"No copien a Noruega", dijo experto en petróleo

El geólogo Farouk al–Kasim contó la experiencia desarrollada en el país nórdico para explotar hidrocarburos y administrar ingresos
El británico The Financial Times lo bautizó "el iraquí que salvó a Noruega del petróleo". Farouk al–Kasim es un geólogo señalado como el responsable del modelo que llevó adelante el país nórdico para explotar sus yacimientos y administrar la riqueza resultante.

Al-Kasim dio una conferencia ayer en el Club de Golf, organizada por el estudio Guyer & Regules. Durante su presentación, el exdirector en el Instituto Noruego de Petróleo (NPD) y actual consultor privado ofreció una radiografía de la política petrolera del país.

Pese a enumerar en detalle las bondades del modelo del cual se lo considera padre, al-Kasim lanzó una advertencia: "No copien a Noruega". En vez de tratar de replicar este modelo o el de cualquier otro país, continuó, Uruguay debe diseñar su propio camino.

También resaltó el rol de las autoridades en este proceso que, entre otros, deben diseñar la política, supervisar a los privados, mitigar los impactos negativos, optimizar la recuperación de los recursos y manejar las expectativas. Es su tarea, asimismo, alentar el crecimiento de empresas no relacionadas con el petróleo –para evitar caer en la primarización de la economía– y rendir cuentas a la población acerca de qué se está haciendo con los recursos: "Los políticos creen que no le tienen que explicar a la población", dijo.

Noruega –que hizo su primer descubrimiento petrolero de porte en 1969, empezó a producir en 1972 y hoy es el 14° productor mundial con cerca de dos millones de barriles por día– confeccionó un modelo mediante el cual otorga concesiones a las empresas interesadas. Los ingresos para el Estado adquieren la forma de impuestos y regalías. La concesión de las licencias, explicó el experto, siempre se realiza a través de rondas "competitivas" y no existen las subastas. La fase de exploración para las firmas oscila entre los seis y los 10 años, mientras que la de producción asciende a entre 30 y 50 años.

El Estado "debe estar en control" de este proceso y decidir hacia dónde va y cuán rápido, señaló al-Kasim. El objetivo número uno de la extracción de estos recursos, dijo, es crear valor para el país, asegurando que no se dañen otros valores; operaciones eficientes y valor sostenible.

El geólogo destacó tres elementos fundamentales a la hora de administrar la extracción de petróleo: tener los recursos; poder venderlo (los mercados del petróleo y del gas son muy "complicados" y sufren muchas veces coletazos de los conflictos geopolíticos, explicó); y en tercer lugar, tener capacidad de empresa.

Al-Kasim indicó que Noruega evitó la "maldición del petróleo" al no usar la ganancia petrolera dentro del país. Por el contrario, en la década de 1990 se creó un fondo donde inyectar la renta resultante de esa industria, pero que solo puede invertir fuera de fronteras.

El rol del regulador
Hoy Noruega tiene una sola empresa petrolera estatal, Statoil, que tiene una participación de 15% en el bloque marítimo que lleva adelante la francesa Total en aguas uruguayas y en el que empezó a trabajarse a fines de marzo. Las tareas en el pozo –sobre el cual también tiene participación la estadounidense Exxon Mobil, con 35%– se extenderán por 100 días, había explicado la empresa en ese momento.

Sobre las petroleras públicas, apuntó que tienen que competir con las mismas reglas de juego que las privadas. A su vez, hizo hincapié en el rol de regulador: "¿Quién va a confiar en un árbitro que empieza a patear la pelota?", se preguntó, para ilustrar que el ente que controla no puede tener una pata de negocios sino que ambas facetas deben recaer sobre actores diferentes.

Hacer un descubrimiento "comercial", advirtió al-Kasim, no garantiza el éxito, sino que la clave es lograr que los recursos sirvan al país, a las compañías petroleras, y que entre estos dos haya una buena sociedad.

En relación a las compañías internacionales del sector, el referente dijo que son necesarias y que proveen el capital de riesgo y el costo-eficiencia a través del benchmarking (punto de referencia) competitivo.

La recompensa que reciban estas firmas, añadió, debe "compensar" todos los riesgos que enfrentan en este negocio. La buena gobernanza de las fases de exploración y producción, sostuvo al-Kasim, debe ofrecer "mecanismos de flexibilidad controlados y transparentes" para lidiar con los elementos de riesgo, tanto a nivel de régimen fiscal como de los procesos de aprobación.

El régimen fiscal de un país no debe detener estos emprendimientos. La factibilidad de un proyecto debe ser la misma después de los impuestos a como era antes de ellos, explicó en este terreno. "Si no hacen esto van a matar al ganso que pone los huevos de oro", dijo el experto, alterando levemente el dicho.

Cosse: proceso noruego fue "serio"
La ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo que "los modelos no son copiables", pero que sí se debe estudiarlos para luego adaptarlos a la realidad local. "Noruega llevó adelante un proceso realmente serio, transparente, responsable, donde tuvieron una cantidad de descubrimientos descomunales de hidrocarburos y no se marearon con eso, actuaron con seriedad", añadió.

Populares de la sección