Niños y jóvenes sostienen al libro en Uruguay

En algunos sectores de la industria dicen que hay estancamiento pero que la literatura infantil y juvenil abre nuevos caminos
Por Matías Castro, especial para El Observador

La industria editorial uruguaya se divide entre quienes consideran que la venta de libros en 2016 dejó de crecer y los que aseguran que sufrió una caída drástica. Pero hay una coincidencia: la literatura infantil y juvenil no deja de multiplicarse e incluso abre nuevos canales de venta.
Editores y distribuidores, mientras tanto, esperan esta nueva edición de la Feria Internacional del Libro con una cantidad similar de novedades a la que presentaron el año pasado. Achicarse significaría perder lugares ganados, coinciden los entrevistados.

"Desde el segundo semestre de 2015 se ha notado una disminución en las ventas" asegura Jorge Saracini, presidente de la Cámara del Libro y propietario de la distribuidora e importadora Origen.
"Según nuestra experiencia ha caído fuertemente. Por mis cálculos, alrededor de 20%", afirma Edmundo Canalda, propietario de la editorial Fin de Siglo. Ante esta realidad optaron por mantener la cantidad de publicaciones. "Si reducimos la producción, automáticamente se fortalece la tendencia al descenso del mercado", dice Canalda.

La realidad no es igual para todos. "Desde el punto de vista numérico hay una especie de freno, porque en general se vende lo mismo que el año pasado, después de años de crecimiento constante", afirma Julián Ubiría, gerente editorial de Penguin Random House. El sello es parte del mayor grupo editorial del mundo, que en Uruguay lleva a librerías unos 600 títulos nuevos por año, de los cuales unos 60 son de autores nacionales. Es el primero en señalar que la literatura para niños y jóvenes responde de otro modo y sigue creciendo.

"Como tenemos una amplia provisión de títulos, no nos vemos afectados", dice Mario Ale, gerente de Grupo Planeta, empresa que pone en la calle unos 500 títulos nuevos al año, de los cuales unos 50 son nacionales. "Lógicamente, la situación económica trajo una baja en la respuesta de los puntos de venta. Se ha sentido un descenso moderado en los últimos meses. En el caso de los libros, el cambio en los mercados tiene que ver con la posibilidad de editar apuestas fuertes, y eso compensa algunas bajas". Para su sello, esas apuestas son principalmente los libros de Youtubers, de los que tienen más de veinte títulos que arrasan en ventas entre niños y adolescentes. Desde hace casi dos años, Planeta también ha crecido en libros para niños y adolescentes de autores nacionales.

Por otro lado, Gonzalo Fuentes, director de la importadora y distribuidora Gussi Libros, habla de "más sensación de crisis que crisis real". Desde su experiencia, el mercado se ha mostrado estable y prácticamente igual en el último año. "Como el libro no es un producto de primera necesidad, es de las primeras cosas que se frenan en una crisis. Pero en este caso viene estable", comentó. Gussi distribuye entre 500 y 700 títulos nuevos por año. "La cantidad no tiene mucho cambio, la máquina en sí no para, incluso durante los años de crisis en España. Se sacan novedades porque de lo contrario no tienen forma de seguir". Coincide en señalar que el sector que sigue en ascenso es el de la literatura infantil. La razón por la que los grandes grupos necesitan sacar constantemente títulos y en grandes cantidades, es porque de ese modo se disputan y negocian presencia y exhibición destacada en las librerías.

Martín Fernández, director de los sellos Hum y Estuario, publica unos 25 títulos al año y, desde su experiencia, tampoco percibe una situación dramática. En su caso, sin embargo, no publica narrativa para niños y jóvenes.
"No tenemos porcentajes comparativos (con respecto a 2015). Este año arrancó tranquilo, pero sabemos que los segundos semestres son siempre más alentadores.", aseguró.

Gabriel Sosa, director del sello Irrupciones, edita unos seis títulos nuevos al año y no prevé, por ahora, cambiar su política editorial ante el contexto económico. Tampoco se ha dedicado a la narrativa infantil y juvenil. "El llamado mercado editorial es demasiado amplio y diverso, incluso en un panorama limitado como el uruguayo, como para que un actor aislado pueda decir con propiedad si hay fluctuaciones generales o no" afirma. "Incluso una institución polifónica como la Cámara del Libro, en caso de opinar al respecto, no estaría reflejando la realidad de editoriales chicas que no estén afiliadas".

Dónde se compran

Mario Triunfo, propietario de Distril, señala que en el interior del país, donde más trabaja su empresa, se nota mayor morosidad. Sin embargo, cómics como los del superhéroe estadounidense Deadpool les han significado cifras importantes. Finalmente, una fuente vinculada a la importación de libros asegura que, de acuerdo la experiencia de su empresa, las ventas bajaron entre 10% y 15 % más allá de que, aseguró también, las ventas de libros para adolescentes seguirán creciendo.

El universo de las librerías se mantiene estable, entre las que cierran y las que abren con mucho impacto, como Escaramuza y Las Karamazov. Sin embargo, los shoppings se mantienen como los principales puntos de venta, con mayor presencia de los grandes grupos editoriales en sus librerías. Las jugueterías, finalmente, se han convertido en un nuevo y destacado punto de ventas para muchos. Una de las fuentes consultadas cuestiona si esto, así como la venta en farmacias, equivale a mayores ventas o si simplemente resta compradores a los puntos tradicionales.

Tres días, tres figuras

Hoy la feria comenzará con un evento destacado: el reconocido escritor peruano Alfredo Bryce Echenique tendrá una charla con el periodista Jaime Clara a la hora 20 en el Salón Azul de la IMM. Mañana, a la misma hora, el portugués José Luis Peixoto presentará su libro Cementerio de pianos. El viernes le tocará al también peruano Jaime Bayly presentar su libro El niño terrible y la escritora maldita, a las 19 en el Salón Rojo; y una hora después Mercedes Rosende presentará su novela El miserere de los cocodrilos en el Salón Dorado.

Fuente: Matías Castro

Populares de la sección