro con la calle.

Danielle Cooper, de 31 años, fue jugadora profesional de basquetbol en California, y tiene el blog She's a Gent (en español: Ella es un caballero). Sara Geffrard, de 24 años, fue bailarina en Haití y es la mujer detrás de A Dapper Chick ("Dapper" es un término usado para elogiar la elegancia de un hombre).

"Cuando uso traje, siento que puedo hacer cosas que no haría de otra forma", dijo Geffrard. "Soy una persona muy, pero muy tímida, pero si me pongo un traje, siento mucha confianza en mí misma. Siento que puedo hablar con quien sea. De otra forma entraría y me sentiría algo pequeña".

Cooper dijo: "Estamos en una era en la que los hombres y las mujeres usan de todo. No importa si eres gay o heterosexual. Para nosotras, realmente se trata de mostrarles a las jóvenes mujeres que pueden ponerse lo que quieran".

Su enfoque de la moda tiene mucha lógica en un momento en el que el que el actor y músico Jaden Smith se pone faldas, el rapero Young Thug declara que no existe tal cosa como el género y en una columna de consejos en "Teen Vogue" se ofrecen pistas para averiguar cuál es la identidad de género.
Bill Cunningham, de The New York Times, capturó con su lente a las mujeres en febrero y calificó su estilo en el vestir como "absolutamente soberbio".

Hace poco, en la presentación de Stampd, Cooper y Geffrard se abrieron paso entre la multitud, compartieron observaciones sobre la ropa. Señalando un par de pantalones cortos, verde olivo, Geffrard dijo que le recordaban el corte amplio, popular en los 1990.

"Pero cambió los bolsillos al frente para hacer que se vean más modernos", dijo sobre el diseño de Chris Stamp. Cooper añadió que le recordaban la ropa que usan miembros del ejército (su padre fue uno de ellos). "Está tomando ese aspecto de vieja escuela y haciéndolo para la nueva generación, elevando el bolsillo", agregó.

Las mujeres siguieron intercambiando ideas mientras consideraban qué prendas eran sus favoritas. Cooper enfatizó ciertos momentos de una claridad compartida con una sonrisa y la exclamación: "¡Sal de mi cabeza!".

Acción conjunta

Cooper y Geffrard se conocieron hace más de un año en la inauguración de una tienda.

"Las dos éramos tímidas", contó Geffrard. "Yo la vi a ella y ella me vio, y, al final, nos dijimos algo la una a la otra".

Pronto, se hicieron buenas amigas, relacionándose por una experiencia que tuvieron porque las acosó otra bloguera en el ciberespacio, a quien declinaron mencionar, y el amor compartido por la ropa para hombres.

Cooper y Geffrard, que asistieron a más de una docena de desfiles en la Semana de la Moda de Nueva York: Caballeros, hablan a menudo de empoderar a su género y de representar a las lesbianas, los gays, los bisexuales y la gente transgénero. Ambas han hecho equipo con Nike para su campaña #BeTrue, en la que recaudaron dinero para una organización no lucrativa que trabaja para terminar con la discriminación en los deportes. Geffrard fundó Dapper Chicks de Nueva York, que lucha para elevar la conciencia sobre problemas como el acoso y la igualdad de las mujeres, y Cooper ha trabajado en la Campaña de los Derechos Humanos.

Durante los desfiles para caballeros, unos cuantos manifestantes protestaron afuera de Skylight Clarkson Sq en Lower Manhattan, que llevaban puestas camisetas que decían "No disparen" y "Walter Scott".

"Hay tantas marcas importantes y corporaciones aquí, en este momento", dijo Geffrard. "Era una acción necesaria. Quizá algunas personas no estaban poniendo atención y no eran sensibles en cuanto a lo que pasa en la comunidad. Están aquí para recordarnos que la vida de los negros importa".

Cooper y Geffrard son atléticas y, cuando eran más jóvenes, escogían ropa informal para caballero que se veía bien en los tribunales, en un estudio de baile y en la casa. ¿Por qué el cambio a prendas más formales?

"Yo solía usar más de esa ropa informal urbana, y me lanzaban miradas que realmente no me gustaban", dijo Geffrard. "Entraba en una tienda y alguien me seguía. Cuando empecé a vestirme como lo hago ahora, ya no me pasaba eso".

Para Cooper, el estilo que vio en Alemania, donde jugó basquetbol profesional, influyó en la forma en la que piensa de la moda. Lo mismo le pasó a Scott Disick, de Keeping Up With the Kardashians.

"Creo que Scott Disick es el mejor vestido", dijo Cooper. "Cuando estaba cambiando de la típica ropa de calle a algo más elegante, ningún otro hombre usaba trajes verde limón a rayas finas. Yo dije: 'Algún día quiero vestirme como él'".

Si bien abundan los ejemplos históricos y ficticios de mujeres en ropa de hombre, es frecuente que se caracterice el deseo de ocultar el género con otras intenciones (por ejemplo, Mulan, Juana de Arco o Amanda Bynes en "She's the Man"). Geffrard y Cooper no tienen ningún interés en ese tipo de cosas, un deseo que entiende su sastre, Shao Yang, de Tailory New York.

"De hecho, estos trajes son para dama", dijo Geffrard, y agregó que Yang se cuida de agregar toques femeninos a los trajes al, por ejemplo, ajustarlos ligeramente más de lo usual en la cintura.

"No quiero ser un tipo", dijo Cooper. "Quiero ser una mujer en ropa de hombre, como Olivia de 'Scandal' o Ellen DeGeneres".

Los periodistas de modas pueden ver muy bien cuáles son sus intenciones. "En lo primero en lo que piensas cuando ves a Danielle y a Sara es: 'Hay elegancia' y no en '¿son hombres o mujeres, negras o blancas?'", comentó Wendell Brown, el director creativo independiente de the Daily Beast.

David Yi, un reportero de modas en Mashable, dijo: "Hay un movimiento para que no se segregue a la ropa por el género, sino, más bien, por color o talla o forma".

Fuente: Valeriya Safronova - The New York Times

Populares de la sección