No alcanzan los premios

Los ganadores de los Emmy fueron predecibles y acertados, aunque el exceso de buena programación impide dejar a todos felices
Mientras las cadenas de televisión y los sitios de streaming presentan sus estrenos y regresos, las secuelas de los recientes premios Emmy siguen en la memoria, con una lista de ganadores que, en general, fue correcta.

El doblete que consolidó Game of Thrones, la gran ganadora a nivel de drama, no se convertirá en tripleta, ya que la serie de HBO ha demorado por razones logísticas el estreno de su séptima temporada que no llegará a competir para los premios de 2017, lo que abre la interrogrante de quién será la sucesora de esta merecida triunfadora.
Game of Thrones Temporada 6 | Teaser #2

Una de las que puede asumir el puesto es Mr. Robot, que en la ceremonia del pasado domingo vio como su actor principal, Rami Malek, se hizo con el premio de Mejor actor. Si bien su personaje, el trastornado hacker Elliot Alderson, es el alma y el eje de la serie –su premio fue, de todas formas de lo más sorpresivo (para bien) dentro de la ceremonia–, la creación televisiva de Sam Esmail es en su conjunto una de las propuestas más cautivantes y diferentes en la televisión actual, tanto a nivel narrativo como visual. Eso deja la sensación de que se fue del Microsoft Theater con las manos algo vacías, aunque no fue del todo llamativo considerando que enfrente estaba la maquinaria todopoderosa de Game of Thrones.
trailer robot

De todos modos, su segunda temporada ha estado a la altura de la sobresaliente primera tanda de episodios, por lo que no será difícil imaginar al menos una nominación para el próximo año.

A nivel de drama no hubo grandes sorpresas, salvo por el triunfo de Ben Mendelsohn como Mejor actor de reparto. Si bien la actuación del australiano ha sido de los más elogiado de una irregular segunda temporada de Bloodline (Netflix), otros competidores como Jonathan Banks y su sombrío, conflictuado pero apegado a su familia Mike Ehrmantraut, el matón predilecto de Saul Goodman en Better Call Saul, podrían haberse llevado el premio sin quejas.

Risas para rato

APW1166160.jpg
Julia Louis-Dreyfus poses in the press room with the cast and crew of
Julia Louis-Dreyfus poses in the press room with the cast and crew of "Veep" during the 67th Emmy Awards, September 20, 2015 at the Microsoft Theatre in downtown Los Angeles. Louis-Dreyfus won the Emmy for Outstanding Comedy Actress while "Veep" won Outstanding Comedy Series and Outstanding Writing For A Comedy Series. AFP PHOTO / VALERIE MACON

Los Emmy (y la televisión a la que premian), funcionan en ciclos. Cuando una serie llega a su punto máximo de calidad, es esperable que se lleve varios premios consecutivos, como actualmente sucede con Veep, serie que desbancó a Modern Family (que venía de ganar cinco años seguidos) el año pasado y repitió en 2016.

La serie de HBO podría llegar a repetir, en el caso de que su sexta temporada se mantenga al mismo nivel que las recientes. Si se considera cómo funcionan los Emmys, no sería descabellado.

De todas formas, el pasado domingo también fue reconocida Master of None por su trabajo de guión. Es una serie creada y llevada adelante por un equipo joven, y refleja problemas de la generación millennial lo que demuestra que, al contrario que sucede en los Oscars, la Academia televisiva es más abierta a lo nuevo y diferente.
Master of none trailer

Escándalo americano

Todos contra O.J. Simpson, la primera temporada de la antología American Crime Story arrasó en su área, con nueve premios en total. Eso estaba dentro de lo previsto, y es irreprochable. Sus actores, particularmente, merecieron cada uno de sus galardones por ser los engranajes que convirtieron a una serie de la que ya se conoce el descenlace (O.J. Simpson sale libre) en una de las mejores creaciones televisivas de los últimos meses.

Tanto Sarah Paulson como Courtney B. Vance y Sterling K. Brown son magníficos en sus papeles, y son el principal fuerte de una serie que por tratarse de una historia que transcurre principalmente en juzgados, oficinas y celdas, depende de sus personajes para hacerse atractiva.

Quedaron por el camino, sin embargo, otras grandes series como Fargo. Eso refleja, como en las otras ramas premiadas, el problema de los Emmy: ante tanta excelencia a nivel de series, siempre quedará alguien injustamente con las manos vacías.

¿Por qué ganó Game of Thrones?

Game of Thrones
Kit Harington fue nominado a un Emmy como Mejor actor de reparto<br>
Kit Harington fue nominado a un Emmy como Mejor actor de reparto

El buque insignia de HBO está a otro nivel. Los costos de producción, los efectos especiales y el nivel de trabajo implicado está a la altura del cine, no de la televisión. Y por encima de todo eso, tiene un sólido equipo de guionistas, directores y actores que hacen que todo funcione a la perfección.

Particularmente, la sexta temporada de la serie (la que fue premiada el domingo en los Emmys) fue la mejor de las emitidas, no solo por la dinámica y las emociones que trajo luego de la lenta e irregular quinta parte, sino por también librarse de las limitaciones que le imponen los libros originales.

Episodios como La batalla de los bastardos (que le valió a la serie sus premios en dirección y guionado) fueron uno de los momentos más espectaculares e intensos de la televisión, no ya en el último año, sino en la última década; con el marco de lo que fue uno de los años más completos para la serie. Su punto débil, quizás, sean las actuaciones, donde varios se lucen pero nadie descolla.

Los olvidados


Jonathan Banks
Jonathan Banks

El actor de Better Call Saul lleva dos nominaciones para su aún no reconocido Mike Ehrmantraut.

Fargo
Fargo

La innegable calidad de Todos contra O.J. Simpson le impidió a esta buena serie hacerse con algún premio.

The Americans
The Americans

El excelente trabajo de sus dos protagonistas: Keri Russell y Matthew Rhys, pudo haber sido premiado.



Populares de la sección

Acerca del autor