Ni en figuritas: la inexistente relación entre Tabaré Vázquez y Luis Lacalle Pou

¿Por qué el presidente y el principal líder opositor nunca se reunieron?
Faltaban pocos días para las elecciones nacionales y la campaña electoral estaba en su punto más intenso. Los dos principales candidatos –Tabaré Vázquez y Luis Lacalle Pou– recorrían el país en busca de votos, pero apenas habían coincidido en un panel organizado por la Asociación Rural, junto con Pedro Bordaberry (Partido Colorado) y Pablo Mieres (Partido Independiente). Y nada más.

Venían, eso sí, de duros enfrentamientos públicos. A Vázquez no le había gustado nada la propuesta de Lacalle Pou de crear un "consejo de ancianos" con los expresidentes ni el gesto de hacer "la bandera", como símbolo de juventud y destreza. El expresidente había desaconsejado votar a la "sub 20" y calificaba las propuestas de Lacalle Pou de "pompas de jabón".

Pero en la noche del 6 de octubre, los dos candidatos y sus comitivas coincidieron en un hotel en Melo. Al otro día, a la hora del desayuno, se cruzaron. El blanco le pidió "un minuto" y ambos fueron a un rincón, donde mantuvieron un breve diálogo, según contó en aquel momento el diario El País, que presenció la conversación. Lacalle Pou le reprochó el tono de algunas de sus afirmaciones, a lo que Vázquez respondió que los comentarios no eran personales. Luego, las versiones sobre los detalles de la conversación –que terminó de forma abrupta– fueron diferentes. Ese episodio, según varias fuentes consultadas, marcó lo que luego vendría.

Desde que Vázquez asumió la Presidencia de la República el 1º de marzo del año pasado, no tuvo ningún encuentro con Lacalle Pou, líder mayoritario de la oposición. Más allá de clásicos enfrentamientos, y momentos muy duros, es una situación inédita en los gobiernos del Frente Amplio. El propio Vázquez se reunió –más de una vez– con Jorge Larrañaga en su primer gobierno, incluso en el despacho del senador blanco en el Palacio Legislativo y en el Directorio del Partido Nacional (PN).
En el gobierno de Mujica estas instancias fueron más habituales. El entonces presidente se reunió varias veces con Larrañaga y también con Luis Alberto Lacalle.

Gestiones frustradas

Luego de aquel accidentado encuentro en Melo, Lacalle Pou llamó a Vázquez la noche de la elección, como indica la tradición, y lo felicitó por su triunfo. Semanas después, por medio de un intermediario, solicitó al presidente electo una reunión, algo que también ha sido tradicional. Sin embargo, Vázquez no se la dio.

Con el correr de los meses y ya con Vázquez en su segunda presidencia, los enfrentamientos se intensificaron. En el entorno del mandatario comenzaron a quejarse de la forma en que Lacalle Pou encabeza la oposición.

En diciembre, cuando las inundaciones afectaron buena parte del norte y litoral del país, Lacalle Pou recorrió algunos departamentos. Allí le preguntaron por la ausencia del presidente en el lugar. "Yo acá estoy", respondió. "Para solucionar estas situaciones no hace falta ir a sacarse una foto o mostrar que se está mirando las inundaciones desde arriba de un helicóptero", respondió Vázquez.

Pero además, para enfatizar su crítica a Lacalle Pou, destacó la actitud diferente del rival blanco en la interna, Jorge Larrañaga, que sí había "intentado cooperar. Y no vimos al doctor Larrañaga posar en una foto para sacar rédito de una situación tan triste", subrayó.

Meses después, otro desastre meteorológico afectó la ciudad de Dolores. Esta vez, el presidente sí concurrió al lugar y eso fue aplaudido por Lacalle Pou. Según supo El Observador, hubo gestiones para acordar un encuentro, pero no se concretó.

Tampoco las reuniones de trabajo que el presidente mantuvo con representantes de la oposición fueron la oportunidad para un encuentro entre líderes. Los principales dirigentes de la oposición consideraron que como la invitación era para los partidos, correspondía que fueran las autoridades partidarias.

Sin embargo, el gobierno sostuvo que las delegaciones las resolvían los partidos: esto es, si Lacalle Pou, Larrañaga o Bordaberry querían ir, podían hacerlo.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, contó a El Observador que en ese momento recomendó a los líderes blancos que concurrieran a los encuentros con Vázquez. Pero no tuvo suerte.

Las cartas

El único ida y vuelta entre el presidente y Lacalle Pou fue epistolar. En octubre de 2015, Lacalle Pou pidió en una carta pública al presidente que retirara de la ley de Presupuesto artículos que regulan la entrega de medicamentos costosos. Vázquez le respondió que no habría mensaje complementario aunque haría las consultas "con quienes tienen autoridad para opinar y aconsejar".

En marzo de este año, Lacalle Pou escribió una segunda misiva con propuestas de 22 medidas, una de ellas, la renuncia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Vázquez respondió una por una. Sobre el relevo de Bonomi, escribió: "No está en los planes del gobierno nacional".

Lacalle Pou como Vázquez

Antes del FA, los gobiernos colorados y el blanco de Luis Lacalle Herrera formaron –a diferente nivel– coaliciones o alianzas con el otro partido tradicional. El tercero en disputa –el FA– se paró duro en la oposición, pero así y todo, en algún momento sus líderes –primero Líber Seregni, luego Vázquez– fueron recibidos. Vázquez estuvo en plena crisis de 2002 en la residencia de Suárez, en una reunión con todos los líderes políticos convocada por el entonces presidente Jorge Batlle.

No obstante, Oscar Bottinelli, director de Factum, marca una diferencia: en 2002, sostiene, Vázquez mantuvo una postura agresiva mientras el FA y el PIT-CNT (en particular AEBU) tendieron puentes para la salida de la crisis. "La relación del gobierno fue el FA; Vázquez fue prácticamente apartado", sostuvo. "Si mirás la historia de Vázquez, es el que menos busca entendimientos, siempre", dijo.

Para Bottinelli, Lacalle Pou está llevando adelante hoy una oposición similar a la de Vázquez. "Hizo un giro, a una oposición de la misma dureza que la que hizo Vázquez antes de ganar, buscando la menor cantidad de entendimientos con el gobierno".

"Sin dudas desde que gobierna el FA, el período más dialogante fue el de Mujica", agregó.
El politólogo Adolfo Garcé aseguró que no le extraña la relación entre Vázquez y Lacalle Pou. "El FA tiene mayoría parlamentaria. No precisa cuidar demasiado a la oposición. A Vázquez le lleva mucho tiempo acordar dentro de sus propias filas y Lacalle Pou tampoco tiene ningún incentivo para estar cerca de Vázquez, cuya gestión no está bien evaluada por la población", aseguró. l


Populares de la sección

Acerca del autor