Naturaleza al Oeste

California, Nevada y Arizona tienen un sinfín de atractivos naturales
que escapan a las grandes ciudades de esa zona de Estados Unidos
Entre los estados de California, Nevada y Arizona, en Estados Unidos, existe una enorme cantidad de tierra que ofrece paisajes inolvidables. Lugares donde la naturaleza se impone de manera rudimentaria y absoluta. Un abanico de desiertos, quebradas, valles y rutas que enamoran a cinéfilos (tanto la pantalla grande como la televisión se han encargado de mostrarlas una y otra vez), y a amantes de las actividades al aire libre.

Diferentes rutas, paisajes y colores. Algunos desérticos, otros de frondosa vegetación, fauna y saltos de agua. La costa oeste de Estados Unidos tiene mucho para ofrecer.

El Gran Cañón

Si hay un lugar emblemático e hiper famoso en el suroeste estadounidense es el Gran Cañón. Es el baluarte de la visita a esta zona. Yendo desde Las Vegas se llegará al Gran Cañón por su borde Sur.

De las diversas alternativas para llegar, lo más habitual es ir en auto desde Las Vegas, o tomar una excursión. Lo normal es que, iniciando el viaje a primera hora de la mañana, se llegue al parque nacional a primera hora de la tarde. Desde el Centro de Visitantes del Sur se disfrutan las mejores vistas y, además, se pueden contratar varias excursiones y actividades turísticas. Para llegar al borde norte hay que recorrer unos 350 kilómetros.

Morir en el intento

El Valle de la Muerte es uno de los sitios más visitados de la zona. Su nombre está inspirado en la gran cantidad de colonos y buscadores de oro que hacia 1850 morían intentando cruzarlo bajo temperaturas similares a las del Sahara. Uno de los mayores atractivos es la piscina de sal de Badwater. Es el punto más bajo respecto al nivel del mar del hemisferio occidental. Desde el Pico de Dante se obtienen las mejores panorámicas, con piedras que cambian del púrpura al negro.

Jack Topping -flickr.jpg
Crédito: Jack Thoping
Crédito: Jack Thoping

El árido desierto

Ubicado en la frontera con el Estado de Nevada, el desierto de Mojave y sus desordenadas cumbres parecen multiplicarse en distintas direcciones, que son el preludio de una impactante vista del llano poblado de cactus y reflejos de cuarzo.

Comienza en el pequeño pueblo de Mojave –en la intersección de las autopistas 14 y 58– que vivió su momento de fama con el auge de la industria aeroespacial y su estratégica proximidad a la base aérea Edwards. Muchos estudiantes de paleontología y arqueología organizan expediciones para apreciar los petroglifos que –según se presume– fueron creados hace 200 años por los pobladores originales, los indios Chemehueve.

Yosemite y Sequoia

El parque Yosemite es uno de los más famosos de la costa oeste. Con una vegetación frondosa e interminables saltos de agua, este lugar nunca deja de ser visitado.

Mariposa Grove es el bosque donde se encuentran las secuoyas gigantes, el Half Dome y El Capitán (dos prominentes formaciones rocosas) y las cascadas Bridalveil y Yosemite.

yosemite tapa edward stojakovic.jpg
Crédito: Edward Stojakovic
Crédito: Edward Stojakovic

Dentro del predio, muy bien equipado, hay hoteles, campings y un centro de atención al visitante con tiendas, licorerías y restaurantes. Dentro del parque Yosemite es importante usar mapas o hacerlo con guías.

Los momentos del día preferidos son los amaneceres y los atardeceres, donde la fauna –que no se debe alimentar– se encuentra en mayor actividad. La recomendación es mantener distancia prudencial y no alejarse de los caminos.

En Sequoia, la experiencia del sol filtrándose entre las altas copas de las secuoyas es indescriptible, sólo estando ahí se puede apreciar.

El General Sherman Tree es el más famoso, el ser vivo más antiguo de la tierra. Con menos infraestructura que Yosemite –y bastante menor concurrencia–, los puntos de interés del Sequoia y el King's Canyon se enfocan hacia su lado salvaje: muchas sendas se mantienen vírgenes y la concentración de ejemplares de árboles gigantescos es más importante: el General Grants Cove reúne una gran cantidad de secuoyas de más de 3.000 años de edad.

Un parque volcánico

En 1916 esta porción de tierra se convirtió en una reserva donde es posible observar, en un mismo lugar, los cuatro tipos de volcanes existentes en el mundo.

Lleva por lo menos tres horas explorar los alrededores del parque nacional volcánico Lassen, haciendo paradas para disfrutar de los pozos de barro caliente de Bumpass Hell o en el inicio del trayecto que lleva al borde del cráter.

Los géiseres y manantiales abundan a lo largo de los espacios reservados para el trekking.

CAMINOS TEMÁTICOS

ruta vino1col.jpg

Tal vez una alternativa relajada y para experimentar el placer de otros sentidos en la costa oeste de Estados Unidos es la ruta del vino. La vitivinicultura ha atraído gente de todas partes del mundo; así se desarrolló toda una industria paralela vinculada al turismo en los condados de Napa, Mendocino y Lake.

San Francisco-Petaluma-Sonoma: Comparado con el tono victoriano de Petaluma, en Sonoma la característica predominante es el adobe y el estilo mexicano que se aprecia en las casas circundantes a la plaza. Se impone llegar hasta la bodega de Sebastiani Vineyards, en las cercanías de la plaza, una de las más famosas y añejas. También resultan interesantes la casa y los jardines de Luther Burbank, un botánico que vivió allí y desarrrolló cerca de 800 plantas nuevas.

Ukiah: Este es el centro más importante del medio rural del condado de Mendocino y una base ideal para explorar las diferentes bodegas.

Lakeport-Clearlake-Napa Valley- Vallejo: El Valle de Napa, además de ser el corazón del wine country (país del vino) también se destaca como destino culinario.

La ruta 66

Fue el principal itinerario de los inmigrantes que iban al oeste de Estados Unidos, especialmente durante las tormentas de polvo de los años 30, y sostuvo la economía de las zonas por las que atravesaba la carretera. Parte de la ruta 66 ha sido señalizada con letreros de "Historic Route 66". Emblemática y cinematográfica, es uno de los puntos importantes a conocer, aunque sea en algún tramo, de este recorrido por el oeste.

vicente villamón flickr.jpg
Crédito: Vicente Villamón
Crédito: Vicente Villamón

La ruta del Oro

ruta oro 1col.jpg

Muchos de los asentamientos que se iniciaron en la época de la Fiebre del Oro aún sobreviven como atracciones turísticas. La ruta del oro es un circuito ideal para quienes buscan los bed and breakfast, el arte folk, la buena comida y las antigüedades.

San Francisco-Sacramento: Aunque no muchos lo saben, Sacramento es la capital del Estado de California y conserva su estilo victoriano con grandes mansiones, amplios bulevares y un casco antiguo que vale la pena conocer.

Auburn-Grass Valley-Nevada City-Coloma-Placerville: Museos, edificios reciclados y viejas minas de oro son parte de este trayecto.

Jackson-Angels Camp-Sonora: Las minas más profundas del continente estaban ubicadas en las cercanías de Jackson.

Mariposa-Oakhurst: La histórica Mariposa refleja la tradición de la Fiebre del Oro; Oakhurst es una de las puertas de entrada más populares a Yosemite.

La herradura de caballo

Uno de los lugares más impactantes en la costa oeste de Estados Unidos está en Page, Arizona. Allí se encuentra la denominada Horseshoe Bend, una formación rocosa rodeada por un río que se puede ver desde las alturas y que tiene la forma de una herradura de caballo.

1col-herradura Graeme Mclean Flickr.jpg
Crédito: Graeme Mclean
Crédito: Graeme Mclean


Vista privilegiada

El Skywalk del Grán Cañón del Colorado, literalmente traducido como "caminata en el cielo", es una plataforma de cristal construida en esta monumental formación rocosa que permite tener un espectacular panorama de la naturaleza a 1.400 metros de altura.

skywalk 2col Richard martin-flickr.jpg
Créditos: Richard Martin
Créditos: Richard Martin