Murió el Parlamento de los "dotores"

"Solo" hay 19 abogados entre los 130 legisladores que asumieron en el nuevo período parlamentario

El Observador informa hoy que de los 130 legisladores que asumieron esta semana, “solo” 19 son abogados. Esta profesión puede ser importante a la hora de hacer leyes ya que esa es una de las funciones centrales de un diputado o de un senador.

Habría que preguntarse si, por ejemplo, las leyes que en el gobierno de Mujica fueron “rebotadas” por la Suprema Corte de Justicia resultaron producto de una carencia de abogados entre los legisladores.

En el Parlamento hay comisiones. Todos los proyectos de ley pasan por esas comisiones a las que se convoca a expertos en el tema a legislar. A veces van allí los ministros de la Suprema Corte de Justicia, y les dicen a los legisladores que tal ley es inconstitucional, pero los legisladores van e igual la votan ¿Qué piensan los legisladores que van a hacer esos mismos jueces cuando les llegue la ley que, obstinadamente, el Parlamento intentó impulsar?

Y además están los asesores, donde hay diputados que le pueden dar una mano al legislador.

Esas patinadas, como las de las leyes declaradas inconstitucionales durante este gobierno, parecen consecuencia de decisiones políticas (lo político por sobre lo jurídico, ¿recuerdan?), tomadas por políticos (no por solo abogados), que saben, o deberían saber, que esas leyes serán analizadas por otro poder del Estado que, lejos de ser apolítico, es tan político como el gobierno o el Parlamento.

A quienes piensan que el Judicial es un poder solo técnico, basta recordarles que la Ley de Caducidad, por mencionar una que divide a la sociedad casi en mitades, fue inconstitucional para una Corte y constitucional cuando la Corte cambió.

¡Ojo! ¿preocupado por la calidad de quiénes hacen las leyes? ¿Y qué tal de los que las aplican? Hay historias de aspirantes a juez y de magistrados ya en sus cargos, que meten miedo.

¿Cómo diferenciar a aquellos que valoran negativamente la presencia de universitarios en el Parlamento por temor a una decadencia del Estado de Derecho de aquellos que solo están molestos porque el lugar de los “dotores” lo llenó el vulgo?

Quizás lo que hay que pedirle a los legisladores no son sólo conocimientos legales, sino, y sobre todo, sentido común. Después de todo, para los tiempos que corren, que haya 19 abogados en 130 legisladores quizás es un montón, si el Parlamento pretende representar a una sociedad donde hace décadas que la educación se desangra a chorros y el llegar a ser “dotor”, una quimera, salvo para unos pocos.

Los sectores históricamente dirigentes no fueron capaces de darle un nivel mínimo de instrucción a sus dirigidos, olvidados en escuelas y liceos que, hasta hace poco, se llovían y olían a mierda.
La clase dirigente enfrenta ahora ese fracaso u omisión; y sus consecuencias vienen por ellos.


Comentarios

Acerca del autor