Novick en carrera

Rodeado de los suyos el empresario registró el Partido de la Gente para las elecciones nacionales
Coreando el nombre del candidato y a veces al grito de "Uruguay", como si fuera una hinchada de fútbol, unas 400 personas rodearon ayer a Edgardo Novick quien, caminando, llegó a la Corte Electoral para registrar al Partido de la Gente, con el cual competirá en las próximas elecciones nacionales.

Fue un día "histórico", dijo Novick ayer y prefirió no hablar de propuestas ni responder si un nuevo partido dividirá más la oferta de la oposición y por tanto, sin quererlo, favorecerá al Frente Amplio (FA).

No obstante, dio algunas pistas de hacia dónde caminará. En líneas generales se ubicará en el Parlamento en el espacio opositor pero también está dispuesto a acompañar al oficialismo cuando considere que una propuesta sea buena.

Esa actitud puede facilitarle al FA el voto 50 que acaba de perder tras la decisión del diputado Gonzalo Mujica de actuar por su cuenta.

El Partido de la Gente "se ubica en el centro, bien en el centro de la política de este país", gritó Novick al salir de la Corte Electoral donde presentó más de 7.000 mil firmas y la declaración de principios de la nueva formación.
.
"¿Por qué? Porque si querer mejorar la educación, si querer mejorar la igualdad de oportunidades para todos los niños de los hogares más humildes, es ser de izquierda, entonces sí somos de izquierda. Pero si querer combatir con energía y firmeza a la delincuencia y al narcotráfico, es ser de derecha, entonces somos de derecha", afirmó en medio de aplausos.

En la "declaración de principios" se afirma que el nuevo partido considera "a Uruguay y su gente como una comunidad espiritual" y también afirman que "crecimiento y equidad no son contradictorios sino complementarios".

Legisladores y empresarios

Entre quienes fueron a acompañar a Novick estaban los dos diputados que le responden: Guillermo Facello (el primero que se fue de Vamos Uruguay) y Daniel Peña, el blanco de Alianza Nacional electo por Canelones que junto al economista Javier de Haedo se pasaron con él.

También el senador Daniel Bianchi, diputado electo por los colorados de Colonia que llegó a la Cámara Alta tras el fallecimiento de Martha Montaner.

Estaba Carlos Ramela, el hombre fuerte de Jorge Batlle en la Comisión para la Paz y Guillermo Stirling, ministro del Interior en los dos últimos gobiernos colorados.

También fueron a Plaza Independencia Guillermo Cedrés, quien presidió el Centro Militar; el rematador Gerardo Zambrano y el empresario Carlos Lecueder que fue con su esposa y dos sus hijos. "Lástima que sos tan hincha de Nacional", bromeó Novick con la señora de su socio.

Novick estaba acompañado de su esposa, por sus hijos, entre ellos Marcel y Hernán que juegan en Peñarol, pero no dudó al pasar por un comercio de la peatonal Sarandí, en levantar dos gorros, uno de los tricolores y otro de los aurinegros, y posar para los fotógrafos.

"Este es un partido de brazos abiertos", dijo después, aunque la invitación estaba dirigida a arrimar votantes de los otros partidos.

Novick contó que la vida le permitió vivir en todas las clases sociales y por eso sabe "cómo piensan y cómo viven".

"Las ideologías han dividido a los uruguayos y divididos no avanzamos", dijo Novick

Se definió como un hombre del deporte que recorrió las canchitas de baby fútbol. Su padre le enseñó a querer el basquetbol y con sus primos en la Costa de Oro aprendió a escuchar carnaval y la vuelta ciclista, contó hoy. Dijo que viene de un barrio de murgas, que le gustan las llamadas y el teatro. Mencionó que su abuelo fue actor y su hija es actriz.

"Me gusta el truco, me gusta el asado y el mate. Me siento tan uruguayo como el más uruguayo de todos", dijo Novick dando la idea de empezar así su campaña nacional.


Populares de la sección

Acerca del autor