Museo Frida Khalo, una gestión moderna y audaz

Administrar exitosamente dos museos es una empresa difícil. Sin embargo, se puede lograr con profesionalismo y sabiendo cuál es el foco verdadero

Por Linng Cardozo

FRIDA COMO MARCA. Todos los días del año, a las 10 de la mañana, hay gente haciendo cola para ingresar al museo Frida Khalo. En 10 años, la asistencia de público creció más del 100%; el 2014 puede cerrar con cerca de 340 mil personas. El museo es la vieja casa familiar. Allí vivió sus accidentes, sus inmovilidades, sus amores, sus dichas y su travesía artística. Frida es la pintora latinoamericana más famosa del siglo XX y figura fundamental del arte mexicano. Fue pareja de otro pintor emblemático mexicano, Diego Rivera, y su tumultuosa pasión –quizás en venganza por un Rivera infiel- la llevó a mantener una íntima relación con el revolucionario ruso León Trostky. (El museo de Trosky –su antigua casa, en donde lo hirieron de muerte, está a 7 cuadras del de Frida). Diego Rivera la amó: “Tu genio (…) está en el cuadro y en tu imagen. Decididamente no hay ningún pintor viviente que pueda hacer lo que tú. Te has echado al pico a toda la raza pintante", escribió el artista mexicano. Frida expuso en vida en la Julien Levy Gallery, en Nueva York (1938); en la Galerie Renou et Colle, en París (1939); en la Galería de Arte Mexicano de Inés Amor, en la Ciudad de México (1940); en la Exhibición Internacional de Surrealismo, y en la Galería de Arte Contemporáneo de Lola Álvarez Bravo (1953). “Es un nombre poderoso, pero con el nombre sólo no hacemos nada”, dice a Retazo de los Cielos, Hilda Trujillo, cientista política, directora de los museos Frida Khalo y Diego Rivera.

PROFESIONALISMO O SURFEAR EN LA MARCA. Hilda habla con pasión, cuenta detalles de su gestión. Recibe a este periodista en el hermoso jardín del museo, allí mismo donde Frida caminaba con la ayuda de Rivera y de Trosky. Hilda se acuerda de un dato y le pide a un ayudante. Sigue hablando. “Nosotros tenemos claro que para difundir la obra de Frida hay que tener dinero. Preservar el legado es un foco pero solamente es posible ello si logramos que los museos sean sustentables. Tenemos claramente identificados los perfiles de nuestro personal. Tenemos una intranet con los objetivos, tareas, planes. Todo el mundo aquí sabe para donde vamos; tenemos que estar alineados,” subraya con énfasis, mientras pide otro dato a un asistente. “A mi no me alcanza saber el valor de la marca –como dicen los de marketing-; con ello sólo no alcanza.”

¿CÓMO SE FINANCIA? Los museos se financian con un 40% de entradas (en el Frida Khalo cuesta unos 4 dólares), otro 40% de merchandising y un 20% de otras actividades como eventos, sponsor o muestras en el exterior. “Todos los años terminados ajustados pero siempre guardamos algún dinerillo para contingencias o fases críticas”, agrega.

PERFIL DEL DIRECTOR DE MUSEO. “Puedes provenir de distintos campos, pero debes tener alma para ser un gestor cultural.  Algo muy importante es realizar capacitaciones de alto liderazgo, además  tener el liderazgo para lograr las relaciones que  permitan obtener patrocinios y apoyos para el museo. Finalmente no tiene que ser especialista pero si conocer muy bien el manejo presupuestal y financiero. Definitivamente debe ser alguien que sepa consolidar equipos de trabajo, rodearse de gente entusiasta e inteligente”, dice Hilda y enseguida llama al encargado de redes. Me explica todo el funcionamiento de la intranet del museo.

LAS REDES SOCIALES. “Las redes sociales son determinantes; han ayudado ampliamente a acercar un mayor público a los Museos. Yo estoy convencida de que son un parteaguas para la cultura”, agrega Hilda. Llama a la encargada de comunicación y explica en detalle que hoy por hoy tienen un rango de visibilidad en redes sociales como el museo Reina Sofía.

NOTA. El cuadro que acompaña esta nota es de Frida Khalo; fue el último que hizo antes de su muerte en 1954.


Comentarios

Acerca del autor