Novick consiguió un diputado blanco y va por frenteamplistas

El diputado por Canelones, Daniel Peña, abandonó al Partido Nacional
Sin haber sido nunca candidato en las elecciones nacionales, el empresario Edgardo Novick logró, hasta ahora, tener una bancada de dos diputados y un senador.

Apareció como un outsider en el Partido de la Concertación para Montevideo, donde obtuvo unos 211 mil votos, obtuvo ediles y su nombre empezó a sonar.

Decidió no irse con ninguno de los partidos fundacionales y empezó a armar una estructura nueva.
La última incorporación la anunció ayer: consiguió el apoyo del diputado blanco, Daniel Peña.

El legislador abandonó las filas del Partido Nacional donde militó desde que tenía 13 años por el wilsonismo. Peña, proviene de Canelones donde obtuvo la banca y vive en Salinas. Apoyándolo, se fueron con él sus suplentes en la Cámara Baja, el alcalde de Soca, Roberto Rodríguez y los ediles Luis Goggia y Alvaro Puerto.

La estructura que teje Novick comenzó a formarse con dirigentes del Partido Colorado.
El diputado Guillermo Facello fue el primero en respaldarlo y luego el senador Daniel Bianchi, ambos provenientes de Vamos Uruguay, el sector de Pedro Bordaberry. Los contactos apuntaron luego a las filas blancas y obtuvieron el respaldo de Peña, y el próximo paso será ir por los frenteamplistas, dijo Novick a El Observador.

"Ayer fueron colorados, hoy son blancos, mañana serán frenteamplistas. Todos mantienen su camiseta pero se van a poner encima la de Uruguay porque la gente quiere que estemos todos juntos. ¿Para qué quieren que estemos juntos?. Para mejorar la educación, que sea la educación pública igual para todos, que le de a los chicos que nacen en los barrios más humildes la posibilidad de mejorar en la vida. ¿Qué queremos?. Queremos terminar con la inseguridad, darle un combate firme a la delincuencia y al narcotráfico. Queremos empresas públicas bien gestionadas con gente capaz y que no quiera hacer carrera política. Queremos recuperar la cultura del trabajo y recuperar el valor de la familia", afirmó Novick.

Junto a la presentación de Peña, en el Hotel After, anunció también la incorporación del economista Javier de Haedo, un técnico del Partido Nacional que está con Novick desde el día siguiente de las elecciones municipales.

De Haedo ocupó cargos en el gobierno de Luis Lacalle Herrera (1990-1995) tanto en el Banco Central como en la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

El economista destacó que Peña tiene un caudal electoral propio.

"Creemos que debemos trabajar cooperativamente en la oposición porque haciendo lo mismo de siempre no vamos a obtener resultados diferentes", dijo De Haedo.

Distanciados


Peña tomó la decisión de irse de los blancos "estando lejos de la etapa electoral" sabiendo que abandona "la zona de confort".

"Voy a ayudar a cambiar al gobierno desde una opción que creo que va a ser más eficiente", dijo Peña.

El diputado envió ayer tres cartas confirmando su decisión. Una fue para la bancada de legisladores, otra estuvo dirigida a Luis Alberto Heber, presidente del Directorio blanco y la otra fue para el senador Jorge Larrañaga, líder de Alianza Nacional.

Según supo El Observador, las cartas llegaron a sus destinatarios media hora antes de que se formalizara el anuncio de abandonar al partido, hecho que también molestó.

Las notas son similares y tienen párrafos idénticos.

"Es mi deber comunicarle que habiendo procesado profusas instancias de reflexión y análisis, he decidido dejar las filas del Partido Nacional para tomar otra senda en pro de los mismos ideales que han inspirado toda mi militancia partidaria", escribió Peña en la carta dirigida a Larrañaga. "Con total pureza de intención y siendo totalmente fiel al mandato que me dicta la conciencia, hoy me retiro del Partido, sin por ello renunciar un ápice a mi condición de blanco y wilsonista, cosa que será hasta el último día de mi vida", afirmó el legislador.

Allegados a Larrañaga confirmaron a El Observador que el diputado no se comunicó previamente con el senador para adelantarle su decisión.

"No me voy peleado con nadie", se adelantó a decir Peña a los medios.

Sin embargo, tras su anuncio, surgieron las críticas de excompañeros de Alianza, un sector cuya interna está agitada con movimientos que parecen enfrentar el liderazgo deLarrañaga.

Desde Alianza, se informó que el alejamiento cayó mal y además "duele por el Partido que pierde una banca".

Allegados al senador aliancista comentaron que estaban al tanto de rumores sobre la posible salida de Peña, quien hace meses que no concurría a la bancada.
Las críticas llegaron también vía twitter sin mencionar a Peña.
El diputado Pablo Abdala evocó una frase de Aparicio Saravia: "La cáscara es lo que se va. El cerno queda".

Y el diputado Jorge Gandini escribió que "por encima de todo está la gente que votó un Partido y dentro de él a cada uno de sus representantes. Por encima de todo están los valores".

En el entorno de Novick ayer festejaban y esperaban esas críticas.

Ahora,dicen, van en busca de dirigentes del Frente Amplio.


Populares de la sección

Acerca del autor