Nacho Cardozo cumple un sueño artístico al dirigir El violinista en el tejado

La obra, que presenta a más de 40 actores en escena, se estrenó la semana pasada en El Galpón
Desde que Ignacio "Nacho" Cardozo vio por primera vez la producción El violinista en el tejado, montada por Omar Varela hace 24 años, tuvo claro que era el musical que quería llevar a escena. Más aún, se convirtió en su principal sueño artístico. Ahora, luego de varios meses de ensayos, castings y preparativos, El violinista en el tejado, vio la luz de los escenarios.

Así como El fantasma de la Opera y otros títulos similares, El violinista en el tejado ha sido representado varias veces en algunos de los escenarios más importantes del mundo –en Broadway, por ejemplo– e incluso tuvo una adaptación a la pantalla grande en 1971. La obra está basada en una historia de Sholom Aleichen titulada Las hijas de Tevye.

"Hace 24 años quedé encantado con la versión de Omar Varela por lo que la obra transmite, por lo que representa, por su temática, y porque las relaciones humanas seguirán siendo el gran tema del teatro. Y esta obra habla de eso", dijo Cardozo a El Observador.

El violinista en el tejado aborda la historia de una comunidad judía asentada en la Rusia de principios de siglo XX, más precisamente la vida de una familia de clase baja compuesta por un matrimonio y cinco hijas, que viven bajo el opresivo régimen zarista. En la obra se cruzan las costumbres judías más tradicionales con las nuevas corrientes de pensamiento de los jóvenes, lo que gesta una serie de choques que influirán de manera importante en la comunidad.

"Siempre me interesaron las costumbres y las tradiciones judías, me llamaron la atención", agregó Cardozo. En ese sentido, la obra fue declarada de interés por la Comunidad Israelita de Uruguay, y su presentación se ha enmarcado en los festejos de los cien años de la Kehilá en el país.

Para que la obra sea lo más fiel posible a la hora de poner en escena las costumbres judías de otras épocas, el equipo de producción se asesoró con distintos miembros de la comunidad, que asistieron a ensayos y otras instancias de preparación y colaboraron, por ejemplo, en la producción de las danzas. "Quiero que todo sea adecuado y no faltarle el respeto a ninguna persona con el espectáculo", aseguró el director.

Producción multitudinaria

Una de las características que sobresalen de El violinista en el tejado es la dimensión de su elenco. Más de 40 actores suben al escenario en cada función, algo que representa un reto para Cardozo a la hora de dirigir, pero que –según aseguró– no significó un problema por la "seriedad y la organización" con la que se abordó el espectáculo.

El multitudinario elenco, que incluye importantes nombres del teatro nacional y rostros jóvenes que han surgido en el último tiempo en las escuelas de comedia musical del país, lo componen entre otros Humberto de Vargas Filomena Gentile, Lea Bensason, Alberto "Coco" Rivero, Elena Brancatti, Pablo Musetti, Miguela Gimenez y Melanie Catan.

Para encontrar a los actores más jóvenes, la producción puso en marcha un proceso de selección en setiembre del año pasado. "Armar el casting fue muy complejo por el espectro de edades que tienen los personajes", explicó el director.

Los papeles de los mayores, por su parte, tampoco estaban signados de antemano, con la excepción de un solo nombre: el de Humberto de Vargas. "Una de las condiciones que puse es que la tenía que hacer Humberto, si no, no sabía cómo la íbamos a hacer. Él lo hace todo verosímil, creíble. Y atrás de él vinieron un montón de nombres pesados del teatro uruguayo que contrastan con la camada más joven que tenemos", contó Cardozo.

El violinista en el tejado se estrenó el miércoles pasado y está en cartelera en el teatro El Galpón todos los miércoles y jueves a las 20.30 horas. Las entradas están en venta en Tickantel y boleterías del teatro desde $ 800 a $ 1.200.

Populares de la sección

Acerca del autor