Mutuas señales del chavismo y la oposición para reducir la tensión

El gobierno de Maduro liberó presos políticos y la MUD suspendió juicio
El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, suspendió ayer el juicio sobre la responsabilidad política del mandatario Nicolás Maduro en la crisis del país, así como una marcha al palacio presidencial, ante el inicio de un diálogo con el gobierno.

"Aprobado, se acuerda diferir" los puntos de la agenda, anunció ayer el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, tras explicar que no se trata de una "capitulación" de la oposición, sino que se inscribe en la búsqueda de una solución a la crisis.

"Con el choque y la confrontación no hemos logrado resolver el conflicto", dijo el jefe del Poder Legislativo. "Todo proceso de conversación supone recíprocas concesiones", agregó.

Tras la sesión parlamentaria, Ramos Allup también anunció la suspensión de una marcha hacia el palacio presidencial de Miraflores, convocada por la oposición y prevista para mañana, según dijo por pedido del Vaticano.

"Nos han solicitado que los eventos de marcha para el jueves sean pospuestos. Es sensato acatar", afirmó el asambleísta.

El jefe de la bancada opositora, Julio Borges, quien presentó la propuesta de aplazamiento por parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), señaló que uno de los principales resultados que esperan del diálogo es el adelanto de las elecciones presidenciales.

Según Borges, la oposición planteó además en la instalación de la mesa de diálogo, el pasado domingo, la liberación de opositores en prisión, que el Parlamento recupere "a plenitud" su poder y el nombramiento de nuevas autoridades electorales, acusadas de servir al gobierno y que suspendieron un referéndum revocatorio contra Maduro.

Añadió que la MUD propuso también al Vaticano que "de manera urgente se establezcan las medidas" para solucionar el desabastecimiento de alimentos y medicamentos.

"Estamos dándole el voto de confianza al Vaticano; nosotros no creemos en el gobierno. Todo nuestro esfuerzo se hace en función de que nuestro pueblo pueda votar", manifestó Borges.

La MUD, una coalición que se dividió frente al diálogo –16 de sus partidos consideraron que no estaban dadas las condiciones– tomó la decisión unánime de postergar el juicio.

"Hacemos votos para que este diferimiento no sea eterno. Respetamos y aceptamos la opinión de la mayoría de nuestros compañeros", afirmó en el hemiciclo el diputado Freddy Guevara, del partido Voluntad Popular –fundado por el encarcelado Leopoldo López–, que se autoexcluyó del diálogo.

Aunque los diputados opositores lo han calificado de "juicio político", esa figura no existe en la Constitución, por lo que no se le puede hacer a Maduro un impeachment, como ocurrió en agosto contra la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

"No es suficiente con diferir este punto que reconocemos como una decisión valiente. Deben renunciar a cualquier vía inconstitucional para resolver la crisis", manifestó al tomar la palabra el jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez.

La justicia, acusada por la oposición de estar a merced del gobierno, declaró al Parlamento en "desacato" y sus decisiones son consideradas nulas.

Maduro aplaudió el gesto

"Están cogiendo mínimo (se están calmando), muy bien", dijo Maduro ayer en el estreno de su programa radial de salsa. "Felicito a la oposición", agregó.

Ambas partes iniciaron conversaciones formales el domingo, ante mediadores extranjeros, incluido un representante del Vaticano, con miras a avanzar en un diálogo que supere la aguda crisis política y económica que atraviesa el país.

Más temprano, en el primer gesto del gobierno de Maduro con el diálogo, autoridades venezolanas liberaron a tres activistas detenidos hace poco más de un mes (ver apunte). No obstante, los adversarios del presidente pidieron mayores consideraciones.

La MUD condicionó el progreso de las conversaciones a la liberación de más de un centenar de "presos políticos", incluidos el dirigente Leopoldo López y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

También exigieron que se convoque lo más pronto posible a elecciones presidenciales, se cambie a la directiva del árbitro electoral y que se restablezca el estatus de la Asamblea Nacional, que según la justicia está en desacato por incorporar a sus filas a tres diputados bajo investigación.

"Si pasan 10 o 12 días y no pasa nada, pues tendremos que pararnos de la mesa", dijo Ramos Allup.

Populares de la sección