Nicaragua: una democracia con prácticamente un solo partido

Daniel Ortega va por su tercer período consecutivo al frente del país centroamericano
La oposición en Nicaragua tiene el camino cada vez más cercado. El presidente Daniel Ortega, un exenemigo de Estados Unidos en los años 80 que mantiene un discurso antiimperialista, es estrecho aliado de Venezuela y cuya aceptación entre la población supera el 60%, aspira a obtener en noviembre la segunda reelección consecutiva y en los últimos días logró quitarse del medio a sus principales rivales.

La Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, controlada por magistrados afines al gobierno, falló el 8 de junio contra el excanciller Eduardo Montealegre como representante legal del Partido Liberal Independiente (PLI).

Ese grupo encabezaba la Coalición Nacional por la Democracia (CND), una alianza de oposición para intentar desbancar a Ortega en los próximos comicios. Pero el máximo tribunal decidió otorgarle la representación legal del PLI a Pedro Reyes Vallejos, un dirigente distanciado de la CND y que Montealegre cataloga como "colaborador" del gobierno.

El PLI había sido el segundo partido más votado en las anteriores elecciones, celebradas en 2011, con el 31% de las preferencias. Primero había quedado Ortega, con 62,5%, y lejos en tercer lugar el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), del expresidente Arnoldo Alemán, con 5,9%.

Ante esta decisión judicial, la CND se quedó sin posibilidades de participar. A pesar de ello, ayer descartó aliarse con Alemán, quien cuando fue presidente, entre 1997 y 2002, se repartió los poderes del Estado con Ortega, que entonces era líder opositor.

De esta forma, el Frente Sandinista tiene el camino despejado para que Ortega conquiste su tercer mandato sin oposición. El jefe de Estado cuenta, además, con un blindaje por parte de los poderes del Estado, el Ejército y la Policía, tiene una alianza con el sector privado y el apoyo de la mayoría de los alcaldes.

Alemán es ahora el principal competidor de Ortega, pero su capacidad de enfrentar al mandatario es nula.

Ortega es hasta el momento el único candidato confirmado para el 6 de noviembre, tras ser proclamado por los sandinistas el 4 de junio. Cuenta con una intención de voto de 63,7%, seguido por la opción "no sabe o no contesta", que acapara el 24% de las intenciones. El PLI suma 5 puntos y el PLC recoge 4,8%, de acuerdo al último sondeo de la consultora M&R divulgado en mayo. De acuerdo a esa encuestadora, la mayor parte de quienes no responden son opositores.

"Hay una decisión política de apartar a la verdadera oposición de este país", opinó Montealegre tras el revés en la Corte Suprema.

Para el disidente sandinista Edmundo Jarquin, Ortega quiere ganar las elecciones sin "oposición electoral", y para ello buscó quitar del juego político a la CND, con el objetivo de "controlarlo todo". La también disidente sandinista Dora Téllez se sumó a las críticas: "Ortega quiere morir en el poder".

En el mismo sentido se pronunció la Conferencia Episcopal de Nicaragua, en un país donde la Iglesia opina de asuntos políticos como si fuera un partido más. "Todo intento por crear condiciones para la implantación de un régimen de partido único en donde desaparezca la pluralidad ideológica y de partidos políticos es nocivo para el país desde el punto de vista social, económico y político", advirtió la semana pasada.

Las cámaras empresariales se sumaron a la posición de la Conferencia Episcopal.
El pasado viernes, la justicia volvió a arremeter contra la oposición al declarar ilegales a los representantes del Partido Acción Ciudadana (PAC), un grupo minoritario de centroizquierda.

"Esta nueva resolución implica que el PAC queda sin personalidad jurídica y evidencia que Ortega le tiene miedo a la divergencia política y violenta los derechos del pluralismo político y a los ciudadanos de organizarse libremente", dijo la CND en un comunicado.

Ortega fue tres veces presidente de Nicaragua. La primera, de 1985 a 1990, y luego desde 2007 hasta ahora. Las elecciones de 2011, cuando fue reelecto por primera vez, fueron duramente cuestionadas y estuvieron plagados de denuncias por presuntas irregularidades.

Los nicaragüenses elegirán en noviembre un presidente y su vice, 90 diputados locales y 20 representantes para el Parlamento Centroamericano.

Expulsan a tres funcionarios de EEUU

El Departamento de Estado de Estados Unidos informó el pasado jueves que tres funcionarios de su país, que tenían un "estatus temporal", habían sido expulsados dos días antes de Nicaragua. Uno de ellos era Evan Ellis, experto en relaciones entre América Latina y China, quien iba a investigar la construcción del canal interoceánico que el país otorgó a una empresa con sede en Hong Kong.

Fuente: Agencias

Populares de la sección