Nin Novoa reclama a la prensa que deje "en paz" a Jihad Diyab

El refugiado de Guantánamo regresó a Uruguay el sábado por la noche luego de que no lo dejaran ingresar a Sudáfrica

El exrecluso sirio de Guantánamo, Jihad Diyab, regresó a Montevideo tras ser deportado por Sudáfrica, adonde viajó días atrás luego de una larga huelga de hambre.

Diyab llegó a Montevideo sobre la medianoche del sábado en un avión de aerolínea desde Johannesburgo, ciudad a la que había partido sorpresivamente.

El canciller Rodolfo Nin Novoa confirmó a Telenoche el retorno de Diyab y dijo que el sirio "es un hombre libre... va a donde y cuando quiere". Nin también reclamó a la prensa que dejara "en paz" a Diyab y le "saque los micrófonos de arriba" para que tenga una vida normal.

"Lo que sabemos es por la prensa. No nos dijo nada ni cuando se fue ni que volvió", dijo a la AFP una allegada al círculo que ayudó al sirio en Uruguay.

Tras un acuerdo entre el gobierno de José Mujica y el de Barack Obama, Diyab llegó a Uruguay junto a otros cinco exprisioneros de la cárcel estadounidense de Guantánamo, Cuba, donde Estados Unidos alberga, en muy cuestionadas condiciones y legalidad, presos de la guerra contra el terrorismo lanzada tras los atentados del 11 de setiembre de 2001.

Los otro cinco refugiados permanecen en Uruguay sin problemas.

A fines de octubre, Diyab depuso su huelga de hambre, que había iniciado dos meses antes y que lo tuvo al borde de la muerte, y anunció que dejaría el país con rumbo desconocido.

El sirio había manifestado reiteradamente su voluntad de abandonar Uruguay para reencontrarse con su familia en otro lugar, alegando que no podía mantenerla económicamente en Uruguay y que no lograba adaptarse al medio.

Así, Diyab viajó a mitad de año a Venezuela, donde se presentó en el consulado uruguayo el 26 de julio solicitando que lo ayudaran a reunirse con su familia en Turquía. Sin embargo, el hombre fue detenido en Caracas y luego enviado a Uruguay el 30 de agosto.

Esto generó un serio problema a las autoridades uruguayas, que afirmaron haber hecho lo posible para que Diyab fuera recibido en otro país junto a su familia.


Populares de la sección