"No es sencillo que un juez disponga una interceptación"

Asegura que el sistema es seguro pero los riesgos a la privacidad existen
El comisario mayor Carlos Noria es el director de la Unidad de Apoyo Tecnológico de la Policía. Dicho así suena a una repartición más de las tantas que funcionan en la órbita del Ministerio del Interior. Pero sí se sabe que esa unidad es la que maneja El Guardián, la atención cambia. La posibilidad de interceptar a la vez 800 celulares, 200 teléfonos fijos y una cantidad indeterminada de mails y otro tipo de datos pone en manos de este oficial surgido de la Brigada de Drogas un enorme poder. Pero Noria –que transitoriamente ocupa también la jefatura de la Brigada de Drogas– asegura que las normas de funcionamiento de El Guardián son claras y hacen difícil un desvío. Incluso aclara que si El Guardián no existiera, los riesgos de que la privacidad de las comunicaciones se vea violada seguirían existiendo ya que las empresas telefónicas son las que tienen acceso a toda esa información.

¿Qué es el Guardián?
Es un sistema informático que básicamente almacena información originada cuando un operador judicial dispone la intervención de las comunicaciones de alguien que es investigado. El sistema la almacena para que el investigador pueda realizar su tarea de análisis.

¿Y mails?
En una primera parte de la implementación estamos trabajando en la interceptación de llamadas telefónicas y esperamos que este año podamos almacenar y analizar el tráfico de datos ya sea de una línea ADSL o de un abonado a celular para poder trabajar sobre esa información.

¿Cuántas líneas se pueden interceptar?
Teléfonos celulares 800 y 200 líneas fijas.

¿Qué garantías hay sobre la privacidad de la información que se obtenga?
El proceso de que un juez disponga este tipo de medidas se sigue manteniendo como funcionó hasta ahora, que es lo que marca la ley. En una investigación en la que un juez lleva adelante una causa, en determinado momento la conducción de la investigación se enfrenta a la necesidad de interceptar las comunicaciones de un objetivo. El oficial analista le plantea eso al juez y previa anuencia del fiscal de la causa, el juez dispone o no si procede. Ahí ya tenemos un oficial de Policía, un fiscal y un juez. A partir de que el juez dispone esa medida nosotros configuramos el sistema y la operadora telefónica tiene que hacer sus configuraciones, por eso tenemos personal dentro de las empresas operadoras para derivar la información.

Con la puesta en marcha del Sistema Automatizado de Interceptaciones Legales (SAIL) El Guardián comenzó a utilizarse en diciembre de 2016 en forma sistematizada para las escuchas telefónicas en las investigaciones judiciales.

El propietario de la información es la operadora.
La operadora tiene acceso a todo lo que implica el movimiento de sus usuarios.

O sea que el temor que existe por la intimidad de las comunicaciones, si no existiera El Guardián y las operadoras si hicieran un uso irregular de su poder también podrían interceptarnos a todos.
Si, sería ilegal, pero podrían hacerlo.

O sea que el riesgo está con o sin Guardián.
El sistema lo que nos permitió fue avanzar tecnológicamente, pero la información es la misma. El Guardián es una herramienta segura donde guardar la información y que a esa información acceda quien deba acceder.

¿Cómo queda encriptado para que no pueda acceder cualquiera?
Esa información queda en una base de datos y solo los usuarios con credenciales habilitantes puede acceder a ella. No es solo tener una credencial para acceder al sistema, sino que esa credencial sirva para esa información puntual. Todos los días se dan altas y bajas en intervenciones y si hay una repartición que lo pidió, por ejemplo, la jefatura de Montevideo, solo el personal autorizado de jefatura puede acceder a ella.

O sea que son varios los que pueden acceder pero cada uno tiene una investigación personal.
Exacto.

"El Guardián es una herramienta segura donde guardar la información y que a esa información acceda quien deba acceder" - Carlos Noria, director de la Unidad de Apoyo Tecnológico de la Policía

¿Si hubiera alguna filtración es fácil detectar dónde se produjo?
El sistema es auditable cien por ciento.

¿En qué tipo de investigaciones se usa más?
Por lo general en crimen organizado. Los jueces que llevan adelante las diferentes causas en las que se utiliza esta herramienta tiene ciertos niveles para determinar este tipo de medidas, que es una medida que agrede los derechos civiles de las personas o sea que no es una medida que se da por cualquier circunstancia. No es sencillo que un juez disponga una interceptación. Entonces estamos hablando de que se usa en cierto tipo de delitos que llevan un trabajo policial de larga data de colección y análisis de información y que se va a complementar con otras herramientas policiales de investigación.

Por lo que he leído, uno de los problemas de las interceptaciones es el volumen de información que genera y que luego no es fácil de analizar.
Cada unidad policial tiene su mesa de análisis y de acuerdo a su capacidad de análisis es lo que tramita. En eso custodiamos bastante la situación para que la herramienta no se mal utilice, sino que cada unidad policial tenga la cantidad de personal suficiente para hacer un buen análisis de la información que genera esta herramienta.

¿Podemos hablar de que hay cientos de teléfonos intervenidos a la vez?
Sí. Pero no es un teléfono por investigación, una investigación puede implicar varios teléfonos intervenidos.

Populares de la sección

Acerca del autor