Munyo: compromiso del gobierno contra la inflación "no se ve con firmeza"

El economista dijo que la suba de precios es la principal amenaza contra el grado inversor
La inflación es la principal amenaza que tiene Uruguay contra el grado inversor. Si bien no hay peligro de perder el reconocimiento de las calificadoras de riesgo en el corto plazo, el economista Ignacio Munyo entiende que puede generar "una situación compleja" en 2017 si el gobierno no logra encauzar los desequilibrios macroeconómicos.

En entrevista con El Observador TV, dijo que el déficit fiscal es un problema, pero no representa una amenaza desde la perspectiva del grado inversor por el criterio que tienen las calificadoras de riesgo para evaluar una economía como la uruguaya, pero "sí la inflación es fundamental".

"La inflación es la variable más difícil de manejar, porque no solo depende del gobierno sino también de que sus señales sean creíbles", dijo el director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa del IEEM (Universidad de Montevideo).

En ese sentido, dijo que el gobierno de Tabaré Vázquez tiene que dar "señales más claras de que está comprometido con la inflación". Sostuvo que el aumento de encajes del Banco Central es una señal positiva, pero que "no alcanza porque el compromiso (de todo el gobierno) no se ve con firmeza".
De todas maneras, el experto es más optimista que otros colegas en cuanto a la permanencia de la inflación en dos dígitos. Espera que, aun sin grandes innovaciones en materia de política, la inflación baje de 10% antes de fin de año y cierre 2016 en 9,5%.

Sostuvo que la inflación de dos dígitos complica las negociaciones colectivas. Con las pautas salariales actuales que defiende el Poder Ejecutivo, sostuvo, "habrá pérdida del salario real" en algunos sectores.

"Los trabajadores y consumidores no tienen porqué entender que la inflación esté en 10%, porque eso no tiene nada que ver con el enlentecimiento de la economía", sostuvo Munyo.

Las tarifas y el gasto público

Munyo dijo que las tarifas públicas tuvieron mucho que ver con la aceleración inflacionaria, porque permitieron cerrar la brecha entre un gasto en aumento y una recaudación en caída. "Pero no es sostenible, es muy costoso", concluyó.

"Todas las decisiones que se toman tienen efectos secundarios no deseados. Está intentado cumplir con todas las partes. La educación es fundamental. El sistema de cuidados es fundamental. Tiene que atender mayor presupuesto de seguridad. Y en este contexto, tiene cada vez menos para financiar ese gasto", explicó.

En ese escenario, mostró su discrepancia con el manejo del ente petrolero. ""ANCAP está condicionando el manejo macroeconómico", y resta margen de acción al Banco Central y al Ministerio de Economía, afirmó.

"Se fue capitalizando en los últimos 18 meses por los uruguayos que cargamos nafta y pagamos un boleto", sostuvo. Con la baja del precio del petróleo, "se prefirió fortalecer ANCAP y no destinar a otra cosa". Y ese proceso no se vio acompañado de un "cambio importante en materia de gestión y eficiencia".

"Perdimos 18 meses muy costosos", se lamentó.

Otro elemento que afecta la inflación es el tipo de cambio. El equipo de economistas liderado por Munyo proyectan un dólar a $ 36 para el cierre del año, aunque sostuvo que está "sujeto a cambios en el exterior" y que si se mantiene la estabilidad del dólar en Brasil, podría cerrar por debajo de ese umbral.


Populares de la sección