"Nos enfrentamos a una cierta presión de oferta de carne propia en EEUU"

El presidente del Instituto Nacional de Carnes dialogó con El Observador Agropecuario

¿Cómo describiría la asamblea anual de Meat Import Council of America (MICA) de EEUU, en la que acaba de participar con la delegación de Uruguay?

Es el ámbito donde se reúnen casi todos los importadores de carne estadounidenses aunque, a diferencia de París, Anuga en Alemania, Bejing y Moscú, no se trata de una feria donde se promocionan distintos productos. Eso es porque la mayor parte de la carne que se comercializa en EEUU es para procesar para hamburguesas, que es el principal producto de consumo en aquel país, y es un commodity difícil de diferenciar. Los exportadores uruguayos participan de la asamblea de MICA porque es la oportunidad de ponerse al día en apenas tres jornadas acerca de lo que está ocurriendo en el mercado estadounidense y conversar negocios.

¿Cómo fue la presentación que hizo de Uruguay?

Fue muy simple: mostramos la situación de la economía del país, algunas de sus características, la evolución del stock bovino y ovino, qué se espera para 2017, cómo ha sido para nosotros el mercado de EEUU en el último año y medio, y qué esperamos en oferta de carne para el mercado estadounidense. Y en eso el mensaje fue: sin cambios. Es decir que estaremos en posibilidades de colocar similar volumen de carne que este año. Por otra parte, remarcamos características de la producción uruguaya, la alimentación a pasto, el tipo de grasa que tiene nuestra carne y la certificación Never Ever 3 (carne natural certificada) porque es muy importante para EEUU el tema del no uso de antibióticos, así como la sustentabilidad ambiental, que es otro gran tema que se viene.

La colocación de carne natural certificada, el Never Ever 3, comenzó hace un año. ¿Cómo marcha?

Se han hecho negocios, hay algunas certificaciones privadas en las que no interviene el INAC. Es un trabajo de lenta evolución comercial. Es una carne con atributos que el importador u otro eslabón de la cadena tiene que exigir y que estamos preparados para producir y certificar. Son negocios de nicho: un importador que tiene un mercado en determinado lugar. Con el Never Ever 3 y la carne orgánica se logra incluso colocar carne para procesar, para hacer hamburguesas. Es decir, no es carne de alta calidad sino commodity. Si pudiéramos crecer en esta línea sería muy bueno porque se paga un poco mejor y asegura una estabilidad en los canales de colocación. Porque cuando se trabaja en commodity hay un mercado de precio, es un producto que no tiene diferenciación. Si hay un país que ofrece US$ 50 menos, el importador seguro que cambiará de proveedor. El commodity mueve muy rápido el mercado, pero tiene el riesgo del precio.

¿Qué volumen de carne vacuna está colocando Uruguay en EEUU?

La cuota de 20 mil toneladas, peso embarque, sin aranceles, y un poquito más que ese volumen fuera de la cuota y pagando 26,4% de arancel. En total, algo más de 40 mil toneladas al año.

¿Se habló algo en este viaje sobre la fecha de ingreso de carne ovina con hueso?

Información nueva no tenemos. El 30 de agosto se cerró el período de comentarios públicos en EEUU. Se hicieron 17 comentarios, 12 de ellos favorables al ingreso de la carne uruguaya y cinco en contra. De estos cinco, hay tres que están bien fundamentados en el cuestionamiento del análisis de riesgo que se hizo para decir "no hay riesgo". Estamos esperando los comentarios del USDA, pero nosotros entendemos que el análisis de riesgo que presentó Uruguay está muy bien fundamentado y esperamos que se levanten esos cuestionamientos, que provienen de organizaciones de productores estadounidenses.

¿Cuál sería la moraleja de este viaje a la MICA?

EEUU está en una fase de incremento de la producción de carne vacuna y con una oferta abundante de granos baratos, con una producción récord de maíz. Una parte del maíz se dedica a la producción de etanol, en un volumen que se estabilizó y no crece en los últimos años. Pero hay abundante oferta de granos para engorde de animales. Nos enfrentamos ahora a cierta presión de oferta de carne propia en EEUU, que generará un ruido con la carne importada, que siempre será necesaria porque es distinta, sobre todo por su tenor graso, y con ella se hacen mezclas. Y eso sería así por el resto del año y en 2017. La otra conclusión del viaje es que hay una gran expectativa de todos los países por el ingreso de la carne de Brasil al mercado estadounidense, adonde están llegando los primeros embarques. Los representantes de Brasil que participaron de la MICA dijeron que no iban a inundar el mercado con carne, pero están muy interesados en ingresar. En conclusión: el mercado estadounidense está para Uruguay. Está firme, pero hay que tener en cuenta que tendrá más oferta de carne propia y habrá que ver cómo juega Brasil como nuevo oferente en los próximos meses. Y no es menor que Uruguay es muy valorado en EEUU por su sistema de producción, por la calidad y porque nuestros exportadores son confiables.

Populares de la sección

Acerca del autor