Ñoquis de polenta al pesto rosso

Un toque original para un plato clásico


Para el pesto rosso:

  • 5 – 6 tomates secos
  • 1 diente de ajo
  • 4 nueces
  • 50 g de queso parmesano
  • 1 cta de orégano
  • 3 – 4 hojas de albahaca
  • 50 – 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • sal

Ingredientes para dos porciones:

  • 500 ml de caldo de verduras
  • 250 g de polenta rápida
  • 50 g de queso Parmesano rallado + un par de cucharadas para la presentación
  • 2 cdas de pesto rosso
  • 2 cdas de queso crema
  • 100 ml de agua
  • 7-8 tomates cherry
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva virgen extra
  • orégano seco (opcional)
  • sal y pimienta negra molida.


Procedimiento:

Calentar el caldo en una cacerola amplia, con una cucharadita de sal y un poco de pimienta. Cuando empiece a hervir añadir la polenta y cocinar durante 5 minutos, o el tiempo que indique el paquete, sin parar de mover. Transcurrido este tiempo, retirar del fuego y agregar el queso Parmesano rallado. Mezclar y enfriar extendiendo sobre una bandeja cuadrada.

Cuando la polenta se haya templado, cubrir la bandeja con papel film y llevar a la heladera durante un par de horas para que se enfríe completamente y tome cuerpo. Una vez lista, cortar en tiras y después en cubos. Reservar.

Calentar un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén, pelar y picar un diente de ajo y rehogar a fuego suave. Lavar los tomates cherry y pinchar con una brocheta para que no revienten al entrar en contacto con el calor. Agregar a la sartén y saltear durante unos cinco minutos. Retirar.

Para hacer el peso rosso primero hidratar los tomates sumergiéndolos en un recipiente con agua durante al menos 15 minutos. Escurrir y tirar el agua.

Poner en el vaso de la batidora los tomates hidratados y troceados, las nueces, el orégano, las hojas de albahaca, el diente de ajo, el queso parmesano y un poco del aceite, y procesar hasta conseguir una pasta de la textura deseada, añadiendo más aceite si es necesario.

En la misma sartén en la que se rehogaron los tomates calentar el pesto rosso, la mitad del queso crema y el agua. Agregar los ñoquis de polenta y remover para que se impregnen bien de la salsa. Servir acompañados de los tomates cherry y una cucharada de queso crema, espolvoreados con orégano y queso Parmesano rallado.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy
Fuente: directo al paladar