Nicolás Vázquez y Benjamín Amadeo: los anfitriones de la fiesta

Los actores argentinos hablaron sobre La última fiesta, comedia de excesos y descontrol que se exhibe actualmente en las salas uruguayas
Los directores argentinos Nicolás Silbert y Leandro Mark idearon la película La última fiesta con tres nombres en mente: Nicolás Vázquez, Alan Sabbagh y Benjamín Amadeo. Los tres actores aceptaron y si bien nunca habían trabajado juntos (por más que Amadeo y Vázquez ya se conocían), la química fluyó desde el primer momento.

Vázquez y Amadeo encarnan respectivamente a Alan y Pedro, dos amigos de la infancia que organizan una fiesta para Dante, otro amigo que acaba de separarse de su novia luego de varios años.

El problema es que un cuadro valioso desaparece durante el evento, y pone a los tres amigos en problemas con el sospechoso dueño de la casa. Esa es la premisa de esta película, estrenada en Uruguay el pasado jueves, y que actualmente se exhibe en todas las salas comerciales.

"Cuando vimos por primera vez la película no podíamos creer que se usaran las primeras tomas de algunas escenas", dijo Vázquez, en referencia a la velocidad en la que encontraron a sus personajes y la relación con sus colegas.

Él y Amadeo afirman que las seis versiones del guión por las que pasaron los directores ayudaron a que todo estuviera más ajustado, aunque también consideran que hubo otro factor que ayudó durante la producción.

"La película se filmó en invierno, en horarios imposibles, pero todos, desde los productores hasta el tipo de cátering, tenían una energía increíble", dijo Amadeo. "El de catering nos regaló a cada uno un atrapasueños tejido que había hecho él. Nunca me había pasado algo así", concluyó.

"Todo el mundo quería hacer lo mismo, que era esta película. No era un proyecto personal de un director que quiere filmar la biografía de San Martín con su visión", aportó Vázquez.

Piedra fundamental

Los dos protagonistas de La última fiesta consideran que el filme es la "piedra fundamental" para que en el cine de habla hispana comiencen a hacerse películas como esta, más habituales en el cine estadounidense.

"Te gustará más o menos, pero con al menos uno de los chistes te vas a reir", pronostica Vázquez, otro de los ejemplos recientes (junto a su colega Amadeo) de figuras televisivas que se convierten también en figuras del cine.

"Antes lo que capaz que pasaba es que era más difícil que te llamaran. Pero ves los últimos estrenos argentinos y están Lali Espósito, "la China" Suárez, Natalia Oreiro. Y sus películas funcionan", afirmó Vázquez, si bien también destacó que la película representa el debut cinematográfico de actores como Ezquiel Campa, Julián Kartún y Sebastián Presta, célebres por su trabajo humorístico en la web, donde acumulan millones de reproducciones.

Amadeo optó por citar a Moria Casán para referir al acercamiento de público masivo al cine argentino que se ha generado desde hace un tiempo : "El público te elige una vez y te elije para siempre. Somos nosotros (los actores) los que nos olvidamos del público". Según el actor, esto refiere a que el arte "no puede condenar a los actores y que estos no pueden subestimar al público al momento de optar por sus proyectos.

Ambos reconocen que la única intención de La última fiesta es hacer reír. De hecho, Vázquez la definió como "una sitcom en cine".

"Esta no va a ir a los Oscar, porque tampoco es la idea, pero no hay que subestimar géneros", dijo, mientras que su colega Benjamín Amadeo aseguró que estas películas ayudan a que se mantenga un ciclo de producción. "Hay pocos países con industria cinematográfica. Entonces, el cine tiene que ser producción, no estar centrado en torno a una élite", definió.

Populares de la sección

Acerca del autor