No todos y todas hablan el mismo idioma

Un informe de la RAE reivindica el uso genérico del masculino para designar los dos sexos, en tanto que el académico uruguayo José María Obaldía acepta “alumnos y alumnas” como se acepta “señoras y señores".

El informe de Ignacio Bosque, miembro de la Real Academia Española, pone los puntos sobre las íes en el tema del sexismo en la lengua española. El texto, avalado por la totalidad de sus colegas en la institución, refuta con argumentos contundentes la tendencia de ciertos organismos españoles y latinoamericanos a desdoblar los artículos (los/las), los sustantivos (alumnos y alumnas), a usar barras (profesores/as) y hasta arrobas (niñ@s) para darle visibilidad a la mujer.

“Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”
es el texto que hace años esperaban quienes sufren con lo que sienten como transgresiones al idioma por parte de autoridades y organismos oficiales, en su afán por actualizar la lengua en concordancia con los espacios conquistados por la mujer en la sociedad.

La claridad de los argumentos de Bosque encandila. Luego de establecer que las premisas en las que se apoyan los renovadores son correctas (la mujer es discriminada de varias maneras, entre ellas, el lenguaje) da una serie de ejemplos por los cuales no conviene cambiar la estructura del idioma en aras de combatir esa discriminación.

En el caso de la oración “Juan y María viven juntos” el académico se pregunta si será correcta, ya que el adjetivo “juntos” no visibiliza el femenino, y también se pregunta si decir que “Juan y María se ayudan el uno al otro” es sexista. Bosque concluye que “no tiene sentido forzar las estructuras linguísticas”.

Bosque tambien criticó el hecho de que varias de las guías de corrección no sexista dan a entender que sólo se trata del lenguaje oficial y que en lo cotidiano se seguirá diciendo “voy a cenar con unos amigos” aunque  el grupo de comensales sea mixto. El informe establece que esto lograría “que el lenguaje oficial se diferencie aún más del real”.

Flexibilidad

José María Obaldía, miembro de la Academia Nacional de Letras del Uruguay, entiende el desdoblamiento “alumnos y alumnas” y “venezolanos y venezolanas”, tal como aparece en la Constitución de la República Bolivariana. “tiene sentido, como lo tiene el decir ´señoras y señores´. Cuando uno desarrolla un tema ante un grupo mixto, destacar que las venezonalanas o las alumnas tienen una presencia advertida no lo encuentro censurable”.

Obaldía recordó que en el momento en que las mujeres empezaban a ingresar en los rangos militares uruguayos, la institución pidió una guía a la Academia de Letras para saber si convenía usar sustantivos de género femenino o simplemente cambiar el artículo, y decir “la capitán”. La Academia recomendó usar “caba”, “sargenta” y “generala”. La única complicación surgió con “alféreza”.

Obaldía sostiene que el sentido común es el que debe imponerse y que para él “el lenguaje es bastante elástico, tanto que yo no creo que se deba hablar de ´estructuras linguísticas´, como si fueran módulos”.

El académico uruguayo entiende que “está bien sugerir, dar orientaciones, mantenerse cerca para que el mal uso del idioma no se desborde, pero yo tengo mucha confianza en que los añadidos, las modificaciones, los neologismos que rechinan, no se van a imponer. Si estas directivas no funcionan, van a caer en desuso. El idioma se defiende solo”.


Populares de la sección

Comentarios