Nin Novoa, el canciller elegido

El ministro, que recibió el premio Jerusalem, viajará a Israel y se reunirá con el primer ministro
Un shofar, ese cuerno de carnero que el pueblo judío utiliza como un instrumento de viento para abrir los cielos y comunicarse con la divinidad, fue el regalo que el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, recibió de parte de la Organización Sionista del Uruguay el martes de noche, cuando la comunidad judía reconoció al canciller con el premio Jerusalem.

Nin Novoa estuvo acompañado por su círculo íntimo de familiares, personal diplomático y algunos pocos compañeros del Frente Amplio, entre ellos la ministra de Salud Pública, María Julia Muñoz, el diputado Gonzalo Mujica, y el dirigente socialista, Eduardo Fernández.

Tanto la comunidad judía uruguaya como la embajadora de Israel en Uruguay, Nina Ben-Ami, subrayaron el compromiso de la cancillería de Nin Novoa con Israel y su derecho a vivir en "paz y seguridad" y su "dedicación diplomática y apoyo al pueblo judío".

Pese a anunciar que podría resultar incómodo –y ciertamente atípico– que un representante diplomático hable de su anfitrión en el país, la embajadora subió al escenario e hizo una serie de valoraciones personales y políticas sobre el ministro. Ben-Ami dijo que Nin Novoa "comprendió la conciencia judía en lo general" y la importancia que tiene la memoria para el pueblo judío, dado su historia.

"El canciller comprende la importancia de la seguridad para Israel y para el pueblo judío que ha sufrido tanto a lo largo de su historia", señaló la embajadora, quien hizo un repaso de las intervenciones públicas de Nin más relevantes en referencia a Israel y el conflicto de Medio Oriente, en especial la solución de "dos estados para dos pueblos".

De manera similar, el presidente de la Organización Sionista del Uruguay, Sami Mylsztejn, definió a Nin Novoa como un "gran amigo y aliado".

Ben-Ami y Mylsztejn criticaron la reciente resolución de Unesco que desvincula al judaísmo de su nexo con Jerusalén. El presidente de la OSU pidió salir del "silencio y la indiferencia" en este tema y dijo que confiaban contar con Nin Novoa para el apoyo de esa causa.

"La Unesco intentó reescribir la historia y negar la vinculación judía con Jerusalén. La violación de Unesco solo tiene capacidad de aumentar la violencia y no ayudará a la paz", afirmó la embajadora.

El discurso

La semana próxima el ministro recorrerá por primera vez las calles de Jerusalén y se reunirá con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una visita oficial.

En su discurso, Nin dijo que hay muchas cosas que unen a Uruguay con Israel y con el pueblo judío y avisó que no hablaría de política sino de "pensamientos y sentimientos".

Por eso el canciller se metió en un viaje hacia su niñez para recordar que la primera vez que escuchó hablar sobre Jerusalén fue a través de historias bíblica que siempre lo han acompañado y reconfortado a lo largo de los años. Dijo que para él esa ciudad siempre estuvo asociado a "espiritualidad y paz".

Nin siguió paseando por su infancia cuando recordó la sexta estrofa del himno nacional en cuyo último verso –que ya no se canta– se menciona al "arca sagrada Israel".

"No conozco muchos casos de himnos nacionales que citen a otros pueblos, y esto es algo que hermana", afirmó el canciller.

A eso le siguió una serie de comparaciones entre Artigas y Moisés y el éxodo del pueblo oriental con el éxodo del pueblo judío. Nin Novoa dijo que tanto Moisés como Artigas forjaron una identidad nacional y llevaron a sus pueblos a la libertad y la autodeterminación, pero que paradójicamente ninguno de los dos pisó su "tierra prometida".

Mientras que Moisés sufrió un castigo divino que le impidió pisar esa tierra, Artigas decidió refugiarse en Paraguay donde pasó sus últimos días.

El canciller recordó que el embajador Enrique Rodríguez Fabregat fue una pieza clave para que la Organización de Naciones Unidas terminara votando la partición Palestina de la cual surgió la independencia del estado de Israel.

El canciller contó que en el acervo histórico de la diplomacia uruguaya hay documentos invalorables que dan cuenta del intercambio entre quienes serían los líderes del futuro estado de Israel y las autoridades uruguayas. Uruguay recibió al cuarto embajador de Israel en el mundo, que también fue el primero en Latinoamérica. Nin Novoa se despidió con unas palabras para Jerusalén: "faro para las tres religiones monoteístas".

"En esa ciudad mágica y milenaria donde ocurrieron tantos milagros, luego de dos mil años es tiempo de que ocurran otros milagros. Milagros de tiempos de paz y entendimiento. Que traigan la fortaleza espiritual y la confianza que pueda alcanzar para lograr la paz de los valientes. La paz para la que es necesaria más fortaleza que la fuerza que se necesita para hacer la guerra", deseó Nin Novoa. l

Populares de la sección