Mujeres de bajos recursos y que viven en el interior tienen mayores niveles de desempleo

Casi la mitad de las mujeres ocupadas hacen trabajos no remunerados pese a tener mejores niveles educativos

En los últimos 30 años, las mujeres lograron cada vez más encontrar su sitio dentro del mercado laboral, aumentar sus niveles de empleo y mejorar sus salarios. Sin embargo, los avances aún siguen siendo insuficientes ya que las mujeres todavía son las que tienen mayores niveles de desempleo y salarios más bajas a pesar de estar más capacitadas. La situación más crítica es la de las mujeres de ingresos más bajos y las que viven en el interior del país, según se desprende del Mapa de género de Uruguay elaborado por el Centro Interdisciplinario de Estudio sobre el Desarrollo (Ciedur) en sintonía con la secretaría de Género del PIT-CNT.

El estudio, presentado el pasado viernes en la sede de la central sindical, recopila indicadores sobre la situación de los trabajadores y sindicalistas e identifica las desigualdades de género.

La tasa de desempleo en las mujeres bajó en los últimos años pero todavía supera el promedio. Según el estudio, el nivel de desempleo nacional en las mujeres se ubicó en 8,9% en 2015, mientras que la de hombres fue 6,4% y el promedio nacional fue de 7,5%.

La brecha es todavía mayor si se miran los datos de las mujeres que viven en el interior del país. La tasa de desempleo de mujeres que viven en localidades de más de 5 mil habitantes es de 9,6% mientras que la de los hombres es de 6,5%. Por otra parte, en localidades de menos de 5 mil habitantes y zonas rurales la tasa de desempleo es de 7,7% en mujeres y 4,2% en hombres.

Si se mira por ingresos la situación es aún más alarmante ya que los niveles de desempleo de las mujeres que pertenecen al primer quintil -es decir, las que tienen menores ingresos- fue de 23%. Esto es casi el doble que el nivel de desempleo de los hombres en igual situación (12.7%).

Lea también: Recién en 2044 las mujeres uruguayas ganarán lo mismo que los hombres

Consultada por El Observador, la economista Alma Espino, integrante de la comisión directiva de Ciedur, dijo que estas cifras son "preocupantes" ya que se entrecruzan los problemas de equidad de género con los de equidad social.

"Creo que las mujeres en muchos aspectos han mejorado su situación laboral, no obstante se sigue notando brechas muy importantes, por eso la necesidad de políticas públicas que abarquen otros temas", expresó.

Las mujeres son las que presentan niveles educativos más altos en comparación con los hombres. Según el estudio, el 23,7% de las mujeres tiene un nivel educativo universitario, mientras que en los hombres la cifra es 16.3%. Sin embargo, la brecha del promedio de remuneración por hora entre hombres y mujeres ocupados fue de 7,7% en el país y 10,2% en Montevideo a favor de los hombres.

"Si las mujeres estuvieran remuneradas en función de los niveles educativos que presentan no tendrían que ganar lo mismo que los hombres, tendrían que ganar más", manifestó Espino.

En ese sentido, la economista hizo referencia al hecho de que la participación de las mujeres en la actividad laboral sigue estando condicionada por la cantidad de horas que dedican al trabajo no remunerado. Es decir, a las tareas domésticas, de cuidado o trabajo voluntario por el que no se recibe remuneración. Según el Mapa de género, el 49,2% de las mujeres ocupadas realiza este tipo de trabajo.

Frente a este contexto, Espino destacó como una de las metas prioritarias la puesta en vigencia de un sistema nacional de cuidados que brinde a las mujeres mayor igualdad de oportunidades para salir a trabajar y a su vez mejore la situación laboral de muchas mujeres que trabajan en estas tareas y que en la actualidad están en condiciones de informalidad.


Populares de la sección